expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 20 de junio de 2015

Reseña: Rebeldes de Irlanda, de Edward Rutherfurd

Después de la buena acogida de la destacada novela Príncipes de Irlanda, que relata los acontecimientos más significativos de la vida de Irlanda hasta el siglo XVI, Edward Rutherfurd continúa su narración. La presente obra nos conduce desde 1597 hasta las primeras décadas del siglo XX, a través de la vida cotidiana de gener aciones de diversas familias, cuyo devenir estará marcado por la convulsa vida social y política de la Irlanda de esta época. Tras la época de la Reforma y la Contrarreforma, el curso de Irlanda se alterará por la aparición de un personaje clave en la historia de Europa: Oliver Cromwell. La llegada del militar al poder y su campaña de Irlanda marcan el inicio de una época caracterizada por la hegemonía del poder protestante que relegará al católico en un ciudadano de segunda clase. El descubrimiento del Nuevo Mundo, la conmoción producida por la Revolución Francesa, la crisis de la patata o la aparición del Sinn Fein son otros de los episodios de la convulsa historia de Irlanda que se abordan en esta novela. Edward Rutherfurd demuestra una vez más su maestría para aunar ficción y realidad en una contundente novela que aborda tanto acontecimientos históricos como conflictos religiosos y políticos, guerras y asesinatos, pero que ofrece también el devenir cotidiano del pueblo. Todo ello protagonizado por anónimos personajes, que interactúan de igual a igual con algunos protagonistas de la cara visible de la Historia, como Carlos I de Inglaterra, Jonathan Swift, James Joyce o W.B. Yeats. Segunda parte de la magnífica epopeya sobre la historia de Irlanda. Desde 1597 hasta las primeras décadas del siglo XX.

1.Príncipes de Irlanda
2.Rebeldes de Irlanda




Aquí está la segunda parte de Príncipes de Irlanda, que narra los acontecimientos ocurridos en el país desde finales del siglo XVI hasta la independencia del país, a principios del siglo XX.

No tiene realmente demasiadas diferencias con la primera entrega. De hecho, si no fuera porque son de un tamaño más que considerable, podrían haber estado juntos en un mismo volumen si ningún problema. La principal diferencia es que aquí transcurre considerablemente menos tiempo. Si el primero cubría más de mil años, este apenas cubre tres siglos y medio. Eso se nota, principalmente, en los saltos temporales. Me han parecido bastante más abundantes que en el anterior, pero suelen ser más cortos. En los más largos, los intergeneracionales, los personajes de la generación anterior no llegan a desaparecer del todo, suelen ser abuelos o tíos, pero no es como en el anterior, donde solo se sabía quién descendía de quién de oídas. Por otra parte, el árbol genealógico se vuelve mucho más confuso, y a veces ni los apellidos me aclaraban las cosas. 

El estilo de escritura estaba bien, pero le faltaba la poesía de las páginas del volumen anterior. También es verdad que la historia de las épocas moderna y contemporánea tiene menos magia que la medieval, pero aún así el cambio ha sido demasiado grande.

Los personajes, a pesar de estar más tiempo "en escena" se han banalizado mucho. No tienen ni mucho menos la profundidad de la entrega anterior, que tampoco era mucha. Se ve que sirven más como peones para mostrar los acontecimientos de la historia que como fines en sí mismos. Me ha molestado eso un poco, pero como yo tampoco iba buscando grandes personajes, sino aprender historia, tampoco le he dado tanta importancia.

Lo que sí me ha gustado ha sido la parte histórica, como ha metido entre las páginas esas pinceladas de historia y política. A la gente posiblemente les resulte aburridísimo, esa es la fama que tiene la historia, pero a mí me parece algo sumamente interesante. Era lo que en este libro estaba buscando, por lo que no me ha decepcionado en absoluto. He aprendido muchas cosas, y siempre conviene recordar que la historia de Irlanda es algo más que la hambruna y la búsqueda de la independencia.

Resumen

Lo mejor: Aprender historia así es más entretenido que estudiando con un libro de texto, aunque no es así para todo el mundo.
Lo peor: El estilo y los personajes han bajado un poco en calidad

Nota:


No hay comentarios:

Publicar un comentario