expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 26 de diciembre de 2015

Reseña: Los Pilares de la Tierra, de Ken Follet

El gran maestro de la narrativa de acción y suspense Ken Follett nos transporta a la Edad Media, a un mundo fascinante de reyes, damas, caballeros, pugnas feudales, castillos y ciudades amuralladas. El amor y la muerte se entrecruzan vibrantemente en este magistral tapiz cuyo centro es la construcción de una catedral gótica. La historia se inicia con el ahorcamiento público de un inocente y finaliza con la humillación de un rey.

1. Los Pilares de la Tierra
2. Un mundo sin fin











Me duele mucho hacer esta reseña. En serio. Por un motivo muy sencillo: me lo recomendó una amiga muy apreciada, y lo empecé con las expectativas por la estratosfera. Desgraciadamente, no ha sido tan bueno como creía ni de lejos. Al ser tanta la expectativa, la caída fue descomunal.

No todo ha sido malo, por supuesto. Las descripciones de las catedrales y los edificios me han gustado. Muchos de los conceptos que explica ya los conocía (he estado visitando catedrales desde que tengo uso de razón), pero me ha gustado cómo los ha ido hilando. La ambientación medieval tampoco ha estado mal, aunque a veces era demasiado pesado en algunos aspectos (sí, ya hemos pillado que comían con cuchillo y no con tenedor) y creo haber detectado fallos bastante gordos en otros (protagonistas pasando calor en Castilla en Navidad. Ni siquiera la llaman Castilla, la denominan España cuando aún ese nombre ni siquiera pensaban utilizarlo, ya que "España" estaba dividida en varios reinos que no estaban demasiado unidos entre sí).

La historia en sí me ha gustado bastante poco. Comenzó muy interesante, a pesar de que nunca fue original, y según iban avanzando las páginas se iba haciendo cada vez más repetitiva. Prácticamente todos los capítulos siguen la misma historia, convirtiendo la historia del libro en algo anodino y repetitivo. Cada vez me costaba más seguir avanzando, y a duras penas conseguí terminarlo. El último cuarto, más o menos, ya parece casi una coda larguísima para una sinfonía demasiado pesada. Sigue habiendo dificultades y tal, pero ya está claro quién va a salir bien parado y quién no. Dentro de eso, las últimas cincuenta páginas se me atragantaron. Siguen una historia que a todas luces está ya terminada, y solo sirven para recordar un misterio que apareció al principio y resolverlo de forma decepcionante y esperada.

Los personajes han sido lo que menos me ha gustado de todo, y han sido el motivo por el que la valoración del libro es tan negativa. Estaban definidos por una sola característica, a lo sumo dos, y las mantenían sin cambios desde el principio hasta el final, a lo largo de esas casi mil páginas. No son tantos, realmente, los protagonistas con nombre son bastante pocos, así que no hay excusa para que no evolucionen a lo largo de la narración ni estén definidos. Además, dentro del libro pasan años, los niños se hacen adultos y los adultos, viejos. Y no cambian prácticamente nada su personalidad ni sus relaciones. 
También están divididos entre buenos y malos. Los malos son personajes terribles, que hacen lo peor y merecen lo peor. Dedican páginas enteras a describir sus maldades, y el autor les va castigando con pequeñas cosas (prácticamente todos son feos, por ejemplo). Por supuesto, hay que odiarlos. Y los buenos son todo lo contrario. Son perfectos, son compasivos, siempre ganan aunque los malos les hagan sufrir... El caso que más destaco es Aliena, una dama de la nobleza venida abajo que reúne todas las características ideales: guapa, inteligente, lee, sabe valerse por sí misma... Una Mary Sue en toda regla. 
El libro está inundado de sexo y violencia gratuitos. En serio, casi más que en Juego de Tronos. En la mayoría de los casos sirve para ver hasta qué punto son malos los malos, que se dedican a violar doncellas indefensas y a matar súbditos porque sí; o para premiar a los buenos con sexo placentero e ideal. Porque sí.

Yo lo siento, pero no he cogido un libro de novecientas páginas para leer una historia de buenos y malos.

En resumen
Lo mejor: Las descripciones arquitectónicas, a pesar de que no me han enseñado nada nuevo.
Lo peor: Personajes tan planos que parecen hechos de plastilina.

Nota:

sábado, 19 de diciembre de 2015

Reflexión: ¿E-book o libro físico?

Se supone que a todo lector que se precie le debe gustar almacenar libros en su casa. Preferiblemente libros gordos y ediciones especiales que son demasiado caras y difíciles de conseguir pero que en la estantería quedan perfectas. El ávido lector comprará ediciones de bolsillo baratas si no se puede permitir esas ediciones especiales, pero las deseará con todas sus ganas y no parará hasta conseguirlas. Por supuesto, ese lector no tendrá un libro electrónico, porque leer de una pantalla "le quita toda la gracia a leer", y si lo tiene, renegará de él por el mismo motivo, y siempre dirá que prefiere los libros en papel, aunque no le pregunten. A eso se le llama "tener criterio propio" y "no depender de la tecnología".

A mí no me parece que ese desprecio a los libros electrónicos esté realmente justificado. Se supone que nosotros, los lectores, más que nadie en este mundo deberíamos saber apreciar más el contenido que el continente. Al menos, en mi caso, si la historia es buena me da igual leerla en un libro forrado en cuero y con dibujos de pan de oro que en el mantel de un restaurante.

¿Pero cuáles son, exactamente, las diferencias entre unos y otros?

El libro en papel es el formato "clásico". Los hay de muchas formas y tamaños, más gordos, más finos, con letra más grande o más pequeña, con tapa dura o blanda... Incluso de un mismo libro puede haber mil y una ediciones, especialmente si es un clásico o un best-seller. Hay mil precios donde elegir, casi se puede decir que se adaptan a todos los bolsillos. Y si aún los libros nuevos son demasiado caros, siempre se pueden comprar de segunda mano, pudiendo llegar a costar entre uno y cinco euros. Se supone que la textura del papel es la más "real" a la hora de leer, y el olor ideal es el de las páginas y la tinta. He llegado a oír hablar de gente que antes de leer la primera palabra aspira el olor del libro, palpa las páginas, la portada... Eso me deja un poco a cuadros. Yo me pongo inmediatamente a leer, pero para gustos los colores.
También, y esto es algo muy importante, los libros en papel ocupan espacio. Parece una tontería, pero nadie tomará a un lector en serio si los libros no invaden cada rincón de su casa. La imagen es importante para mucha gente, y no es lo mismo tener trescientos libros almacenados en un e-book que en una estantería.

