expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

jueves, 19 de marzo de 2015

Reseña: El Caballero del Jabalí Blanco, de José Javier Esparza




Refugiados y encerrados entre riscos y valles del norte, los últimos cristianos libres resisten a los todopoderosos conquistadores musulmanes. Zonio, el joven protagonista de esta novela, hijo de Lebato y Muniadona, atraviesa las montañas con su familia en busca de un fértil valle que los alimente a todos. Son los primeros colonos y saben que por su audacia pueden acabar muy mal: asesinados en sus nuevas tierras saqueadas por los musulmanes o esclavos en el gran mercado de Córdoba; pero el hambre aprieta y se niegan a seguir viviendo escondidos.
 Así comienza la epopeya de la Reconquista. Y así la ha novelado José Javier Esparza. Zonio, el Caballero del Jabalí Blanco, y sus pioneros verán muchas veces destruidos sus sueños y tendrán que comenzar desde cero. Durante unos años de oro y hierro, sembrarán con su sangre las tierras que acabarán convirtiendo en un poderoso reino.

Este libro me lo compré en la Feria del Libro del Retiro. La verdad es que, a pesar de que el autor es alguien bastante conocido, yo no lo conocía de nada. Encontré la caseta donde estaba fimando y me llamaron la atención los libros, que trataban de los principios de la Reconquista, época de la que no había leído mucho, y decidí comprar este. Claro, ya de paso me lo firmó:
Pasemos a lo que es el libro en sí: Me ha encantado. Me ha llamado mucho la atención la cantidad de vocabulario que utiliza, yo estaba acostumbrada a libros juveniles donde el vocabulario no es mucho mayor que el qu se utiliza en una conversación coloquial. Leer esto ha sido una delicia. También es verdad que no es precisamente juvenil.
Toda la historia gira alrededor de un personaje, Zonio, ya que el libro es una especie de autobiografía que escribe el personaje, por tanto se le llega a conocer muy bien. Él está muy bien definido, igual que todos los demás. Hay algunos mejor perfilados que otros, en función de su grado de cercanía con el protagonista, pero en general prácticamente todos tienen varios matices y logran destacar de una manera u otra. El rey me ha parecido un personaje un poco tópico, un rey bondadoso con todo el pueblo, incluso con sus enemigos, muy cristiano... mientras que su archienemigo es un ser despreciable. Claro, el narrador no es omnisciente, es un protagonista, así que estos personajes están descritos según su punto de vista, que es completamente subjetivo.
La ambientación es genial, yo al leer casi sentía lo que le ocurría al protagonista, en las batallas casi podía oler la sangre y ver los cuerpos caer a mi alrededor. Cuando Zonio cometía un error yo me sentía mal, casi parecía que eso me había pasado a mí, y no a un personaje de un libro.
La pega que le encuentro es que muchas veces no lograba entender bien las referencias temporales, en algunos momentos se me hacían confusas. En otros me parecía que no había pasado tiempo entre capítulo y capítulo y luego decía que los sucesos del capítulo anterior ocurrieron años atrás. 
Espero con ansia leer su siguiente novela: "El Reino del Norte"

Resumiendo:
Lo mejor: La amplitud de vocabulario, la ambientación
Lo peor:  Las referencias temporales
Nota:

No hay comentarios:

Publicar un comentario