expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 11 de abril de 2015

Reseña: El color de la Magia, de Terry Pratchett

En un mundo plano sostenido por cuatro elefantes impasibles -que se apoyan en la espalda de una tortuga gigante- habitan los estrafalarios personajes de esta novela: un hechicero avaro y torpe, un turista ingenuo cuyo fiero equipaje le sigue a todas partes sostenido por cientos de patitas, dragones que existen si se cree en ellos, gremios de ladrones y asesinos, espadas mágicas, la Muerte y, por supuesto, un extenso catálogo de magos y demonios… En esta serie de novelas se dan cita todos los temas y situaciones del género fantástico, visto a través del personalismo y corrosivo sentido dela comicidad de un autor inglés que se ha convertido en uno de los escritores de humor de mayor éxito y fama en el mundo.

Nota: Leído en inglés



Con los libros de Terry Pratchett he tenido una historia bastante particular. Me los empecé a leer de pequeña por una colección que venía con el periódico, pero los dejé de comprar porque me parecían aburridos y el humor no lo entendía. Más tarde me los volví a leer, y me encantaron, y ahora me los estoy leyendo otra vez para volver a recordarlos, ahora que el autor ha sido llevado por la Muerte.

Lo que destaca de estas novelas es el humor. Es un humor ácido y sarcástico que entendido resulta muy gracioso. Todos los elementos de las novelas parecen contribuir a acentuar ese humor, desde unos personajes descabellados hasta unas historias imposibles, y unos parajes que resultan irreales incluso para la fantasía. La pega de este tipo de libros es que si no se entienden los chistes o alguna situación no se acaba de pillar del todo bien, uno corre el riesgo de acabar completamente perdido.

Los personajes, o la mayoría de ellos, están completamente chiflados. Todos tienen una ética algo más que cuestionable, y están siempre dispuestos para la ironía y el sarcasmo. Aparecen los prototipos de la novela fantástica, como héroes, magos y damiselas, pero deformados satíricamente. Los héroes son bárbaros que son considerados inteligentes si consiguen hilar más de dos palabras seguidas con sentido, y el mago con el que nos encontramos se vale de medios un poco cutres para conseguir sus objetivos, y solo conoce un hechizo. Sobresale Twoflower (o Dosflores, en español), que no se basa en ningún prototipo y es el personaje más gracioso e inocente de todos. Ni siquiera se libran de las burlas los dioses, o la mismísima Muerte y sus esbirros.

La forma en la que está escrito es casi la de un guión de película. Simplemente se describen los escenarios y los personajes pertinentes y rápidamente se pasa a la acción. Muchas veces también pone abundantes notas al pie, en las que explica detalles curiosos de la cosmología o lugares del Mundodisco, que le dejan a uno con una sonrisa en la cara.

Resumiendo

Lo mejor: El humor ácido y sarcástico, que incluso estando triste arranca una sonrisa

Lo peor: Hay que prestar mucha atención a las descripciones para no acabar perdido

Nota:








No hay comentarios:

Publicar un comentario