El libro en formato e-book, en cambio, es considerado como un mal necesario. No todo el mundo tiene dinero suficiente como para comprarse todos los libros, así que se los descarga en e-book (pagando o no, una historia de la que hablaremos en otro momento). Las ventajas que ofrecen los e-books son evidentes: los libros ya no ocupan espacio, no pesan y, en general, son más baratos. Yo, que leo en todas partes, encuentro este invento bastante útil. Un libro gordo pesa lo mismo que uno fino, y eso para transportarlos es genial. También se puede cambiar el tamaño de la letra, para la gente a la que le cuesta leer la letra pequeña de las ediciones de bolsillo.
Hay editoriales, como Alberto Santos, que ofrecen los libros electrónicos a un precio muy barato, en torno a cinco euros, frente a los veinte que cuesta la edición en papel. Otras no tienen alma y los venden a precio de libro normal, cosa que yo considero como una estafa. También se pueden descargar libros con los derechos de autor caducados, a través del Proyecto Gutenberg, y mejor no hablemos de la piratería que casi todos practican. El dispositivo no es tan caro, mi Kindle Paperwhite costó cien euros, y  se amortiza rápidamente si uno lee mucho, como es mi caso.
Además se pueden integrar diccionarios que vienen muy bien cuando se lee en otros idiomas. Para buscar una palabra basta con pulsar sobre ella y aparece la definición o la traducción. Está muy bien para leer fuera de casa, porque no es necesario correr a buscar el diccionario físico cuando no se entiende algo.

En conclusión, se ve que ambos formatos son igualmente aceptables. Ambos tienen ventajas e inconvenientes, es tarea del lector sopesarlas y decidir qué prefiere. En cuanto a mi opinión, como ya he dicho, me da igual en qué formato lea una historia, lo importante es que sea buena y esté bien escrita.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Mi experiencia con el NaNoWriMo

Ya es diciembre, así que el NaNoWriMo ha terminado oficialmente. Algunos habrán llegado a las 50.000 palabras a mediados de mes, otros justo el último día y otros no llegarán ya. Yo las alcancé el día 26, bastante antes de lo previsto, y terminé mi novela el día 27, con un total de 83.000 palabras. (Hay que tener en cuenta que empecé el NaNoWriMo con 30.000 escritas, por lo que hice un poco de trampa).

La verdad es que recomendaría esta experiencia a cualquiera que quisiera ser escritor. No es tan difícil como parece, 1.667 palabras al día al final no resulta ser tanto, y si yo conseguí encontrar tiempo para escribir casi todos los días, puede hacerlo cualquiera, lo garantizo. Normalmente escribía entre una hora y media y dos horas diarias, aunque algunos días he escrito cuatro horas o más, en función del tiempo y la inspiración que tuviera. Lo bueno es que tras participar he descubierto que escribir no es tan difícil, y que mantener el hábito todos los días no es tan duro ni tan complicado. Lo que sí aconsejaría sería tener la historia muy clara: de donde se parte, a dónde se quiere llegar y más o menos el procedimiento que se va a seguir. Yo necesito tener la historia muy clara, aunque no hago esquemas en cuadernos, me basta con un esquema mental. A lo mejor hay gente que puede ir al NaNoWriMo con una idea vaga y ver más o menos como se desarrolla, pero eso para mí es imposible. Ha habido muchos pasajes que no he tenido claros y he escrito por escribir. He escrito tonterías y cosas que me harán llorar sangre cuando las relea, pero al menos están escritas, y si está escrito se puede corregir. Esta es la filosofía del NaNoWriMo, al fin y al cabo: escribir en un mes todo lo posible y luego tener todo el año para revisar y corregir.

En cuanto a la experiencia de escribir, ha sido algo completamente nuevo. No es la primera novela que escribo, ya escribí una hace tres años, y cuando tenía diez ya empecé a escribir cosillas que nunca terminaba. Pero es cierto que me he volcado muchísimo en esta historia. Llevaba en mi cabeza mucho tiempo, casi cinco años, y llegué a conocer a los personajes muy bien, casi se podría decir que son como una parte de mí. Ha sido toda una experiencia. Llegar al final de una historia que empezó hace tanto tiempo es muy reconfortante, aunque me ha dejado esa especie de vacío que se siente al leer un libro bueno. Como describía Michael Ende en aquel famoso párrafo de La historia interminable:

Quien no haya pasado nunca tardes enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído por la cara, leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado... 
Quien nunca haya leído en secreto a la luz de una linterna, bajo la manta, porque Papá o Mamá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse tempranito... 
Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acababa y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañía la vida le parecería vacía y sin sentido... 
Quien no conozca todo eso por propia experiencia, no podrá comprender probablemente lo que Bastián hizo entonces.

Todo eso, y más, hice yo al escribir.

De todas formas tendré aún que revisarlo y cambiar cosas, así que puede que la historia siga conmigo un año más. 
Me gustaría ver mi libro publicado, pero sinceramente no creo que tenga la calidad necesaria para eso. A mí me ha encantado, pero no sé si el resto del mundo pensará igual, y en un mundo donde las editoriales buscan vender y vender dudo que algo tan personal tenga mucha cabida. ¡Pero por intentarlo que no quede!  Por el momento me contentaré con enseñárselo a mis amigos y familiares, y más adelante ya veremos.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Reseña: El Reino del Norte, de José Javier Esparza

Oviedo, Anno Domini 842. La reconquista pende de un hilo. Negras amenazas se ciernen sobre el Reino de Asturias. El rey Alfonso II, en su lecho de muerte, ha designado heredero al noble Ramiro. Pero una importante facción de la aristocracia conspira contra el elegido: el magnate Nepociano, viejo disidente, vuelve de su destierro y encabeza un golpe de estado. El emir de Córdoba, Abderramán II, bendice la operación; ignora el moro que bajo sus mismas narices se trama otra conspiración de largo alcance. Mientras tanto, el caballero Hernán de Mena cruza las desiertas soledades de la frontera para encontrar a la castellana Paterna, la mujer que Ramiro ha escogido como esposa. Hablarán los corazones y hablarán las armas.
El Reino del Norte novela un episodio verídico de los inicios de la Reconquista: el golpe palaciego contra Ramiro y la batalla de Cornellana, donde el reino de Asturias se jugó literalmente su destino. En la estela del éxito de El caballero del Jabalí Blanco, Esparza pone de nuevo en movimiento las esperanzas, pasiones, intrigas y ambiciones de los españoles de la alta Edad Media en una trepidante trama que atrapa al lector y le traslada al tiempo en el que todo comenzó.

