expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

jueves, 19 de marzo de 2015

Reseña: La ladrona de libros

La ladrona de libros Markus ZusakÉrase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la Muerte contaba su propia historia.
En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía cuentos hermosos para escapar del horror de la guerra. 
Al cabo del tiempo, la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras. 
Con estas palabras se escribió una novela tierna y cruel que ahora ya es una novela inolvidable. 


Este ha sido un libro precioso. Así. Precioso. Puede que parezca un libro infantil, o que la historia no lleva a ninguna parte, pero a mí me ha encantado. No me lo leí por la película, fue porque me lo recomendó una amiga del conservatorio, y porque me pareció interesante que lo narrara la Muerte.

Pues lo que más interesante me ha parecido es que no lo narra un narrador convencional (en primera, protagonista, u omnisciente en tercera persona, que son los que se suelen utilizar), pues el narrador no es otro que la Muerte. Y qué Muerte. Al ver quién lo narra, lo más probable es que se piense que el libro es muy triste, y muy trágico, y que no se va a parar de llorar (bueno, eso también), pero no es así. Es un libro entrañable, quizás hasta infantil, tierno y muy, muy bonito :'). Y la Muerte... es una Muerte sarcástica, hasta, a veces, cómica, a quien realmente no le gusta su trabajo, pero alguien lo tiene que hacer. Ah, y lo peor: no le gusta el misterio, así que prefiere ir soltando las muertes mucho antes de que ocurran.

Los personajes también  son un gran punto a favor de esta novela. Son tan monos que es imposible no encariñarse con ellos (y llorar amargamente cuando mueren). Todos están bien definidos, todos tienen su lugar en la historia. Liesel, la protagonista, su amigo Rudy, su familia adoptiva, el judío... Todos se han hecho un hueco en mi corazón.

Otro punto fuerte es la ambientación. Puede que digan que parece un pueblo aislado del mundo donde no se ven los horrores de la guerra, y que la misma historia podría haber sucedido perfectamente en otro tiempo, pero a mí me parece que la ambientación es perfecta. En la Segunda Guerra Mundial, a la hora de bombardear civiles no bombardearían barrios y pueblos pobres salvo en contadas ocasiones, por ello, vivirían en una relativa tranquilidad. También me ha gustado que la protagonista no fuera judía, como en la mayoría de los libros de la Alemania Nazi. Es un cambio que me ha gustado, porque abre las perspectivas. Siempre hemos pensado que los alemanes eran "malos" y los judíos eran los "buenos", pero aquí se ve que todos sufrieron y todos lo pasaron mal por la guerra.

El final es de los que no se pueden olvidar. Se venía venir, gracias a la Muerte, pero no por ello he dejado de llorar como una magdalena. Ay, qué cosa más triste y más bonita.

En resumen 
Lo mejor: Los personajes, la narración, el narrador, la ambientación...
 Lo peor: El final va a conciencia para destrozar corazones

Nota 

No hay comentarios:

Publicar un comentario