expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

jueves, 26 de marzo de 2015

Reseña: Todas las hadas del Reino, de Laura Gallego García

Camelia es un hada madrina que lleva trescientos años ayudando con gran eficacia a jóvenes doncellas y aspirantes a héroe para que alcancen sus propios finales felices. Su magia y su ingenio nunca le han fallado, pero todo empieza a complicarse cuando le encomiendan a Simón, un mozo de cuadra que necesita su ayuda desesperadamente. Camelia ha solucionado casos más difíciles; pero, por algún motivo, con Simón las cosas comienzan a torcerse de forma inexplicable…







Esta no es la típica novela de Laura, aunque lo parezca. Para empezar, ni siquiera tiene el número de capítulos al que nos tiene acostumbrados (Para los despistados: la inmensa mayoría de los libros de Laura Gallego tiene catorce capítulos, un prólogo y un epílogo). Esto agiliza la lectura considerablemente, pues en libros largos los capítulos se podían hacer interminables, en El Libro de los Portales eran sencillamente insufribles. Eso, sí, no tiene catorce capítulos, pero tiene ciento cuarenta, que es catorce por diez, así que no se ha alejado tanto de sus costumbres. 

La historia tiene muchos personajes, pero se centra especialmente en Camelia, la protagonista. La verdad es que me recordó bastante a Into the Woods, incluso la estética es bastante parecida. Es una especie de mezcla de todos (o muchos) de los personajes e historias de los cuentos clásicos que todos conocemos. Si no hubiera sido por Into the Woods me habría parecido una historia muy original, pero me leí el libro muy poco después de ver la película, y me daba la sensación de que ya lo había visto antes. También otra de las características de tan particular historia es que parece compuesta de cuentos cuyos finales se van enlazando con el comienzo de los siguientes. Parece que el libro está lleno de plot twists, y a veces eso me puso bastante nerviosa. Parecía que iba a acabar y de repente descubría  que no, que todavía quedaba más de medio libro. 

Los personajes, a excepción de Camelia, en un principio parecen los personajes típicos personajes de cuento de hadas. El típico caballerizo enamorado de una princesa, la típica princesa encerrada en una torre, el típico príncipe indeciso, los típicos hermanos caprichosos, e incluso la típica hada madrina. Durante gran parte de la novela parece que van a seguir así, lo que en cierto modo lo hace encantador y recuerda mucho a los cuentos de hadas clásicos. Pero hacia algo más de la novela empiezan a cambiar. En algunos casos es algo brusco, y en otros poco a poco. Y dejan de ser tan típicos para convertirse en personas, que sienten, piensan y cambian. 

El final es algo que deja con ganas de más. Es mucho más cerrado que el resto de los "finales" pequeños dentro de la historia, pero aún así deja con muchas ganas de saber qué ocurre, ya no solo con Camelia, sino con el resto de personajes. 

Quiero expresar mi amor incondicional al personaje de Ren, un zorro parlante amigo de Camelia. No es perfecto, no es un príncipe azul, tampoco es del todo noble, pero me encanta. 

Resumiendo:
Lo mejor: La evolución de los personajes, alejándose de los tópicos
Lo peor: La sensación de que no acaba nunca

Nota:

No hay comentarios:

Publicar un comentario