Desde que leí El Caballero del Jabalí Blanco me estuve muriendo de ganas de leer la continuación. Esta historia tiene lugar cincuenta años después. No es exactamente una segunda parte, se pueden leer de forma independiente, ni siquiera la voz narrativa es la misma. La verdad es que tenía unas expectativas muy altas con respecto a este libro, y me alegra ver que, en su mayoría, se han cumplido.

El estilo del autor simplemente me encanta. Poético cuando tiene que serlo, concreto cuando es preciso, rudo si hace falta... Cambia en función del personaje, de la situación, pero no lo suficiente como para que parezca un autor distinto. La verdad es que el estilo me atrapó completamente, y podría haber contado cualquier tontería, que yo me la habría creído y la habría tomado por maravilla. 

Afortunadamente, la historia es de todo menos una tontería. Ya no es solo una trama, como en el anterior, sino que está compuesta de varias, lo que la hace más compleja. Además, no solo se desarrolla en el Reino de Asturias, sino también en Al-Ándalus, lo que abre las fronteras. Está muy bien construida y, al menos en la primera lectura, no deja cabos sueltos, tramas sin desarrollar o personajes desaprovechados.

La ambientación es genial. Todos los paisajes de Asturias están perfectamente representados, y con las descripciones es muy fácil viajar al siglo IX con solo abrir el libro. Las batallas, los castillos, los monasterios... Son lugares que ha sabido retratar perfectamente y que me he podido imaginar con toda claridad. 

Los personajes son otro de los puntos fuertes. Aunque en general son bastante planos me gusta cómo evolucionan las relaciones entre ellos. Lo que no me ha gustado es que los "buenos", o los del bando de Ramiro, son completamente intachables, y los "malos", o los seguidores de Nepociando, son completamente deleznables y no merecen ningún tipo de piedad o consideración. El mismo Nepociano es alguien completamente malvado y sin escrúpulos, y no parece tener nada de bondad en él, mientras que Ramiro es, aunque un poco rústico, de una bondad y una consideración infinitas. Este aspecto no está tan presente en la trama de Al-Ándalus, donde se muestran más tonos de gris. Por eso esa trama me ha gustado más que la del Norte. 

No todo ha sido bonito y perfecto. A veces la trama iba demasiado lenta, y se pasaban páginas y páginas tratando temas insignificantes para que luego se resuelva todo en un tercer libro. También ha habido veces en las que las repeticiones han sido demasiadas: los ojos del color del mar en invierno no sé cuántas miles de veces han aparecido; y lo mismo con vino en los labios, trigo en el cabello y nieve en la piel. Por las orejas me han salido. 

Conclusión.

Lo mejor: La forma de narrar los acontecimientos me ha cautivado.
Lo peor: Los personajes divididos en buenos sin tacha y malvados sin piedad.

Nota:




sábado, 21 de noviembre de 2015

Book Tag: Hábitos de lectura

¡Hola a todos! Me gustaría haber publicado una reseña hoy, pero no me ha dado tiempo (gracias, exámenes y Nanowrimo), y no he tenido más remedio que traer esto. Son básicamente unas preguntas acerca de cómo leo y qué barbaridades les suelo hacer a los libros. ¡Prometo traer la reseña para la semana que viene!

1.¿Tienes un sitio concreto para leer?
En general leo en mi cama, porque suelo leer cuando voy a dormir, pero creo que ahora leo más en el Metro o el tren que en cualquier otro sitio.

2.Utilizas un separador de páginas o un trozo de papel?
Utilizo marcapáginas, pero no cualquiera. Utilizo solo uno y me lo hago yo. El actual lo hice hace año y medio y es de las Crónicas de Narnia, mis primeros libros. 

3.¿Puedes dejar de leer en una página aleatoria o siempre acabas los capítulos?
Termino los capítulos siempre que puedo, pero cuando no es posible, al menos dejo de leer al final de un párrafo para no perder mucho el hilo.

4.¿Bebes o comes mientras lees?
¡Jamás! ¿Qué clase de monstruo sería capaz de hacer algo así?

5.¿Música y televisión mientras lees?
Nada, nada. Ni música relajante ni la tele en volumen bajo. Tampoco soporto que alguien hable mientras estoy leyendo.

6.¿Un libro o varios al mismo tiempo?
Cuando he tratado de leer varios libros a la vez siempre he acabado decantándome solo por uno y abandonado el resto. Por tanto, de uno en uno.

7.¿Lees en casa o en cualquier lugar?
En casa, en el Metro, en el conservatorio, esperando a que me hagan el pasaporte, en el avión... Hay veces que he leído incluso andando, y no pocas.

8.¿Lees en voz alta o para ti?
Para mí, por supuesto. Aunque a veces, sobretodo en inglés leo algún pasaje en voz baja porque me gusta especialmente la sonoridad.

9.¿Lees todo seguido o a veces te saltas páginas?
Yo lo leo todo. No me salto páginas ni párrafos ni nada. No leo el final sin haber leído lo que va antes, y si no me gusta el libro, o lo intento aguantar o lo dejo, pero saltarme páginas me parece casi sacrílego. Bueno, sacrílego del todo.

10.¿Sueles romper el lomo cuando abres un libro o intentas mantenerlo como nuevo?
Depende de lo bien hecho que esté el lomo del libro. Hay veces que no hay más remedio, pero yo ni lo busco ni lo evito.

11.¿Escribes en tus libros?
Doblo las esquinas y subrayo a lápiz las citas que me gustan. No me parece mal, ni tan "horroroso" como dicen algunos. No me gustan los post-its porque no os podría tener siempre a mano, en cambio es muy fácil doblar una esquinita. Tampoco es como si se rajara la página de parte a parte, pienso yo...

