expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

viernes, 29 de mayo de 2015

Reseña: El ciclo de la Luna Roja I: La cosecha de Samheim, de José Antonio Cotrina

Comienza la cuenta atrás para el regreso de la Luna Roja.
Doce jóvenes muy especiales han sido “captados” para sobrevivir en la ciudad de Rocavarancolia hasta ese momento crítico.
¿Qué pasará cuando surja la Luna Roja?





Esta fue también una lectura inesperada. Ya me había picado el gusanillo por José Antonio Cotrina, (gracias a la booktuber Martitara) pero no tenía pensado comprar un libro suyo tan pronto. No me arrepiento de la compra inesperada, desde luego, no desperdicié el dinero.

Algo que enseguida me llamó la atención de este autor es su capacidad de describir lo feo, lo deforme. Normalmente en los libros, incluso en los de fantasía, no se describen personajes o lugares particularmente extravagantes. Sí, aparecen seres mágicos y tal, pero siempre suelen ser en plan bonito. Las hadas casi siempre hermosas; los dragones, majestuosos; los caballeros, apuestos; las viejas, con aire de sabiduría, y así podríamos seguir. Aquí no. Es cierto que a veces aparecen personajes y escenas bonitas, pero en general son todos feos, deformes, raros, extravagantes... Exceptuando, por supuesto, a los niños, que vienen de la Tierra.
Y estos tampoco son del todo normales. Mucho se está hablando de la necesidad de incluir personajes LGBT en los libros, pero también, y esto me parece más importante, deberían preocuparse por meter personajes de cuerpos imperfectos, especialmente en la literatura juvenil. Es cierto que la mayoría de los niños son delgados y atléticos, pero muchas veces centra más la atención en el protagonista, al que otro niño llama "gordito", y no creo que sea por nada. Hay otros personajes que no siguen precisamente el ideal de belleza, y son muchas veces más majos que los que sí lo siguen.

La historia me ha parecido original hasta cierto punto. En cierto modo, aunque no me lo haya leído, me recuerda a la de El señor  de las moscas, de William Golding (pero me lo leeré, lo prometo), libro que mencionan varias veces a lo largo de la trama . Pero le ha sabido dar un toque oscuro de fantasía que, como ya he dicho, no se ve muy a menudo en la literatura juvenil. El final es de esos que dejan con ganas de saber más, y es una pena, porque no sé cuándo podré conseguir el siguiente libro. Otro punto a favor (no sé si será un spoiler, así que si realmente no quieres saber nada de nada no leas esto) es que ha conseguido hacerme llorar por la muerte de un personaje que odiaba. Yo no suelo llorar con libros, y esto me parece un acto de crueldad suprema.

Los personajes yo los dividiría en dos grupos: los "nativos" de Rocavarancolia (adoro ese nombre) y los niños protagonistas.
Los habitantes de Rocavarancolia me han encantado. Se nota que se ha esmerado mucho caracterizándolos y dándoles personalidades y rasgos extravagantes. Se diferencian muy bien entre ellos, y lo mejor es que se alejan mucho de los tópicos. Son muy, muy originales.
Ahora bien, las personalidades de los niños no me han gustado tanto. No se diferencian tan bien, y algunos no parecen demasiado creíbles. Muchos de ellos son bastante planos. Por una parte es comprensible, porque tampoco pasan allí tanto tiempo como para cambia sustancialmente, pero aún así, me esperaba un poco más. 
Merece especial mención el protagonista. Puede que su cuerpo no sea perfecto y que sus habilidades físicas dejan mucho que desear, pero moralmente parece un personaje perfecto. Me cae bien como persona, pero como personaje la verdad es que podría dar más de sí. Espero que en las siguientes entregas de la trilogía mejore en este aspecto.

Resumiendo:
Lo mejor: La extravagancia de personajes y escenarios, tan poco común.
Lo peor: Se echa de menos algo de caracterización en los personajes.


Nota:

No hay comentarios:

Publicar un comentario