12.¿Te mareas leyendo en el coche?
Sí. Hace poco leí en el autobús y no me mareé, pero no me atrevo a hacerlo en el coche. Más que nada por la música, las conversaciones, el paisaje...

sábado, 7 de noviembre de 2015

Reseñas Exprés: Segundas partes que resultaron ser buenas

La espada del destino, de Andrzej Sapkowski

¡Y así continúo con la saga de Geralt de Rivia! La verdad es que este libro no se diferencia mucho de la primera parte, pues sigue la misma estructura de cuentos. Lo único que cambia es que ya no hay ninguna historia que sirva de hilo conductor, lo que hace que no se sepa con exactitud cuánto tiempo pasa entre cuento y cuento. También están basados en historias populares, aunque esta vez, al menos para mí, han sido considerablemente más difíciles de identificar. 
En este libro se conocen nuevos personajes, como no podía ser de otra manera. Me han cautivado completamente. Al igual que en el primer libro los personajes están perfectamente construidos y resultan perfectamente realistas, con sus virtudes y sus defectos. Aparece uno nuevo en particular que me ha cautivado (¡es tan adorable!) pero no lo puedo revelar porque se consideraría un dato importante. La ambientación es parecida, y me encanta. Porque, seamos sinceros, ¿a quién no le atrae un mundo donde existen todas las normas que hay en los cuentos (besos de amor, derecho de la sorpresa...) pero que a la vez es tan cruel y despiadado como el de nuestro amigo George RR Martin? No se ve todos los días.
Me gusta cómo aparecen criaturas consideradas "perfectas" como seres engreídos y desdeñosos, de forma muy diferente a otras historias. Los elfos, por ejemplo, ya estamos hartos de que sean la raza siempre pura y siempre perfecta, y parece que el autor también.
Y el final... Ese final ha sido algo magnífico, algo que ya asienta un avance más lineal de la historia, por fin. Ha conseguido dejarme con las ganas de continuar, así que espero poder conseguir el tercero pronto.



La luz fantástica, de Terry Pratchett

Este es el segundo libro del Mundodisco y el segundo de la llamada "Saga de Rincewind". La línea temporal del Mundodisco es extraña, así que yo los estaré leyendo en orden de publicación para no acabar haciéndome un lío con las líneas temporales, cosa que probablemente haré de todos modos.
Aquí la historia que aparece es un poco más normal que en su predecesor (tampoco mucho, es el Mundodisco) y, al menos, es más fácil de entender y de seguir. Aparecen los mismos personajes que en la primera parte, y algún que otro nuevo. Es genial la manera que tiene de definir personajes: un cofre encantado que no habla, un Hechizo, un libro de hechizos... son personajes perfectamente válidos para él.
La ambientación está muy lograda, y el mundo está maravillosamente creado. Me encanta ese ambiente de locura perpetua que tiene, cómo no parece haber ni una sola persona, objeto o criatura mágica cuerda.
Y el humor de Terry Pratchett... A sus pies me quedo. Nunca había leído un libro que me hiciera reír tanto. Y lo mejor, o peor, según se mire, es que esos chistes son imposibles de subrayar a no ser que se subraye todo el libro. Es un humor sarcástico y preparado, a veces durante páginas enteras, y al terminar el libro todavía me quedé carcajeándome. 
Lo peor era que, gracias a mi versión en e-book, no había separación de párrafos, con lo que cuando se cambiaba de punto de vista tardaba un tiempo en enterarme de que ya no estaba en el bosque con Rincewind, sino en la Universidad Invisible con los magos de verdad.

sábado, 31 de octubre de 2015

NaNoWriMo 2015

¡Hola a todos! (debería buscar un nombre para llamaros de alguna forma, tengo que estudiarlo). La entrada de hoy va a ser un poco de distinta de las demás, pero en mi defensa diré que no es una fecha "oficial" de publicar en el blog. 

Hoy os vengo a presentar el NaNoWriMo. ¿Y en qué consiste eso? NaNoWriMo es el acrónimo de National Novel Writing Month, o Mes nacional de escribir una novela. Es una iniciativa que comenzó en Estados Unidos y Canadá que se ha expandido rápidamente por todo el mundo. Supongo que ya por esas se puede adivinar un poco de qué va la cosa. El reto que presenta esta iniciativa tan particular consiste en escribir 50.000 palabras, unas 175 páginas, a lo largo del mes de noviembre, lo que supone escribir al día unas 1.660 palabras, más o menos. Pueden ser una novela por sí solas o ser solo un fragmento, se supone que hay que empezar de cero, pero yo voy a hacer un poco de trampa y continuar una novela ya empezada. La idea es escribir en noviembre y ya utilizar el resto del año para releer, revisar y todas esas cosas que conllevan la edición de un libro. No es necesario llegar a las 50.000 palabras, pero para aquellos que lo consigan hay un premio, que parece consistir en un procesador de textos. Tienen una página web oficial donde se puede acceder a toda la información, en inglés, y  una página en español. Además, allí a lo largo del mes de noviembre van apareciendo consejos para seguir con la narración, para no quedarse atascado y aparecen fechas de eventos que tienen lugar en todo el mundo a lo largo del mes. También está la función de añadir "writing buddies", o colegas de escritura, que viene a ser como añadir amigos con los que picarse para animarse a escribir mayor número de palabras. Si queréis añadirme como "writing buddy", aquí está mi perfil

Este es el primer año que participo, así que no sé muy bien cómo va a ir la cosa. Ya había visto la iniciativa por ahí varias veces, pero nunca me había animado a participar, siempre me decía a mí misma que tenía demasiadas cosas que hacer, que no tenía tiempo. Pero este año he decidido que voy dar el salto, a pesar de que mis ratos libres escasean. Me animé cuando vi que llevo cerca de un año escribiendo mi novela y todavía tiene unas 30.000 palabras, y eso no puede ser, así no la voy a terminar en mi vida. No creo que llegue a las 50.000 palabras, pero si llego al menos a la mitad ya me puedo dar por contenta, y aunque me quede en las 10.00 palabras, serán 10.000 palabras que de otro modo no habría escrito.

Así que ¿os vais a animar a participar? ¿Lo habéis hecho alguna vez? ¿Vosotros también queréis ser escritores? Contadme, que escucho.

sábado, 24 de octubre de 2015

Reseña: 1984, de George Orwell

Londres, 1984: Winston Smith decide rebelarse ante un gobierno totalitario que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento. Consciente de las terribles consecuencias que puede acarrear la disidencia, Winston se une a la ambigua Hermandad por mediación del líder O’Brien. Paulatinamente, sin embargo, nuestro protagonista va comprendiendo que ni la Hermandad ni O'Brien son lo que aparentan, y que la rebelión, al cabo, quizá sea un objetivo inalcanzable. Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes y atractivas de este siglo.






Ya no sé cuánto tiempo llevaba teniendo pendiente este libro. Desde que leí Farenheit 451, de Ray Bradbury, hará unos dos años, ya me entraron ganas de leer la distopía de Orwell. Pero nunca encontraba tiempo, siempre había otros libros que me llamaban más la atención. Y al fin, este año decidí que no podía seguir así, me lo tenía que leer ya. Y eso he hecho.

La construcción de mundos es simplemente fantástica. En cada capítulo se descubre algo nuevo de este mundo tan parecido al nuestro, y la exposición no resulta en ningún momento aburrida. No es el tipo de escritor que dedica un capítulo o dos simplemente a presentar el mundo. Es más, se puede decir que todo el libro consiste en la construcción del mundo, pues está claro que esto es lo fundamental, dejando la historia en un segundo plano. Lo peor de todo es que no solo está bien construido, también es tan creíble que pueden llegar a dar escalofríos. Si su intención era hacernos reflexionar conmigo lo ha conseguido con creces.

La historia está contada en tercera persona, pero también podría estar contada en primera y no habría habido grandes cambios. Se narra desde el punto de vista del protagonista, con suficiente cercanía para comprenderle, pero suficiente distancia para no convertirnos en él. Esto le da aún más credibilidad al mundo, más aún que la primera persona, por eventos que suceden al final y que no voy a revelar.

Los personajes no son algo que destaque por sus múltiples facetas, aunque llaman la atención porque no todos son lo que aparentan ser. En un mundo que impone un solo modo de pensar a sus habitantes estos resultan verdaderamente interesantes. No tienen una gran historia ni un futuro impredecible, pero funcionan bastante bien, Hay también una gran variedad de personajes, muchos anónimos o de aparición en unas pocas páginas, pertenecientes a todos los estamentos sociales. Permiten ver cómo se ve la sociedad desde los distintos estamentos, aunque solo por pequeños vistazos, ya que el punto de vista que más importa es el de Winston, el protagonista.

La historia no es muy compleja, ya que solo hay un arco argumental y muy pocos personajes participan realmente en él. No es lo más importante, pero cumple su función. Una historia más compleja difícilmente habría funcionado con un mundo tan detallado.

El final ha sido lo que me ha dejado completamente boquiabierta. Ya desde el principio se puede predecir que es lo que va a pasar al final, pero yo desesperadamente esperaba que eso no ocurriera. Lo que no podía imaginar era cómo se terminaría desarrollando, y fue algo que me sorprendió. Al terminar de leer ya no sabía si quería poner el libro en un altar o tirarlo a la hoguera. He decidido optar por lo primero, pues ¿qué es arte si no lo que produce sentimientos en aquel que lo disfruta?

Conclusión:

Lo mejor: Lo bien hecho que está el mundo.
Lo peor: Está tan bien hecho que da miedo.

Nota:

sábado, 10 de octubre de 2015

Reseña: Salvatierra, de Miguel Martínez

Año 1.211 
Han pasado dieciséis años desde el desastre de la batalla de Alarcos y trece desde que los freires de la Orden de Calatrava, en una arriesgada expedición, conquistaran el castillo de Salvatierra, enclavado en pleno territorio almohade. 

El califa Al-Nasir convoca a su ejército y cruza el Estrecho para llevar a cabo una campaña de castigo contra tierras castellanas. La Orden inicia los preparativos para la defensa de la fortaleza, aunque surgen las tensiones con el rey Alfonso VIII, que no quiere arriesgar a su ejército en una empresa de dudoso éxito. 

Elvira, joven viuda de un caballero asesinado años atrás en un oscuro episodio, vive en la frontera en una pequeña heredad. La vida allí es dura y arriesgada, por lo que decide enviar a su hijo Nuño a Toledo a casa de Guzmán, un mercader amigo de la familia. 
Días después, el freire Félix González se dirige a Salvatierra para participar en la defensa de la fortaleza, pero antes se desvía de su ruta para visitar a Elvira, a la que todos estos años ha estado ayudando, ya que se siente responsable de la muerte de su marido. Pero cuando llega, la casa está destruida y Elvira ha desaparecido... 
A partir de ahí, las vidas de los protagonistas —Elvira, Nuño, Guzmán y Félix— se entrelazan con las de los habitantes de la frontera en un escenario en el que la tensión y el peligro van creciendo a medida que avanza el ejército almohade y los freires se preparan para una defensa heroica. 


Este libro no ha estado mal, aunque me gustaría poder decir que ha estado mejor. Como lectura de entretenimiento está bien, me ha gustado, pero esperaba un poquito más. En general es un libro normalito, no destaca por nada especial, pero tampoco tiene fallos garrafales. He disfrutado leyéndolo, pero no es una lectura que se quede especialmente en la memoria.

La ambientación estaba bastante bien. Se nota que el autor se ha documentado bien sobre la época. Hay de vez en cuando algún suceso que me parece raro, pero no me ha molestado especialmente.
El estilo no está mal. Se notaba un poco inseguro, poco pulido. Parece una obra como de principiante, como de alguien que aún no se maneja demasiado bien por el mundo de la escritura. Tampoco consigue introducir al lector de lleno en el mundo, aunque he de reconocer que de algún modo ha sido efectivo, pues es cierto que no me ha resultado difícil imaginarme las situaciones, lugares y personajes.

La historia no me ha terminado de convencer. La trama es muy normal, muy de novela de aventuras medieval, y tampoco parece querer innovar mucho. Es cierto que nadie parece acordarse de la toma de Salvatierra, cuando se escribe sobre esos años es para reflejar la batalla de las Navas de Tolosa, de mayor importancia histórica. Pero da la impresión de que tarda mucho en empezar, cosa que yo achacaría a la sinopsis, que narra eventos que no ocurren hasta pasado el segundo tercio del libro. No es culpa del escritor, supongo, pero si la sinopsis no está bien hecha puede hacer que el libro pierda mucho, como ha sido el caso. 

Los personajes tienen el mismo problema. No están mal, pueden gustar, incluso, pero son muy planitos. No me llegué a preocupar seriamente por ninguno. No están mal construidos, pero falta algo para que se sienta algo por ellos.

El final me ha gustado muy, muy poco. De repente todo ocurre muy rápido, de una forma que no me termino de creer, para que termine con un "y vivieron felices y comieron perdices". No creo que en la época les pusieran las cosas tan fáciles. Y lo que ocurre con el personaje femenino principal... Qué decir, es un poco cliché, que eso ocurre en casi todas las novelas de ese periodo histórico.

Resumiendo:
Lo mejor: No es muy difícil introducirse en la trama
Lo peor: El final es muy precipitado

Nota:


Aprovecho para disculparme por no haber publicado nada la semana pasada, pero es que ya han empezado las clases, también las del conservatorio, y no tengo tiempo de mantener la frecuencia de una entrada por semana. Así que durante este trimestre, y no sé si también en Navidades publicaré una entrada cada dos sábados. Es una frecuencia muy baja, lo sé, pero no puedo permitirme publicar con más asiduidad. ¡Prometo que la espera valdrá la pena!

sábado, 26 de septiembre de 2015

Reseña: El último deseo, de Andrzej Sapkowski

Geralt de Rivia, brujo y mutante sobrehumano, se gana la vida como cazador de monstruos en una tierra de magia y maravilla: con sus dos espadas al hombro -la de acero para hombres, y la de plata para bestias- da cuenta de estriges, manticoras, grifos, vampiros, quimeras y lobisomes, pero sólo cuando amenazan la paz. Irónico , cínico, descreído y siempre errante, sus pasos lo llevan de pueblo en pueblo ofreciendo sus servicios, hallando las más de las veces que los auténticos monstruos se esconden bajo rostros humanos. En su camino sorteará intrigas, elegirá el mal menor, debatirá cuestiones de precio, hollará el confín del mundo y realizará su último deseo: así comienzan las aventuras del brujo Geralt de Rivia.Andrzej Sapkowski es el gran renovador de la literatura fantástica de nuestros tiempos, un genio del lenguaje y la caracterización cuya prosa ya ha hechizado a millones de lectores en todo el mundo.

Saga de Geralt de Rivia:
1. El último deseo
6. La torre de la golondrina
7. La dama del lago (1 y 2)
8. Estación de tormentas

En mi vida había oído hablar de esta saga. Y me siento muy mal, porque yo, ávida lectora de fantasía, no conocía el nombre de uno de sus grandes maestros. Les oí a mis amigas hablar de ella y ordenándome que me la leyera, pues es la inspiración de la saga de videojuegos The Witcher. Así que decidí darle una oportunidad. Lo que sí, quiero decir que me ha costado a horrores conseguir el primer libro, pues estaba descatalogado y parece que van a sacar una nueva edición, o algo así. Y mi enfado al descubrir que no había versión en e-book fue mayúsculo. Por todo Internet tuve que buscar hasta que lo encontré, y la búsqueda ha merecido mucho la pena.

No es una novela de fantasía al uso. Tanto este libro como su continuación son colecciones de cuentos, más bien historias más o menos cortas (50 páginas, aproximadamente cada una, creo) que tienen en común a su protagonista, Geralt de Rivia. Así parece que la saga está más alejada de la corriente tolkieniana de los últimos años y se acerca más a las novelas de caballerías, de siglos anteriores. Estas historias muchas veces, o eso me parece a mí, están basadas en cuentos clásicos que muchos conocemos, dándoles un toque un poco más oscuro y realista (en un mundo de fantasía, lo que no deja de ser irónico).

Algo que me gustaría destacar son las criaturas que aparecen. Estriges, kikimoras, vampiras, a veces unos elfos muy alejados de las ideales criaturas de la Tierra Media... No lo típico de las novelas de fantasía medieval, desde luego. Se nota que está inspirado en las tradiciones y criaturas mágicas de esas tierras. Su mundo parece de cuento de hadas, a pesar de que no deja de ser cruel. Cruel y hasta bárbaro. Me gusta también como está construido el mundo, cómo evoluciona a su manera, y cómo entra la magia en las vidas de sus habitantes.

Los personajes me han encandilado completamente. En este libro no se llega realmente a conocer a muchos, puesto que en los relatos tampoco da para grandes desarrollos, pero el autor ha sabido dar una personalidad a todos los personajes, incluso a pesar de sus breves apariciones. Los protagonistas me han parecido soberbios. Geralt en un momento puede parecer perfecto, por ejemplo, pero según avanzan las páginas se ve como, según la situación, sus virtudes pueden tornar en defectos. Me gusta como no es el típico héroe, sino una persona más, tan interesada por el dinero y los placeres como cualquier otra.

El estilo también llama mucho la atención, así como el humor que emplea. En algún momento puede estar soltando un gran discurso poético y al siguiente, decir cualquier grosería o comentario absurdo. Es muy llamativo, puesto que las novelas de fantasía acostumbran a tomarse a sí mismas y a sus héroes demasiado en serio.

Lo malo, si es que hay realmente algo malo en este libro, es que el esquema de historias al final puede hacerse algo pesado, porque parece que no avanza a ninguna parte. No son repetitivas, pero llegado un punto puede resultar cansino encontrar tanto "final" y no llegar al final verdadero del libro.

Conclusión:

Lo mejor: El mundo y sus criaturas
Lo peor: Tanta historia cansa

Nota:

sábado, 19 de septiembre de 2015

Reseña: Seraphina, de Rachel Hartman

Todo el mundo sabe que cualquier dragón que se precie puede aspirar a ser un buen político, profesor o matemático; no como esos absurdos humanos, que prestan tanta atención a sus emociones que acaban olvidando cómo pensar...

En un reino mágico y sombrío en el que humanos y dragones conviven con una paz inestable,Seraphina es una música joven y talentosa (pese a ser humana) que acaba de entrar en el coro de la corte. Allí, las intrigas políticas son el pan de cada día. Poco después de su llegada, una noticia atraviesa los muros de palacio: un miembro de la familia real ha sido asesinado. Inmediatamente, los cimientos de esa fachada de paz se resquebrajan.

Para investigar el crimen, Seraphina se alía con el perspicaz Lucian Kiggs, capitán de la guardia real. Pero todo el mundo tiene secretos, y ella no es una excepción: lo que oculta haría que la condenaran a muerte.

1. Seraphina
2. Shadow Scale (en español en 2016)

Este libro es uno de los regalos de mi cumpleaños. Me lo regaló una amiga que también lo está leyendo, y la verdad es que ya tenía ganas de leerlo. Me parecía un libro muy interesante, así que, como de costumbre, tenía unas expectativas bastante altas.

El mundo me ha llamado la atención. No es tan medieval como los mundos típicos de fantasía, sino, creo yo, es más tirando a renacentista. No está mal, como mundo funciona. El estilo también es muy bueno, a veces casi podía meterme dentro de la novela, aunque también es verdad que eso me resulta más fácil cuando los libros se narran en primera persona.

Me gustaría decir que me ha encantado este libro, que se han cumplido todas mis expectativas. Principalmente porque fue un regalo y me sabe un poco mal dar opiniones negativas de libros que me han comprado con toda la ilusión del mundo. Pero lo cierto es que creo que este libro, sencillamente, no era para mí.

Mi principal problema ha sido la protagonista. Desde el mismo principio me cayó mal. No me parecía un personaje coherente ni humano, simplemente una heroína como tantas otras. No aporta nada, realmente, y, o es demasiado perfecta o tiene demasiados defectos. Son dos caras que la autora no ha sabido juntar bien. También su talento para la música me ha fastidiado bastante. Todos dicen que toca como los ángeles, deja siempre a su público admirado, no comete errores en las interpretaciones, se atreve incluso a improvisar delante de una audiencia, y le sale bien, da incluso clases... Vale, esto no es nuevo (Kvothe en El nombre del viento, de Patrick Rothfuss) pero aquí queda muy poco creíble. Por supuesto que Kvothe tocaba genial, pero eso era porque se pasaba horas y horas cada día practicando. Y a lo largo de la novela Seraphina practica ni una sola vez, de hecho, aprendió a tocar espontáneamente, como si naciera sabiendo música. Por muy buena que fuera su madre, a mí esto me pareció muy poco creíble. Tiene un puesto en la corte, sí, pero tampoco parece hacer nada acorde con él, aparte de dar clases de clave a la princesa y transcribir la música del compositor principal. En los festivales no toca con el resto de músicos, parece que les dirige, pero les abandona a su suerte en cuanto se encuentra con su amado.

La historia va muy, muy lenta. Empieza con una presentación muy larga de su mundo y de la mente de Seraphina, así como de sus circunstancias y sus allegados más cercanos. Se supone que después la trama debería ir más deprisa (¡que han asesinado al príncipe heredero, por el amor de dios!) pero sigue lenta, muy lenta. A nadie parece importarle el hecho de que a lo mejor un dragón ha matado al príncipe. No parece haber en la corte ambiente de guerra inminente. No hay tensión, ni ganas de seguir leyendo. Solo al final se dan cuenta de que puede desencadenar una guerra, y no pequeña, y entonces, de repente, ocurre prácticamente todo a la vez. 

La parte amorosa me ha parecido un poco bastante forzada. Parece como si los personajes estuvieran ya destinados a estar juntos y no necesitaran química ni razones ni nada de lo que les pasa al resto de parejas normales. Simplemente en un momento dicen "estoy enamorado" y ya está. No parece una relación romántica real, ni siquiera parece romántica. Dicen que los personajes se quieren y yo no me lo termino de creer, solo nos queda suponer que, efectivamente, es así, y conformarnos sin pruebas reales de ese amor.

En conclusión, ha sido una lectura que ha pasado sin pena ni gloria. No es un libro malo, pero es una de esas lecturas que podrían haber gustado y al final... meh. Aún así, si os gusta la fantasía y los dragones, y no os importa que la historia tarde en arrancar, a lo mejor lo recomendaría. Tiene muy buenas puntuaciones en Goodreads y en todos los blogs que he visto, así que será cosa mía.

Resumen:
Lo mejor: La originalidad del mundo y del planteamiento
Lo peor: La protagonista no parece muy real

Nota:


sábado, 12 de septiembre de 2015

Book Tag: El sacrificio de libros

Llevaba mucho sin hacer un booktag, y este me ha parecido muy gracioso, así que, ¿por qué no? El original fue creado por   y traducido al español por papalbina. Yo lo he sacado del blog Book Eater

En este booktag se presentan cuatro situaciones en las que hay que sacrificar un libro de las características indicadas, así que, ya que sabemos lo que es, empecemos.

Situación 1:
El libro sobrevalorado o con promoción exagerada.
Ha llegado la apocalipsis zombie. estás en la librería comprando libros y aparecen los zombies, pero os dicen por megafonía que el ejército ha descubierto su debilidad y esta son los libros sobrevalorados. ¡estamos salvados! ¿qué libro, en tu opinión, totalmente sobrevalorado le lanzarías a los zombies para defenderte?

A lo mejor es un problema mío, pero lo cierto es que este libro me resultó ser algo intragable. No me gustó ni el estilo de narración, ni la historia, y el único personaje que me gustaba se murió. He visto que en cientos de otros blogs lo ponen por las nubes, pero yo no me lo quiero volver a leer para confirmarlo. Así que a los zombis de cabeza.

Situación 2:
Una continuación de una saga.
Acabas de salir de la peluquería después de haberte gastado una pasta, y empieza a llover como si estuviesemos en pleno diluvio universal. ¿qué continuación de saga (sea segundo, tercero o el número de libro que sea) usarías como paraguas para proteger tu peinado?

El primer libro ya me pareció malo, pero nada auguraba su terrible continuación. Desde luego esta saga es el mejor ejemplo de que si no publican un libro tras pasar por muchas editoriales a lo mejor no tiene la calidad necesaria. Le quitaría hasta la sobrecubierta simplemente porque se moje más, pero no la tiene.

Situación 3:
El clásico.
Estás en clase de lengua o literatura y el profesor o la profesora no deja de elogiar ese clásico de la literatura que ha cambiado el mundo, pero que tú sabes que es intragable, así que lo arriesgas todo y se lo lanzas a tu profesor a la cabeza. ¿qué clásico sería ese?



Nunca he llegado a odiar un clásico tanto como este. Los personajes tienen la profundidad de un charco, la acción es mínima, ni siquiera hay final... Para ver la vida diaria de la gente creo que no hace falta la literatura, basta algo más sencillo: la calle.

Situación 4:
Tu libro más odiado.
Sacado de la película «el día de mañana», están encerrado en la biblioteca de tu ciudad y te dicen que la única forma de que sobrevivas al cataclismo que se acerca es que empieces a quemar libros para mantenerte caliente. ¿cuál es tu libro menos favorito y el primero que echarías a la hoguera?



Las explicaciones sobran. Basta decir que no sé muy bien cómo pude terminar la saga sin vomitar arcoíris. Lo bueno que tiene es que es una saga larga con libros muy gordos, por lo que dará para una hoguera muy larga.

¡Y hasta aquí el book tag de hoy! Si he mencionado alguno de vuestros favoritos qué le vamos a hacer, esta es mi opinión subjetiva y este, un book tag para pasárselo bien.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Reflexión: Sexismo en la literatura

Sí, ya sabemos que el tema del machismo/sexismo está muy de moda ahora mismo. Ya sé que todo el mundo tiene algo que comentar al respecto, y que se ha ganado mucho en todos los ámbitos, pero  considero necesario hacer una entrada sobre cómo se trata a los personajes femeninos en los libros, pues es un tema que puede dar mucho de qué hablar.

En la literatura que consideramos clásica hay una gran variedad de personajes femeninos. Se suele decir que estos pueden ser o bien el cúmulo de todas las virtudes, si son el interés amoroso del protagonista, o bien seres terribles y despiadados, si están en su contra, ejemplos prototípicos son Madame Bonacieux y Milady de Winter en Los tres mosqueteros, de Alexandre Dumas. A veces aparecen más, aunque no suelen tener mucho protagonismo y su principal afición es tratar temas "de mujeres" o ser las amigas y confidentes del interés amoroso del protagonista. Hay veces en las que ella ni siquiera tiene amigas como Cosette en Los Miserables de Victor Hugo. Por supuesto, esto no es así y hay gran cantidad de excepciones, pero eso es lo que ocurre al generalizar sin realmente conocer. También hay clásicos en los que son las mujeres protagonistas, y son personajes redondos y bien construidos, bastante realistas, como es el caso de La Regenta, de Leopoldo Alas Clarín a pesar de que la mayoría de los escritores son hombres. Por norma general estas mujeres son distintas a las demás y se enfrentan a un mundo que no las entiende.
Las relaciones amorosas son tratadas como la cosa más pura que existe, especialmente si es la relación de el/la protagonista con su interés amoroso, preferiblemente alguien con quien se va a casar. Este es el ideal, un amor que es casi platónico. Lo que sí que parece que es común a todas las novelas es la idea de que querer a una mujer solo para acostarse con ella está mal. La verdad es que a veces el tratamiento de los personajes femeninos es impresionante, teniendo en cuenta que en muchas épocas se consideraba que las mujeres eran por naturaleza inferiores a los hombres. 

Pero, ¿y la literatura juvenil, que es lo que más se lee entre los jóvenes? El tratamiento de la feminidad en estas novelas es crucial, pues muchas veces puede condicionar su visión en posteriores etapas de la vida. En las novelas de fantasía, inaugurada por JRR Tolkien, las mujeres siguen siendo tratadas como seres divinos, al fin y al cabo, gran parte de ellas son elfos, pero ya hay una pequeña diferencia: Éowyn, la doncella que quiere ser guerrera. Eso era algo que hasta el momento no se había visto. Y no solo es guerrera, sino que además lleva a cabo una hazaña que ningún hombre podía realizar. Entonces, partiendo de la base de que muchos libros de fantasía juveniles se basan en Tolkien ¿cómo son, pues, los personajes femeninos? Tratando de ser como Éowyn, a veces con más acierto que en otras.
La saga de Harry Potter, de JK Rowling supone un cambio a ese respecto, pues las chicas ya no son guerreras, no todas. Hermione es mucho más inteligente que sus dos coprotagonistas masculinos, y Luna Lovegood tiene más personalidad que todos ellos. Todas las chicas son humanas y se podrían incluso relacionar con personas de la vida real. Ya parecía que al fin se había alcanzado la igualdad entre personajes.
Las relaciones amorosas ideales son las que se basan en el conocimiento mutuo de los personajes, en las que ellos admiten los defectos de la otra persona y la aman por lo que realmente es, no por lo que se imaginan. Son relaciones más realistas, quizás las más adecuadas.

Pero apareció Crepúsculo, de Stephenie Meyer. ¿Y cómo es la protagonista de Crepúsculo? Insulsa, con la misma profundidad que un charco, una chica que necesita desesperadamente a su novio vampiro porque ella sola no sabe hacer la O con un canuto. Y encima este libro tuvo tanto éxito que aparecieron un montón de personajes iguales. Quizás con Los juegos del hambre, de Suzanne Collins volvieran otra vez los buenos personajes a la literatura juvenil, pero eso no fue tampoco durante mucho tiempo. Los personajes femeninos empezaban como Katniss Everdeen, pero en la mayoría de las ocasiones terminaban como Bella Swan.

Y ahora ha aparecido algo incluso peor: la saga After, de Anna Todd. Estos son los únicos libros de los mencionados en esta entrada que no he leído, pero he visto suficientes reseñas y análisis como para saber de qué va la cosa. No voy a comentar 50 Sombras de Grey, que podría ser su "precursor" puesto que, aunque describe el mismo tipo de relación, no está dirigido a un público juvenil, sino más adulto. La relación que se describe en After es una relación que en cualquier otro contexto sería llamada abusiva. La chica se pliega completamente a los deseos de su novio, quien amenaza con dejarla si no lo hace. El novio es un chico violento y desequilibrado, y a pesar de que sería lo mejor, ella se niega a dejarlo. No solo describe este tipo de relación, sino que encima lo vende como la relación que todo el mundo quiere tener. Yo he vivido una relación así y puedo asegurar que no es lo que todo el mundo quiere vivir. Y lo peor de todo es que las chicas que leen estos libros se creen que eso es así, que esa es la relación ideal. ¿Cómo se supone que debe saber una chica de doce años cómo vivir el amor si no ha tenido nunca una relación y le dicen que esto es lo ideal? Normal que esté aumentando el machismo en los más jóvenes.

No significa esto que esté a favor de la censura literaria. Al fin y al cabo, nadie tiene una moral perfecta e intachable para decidir qué libros se han de publicar por ser "moralmente correctos" y qué libros no, al fin y al cabo, en eso se basa libertad de expresión. Y si se empezaran a censurar libros por motivos ideológicos se acabaría llegando a suprimir la libertad de pensamiento y todos los derechos que tanto tiempo y esfuerzo ha costado conseguir. También es cierto que a los libros hay que darles bombo y publicidad, pues el fin de las editoriales es ganar dinero. Pero frases como "la relación que todo el mundo quiere tener" sobran. O tal vez no sea culpa de los editores y la publicidad, sino del público. Puede que sean esas historias las que el público quiere, y eso es lo más inquietante de todo.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Tenéis más ejemplos? ¿No estáis de acuerdo? Contadlo en los comentarios.

Todas las imágenes han sido sacadas de DeviantArt. No son mías, son de sus respectivos artistas.