expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 29 de agosto de 2015

Reseña: Los viajes de Taisham, de T.F.Famux

"No se pueden narrar las crónicas Aivanek desde la óptica del bienamado rey Maltés, sin prestar la debida atención a Taishan Aivanek. De hecho, la propia figura de S. M. Maltés Aivanek sería inconcebible sin la influencia de su hermano. Se hace necesario exponer los claroscuros de T. A., como genocida y como libertador."
 
Nienna Salvino Aivanek
Enciclopedia histórica de las Familias del Reino.
 
 
En el reino se inician las intrigas para derrocar al recientemente coronado rey Maltés, que guarda sus propios secretos... Mientras, los rebeldes tratan de levantar una nueva sociedad en el territorio concedido por el rey, y una tribu bárbara desea vengar a su venerado líder. 
 
Ajeno a todo ello, Taisham Aivanek, desterrado por su propio hermano, el rey Maltés, afronta con estoicismo el exilio de diez años. Lejos de su lujosa vida de noble, emprenderá un viaje que lo llevará desde el helado norte hasta el desierto infranqueable, cruzándose con asesinos, asaltadores, demonios, mercenarios y esclavistas. 
 
Pero el camino más lóbrego e inquietante lo recorrerá por su propio laberinto interior, donde tendrá que aceptar su lado más monstruoso, pero también el más humano.

2. Los Viajes de Taisham
3. ¿?

Tras la relectura de la Marca del Guerrero estaba deseando leer la continuación, pues vi muchos detalles que en la primera lectura se me habían escapado, y por ello tenía muy altas expectativas en esta segunda parte. Y me siento verdaderamente eufórica al ver que no solo le han cumplido, sino que me atrevo a afirmar que esta segunda parte supera ampliamente a la primera.

Aquí la historia se aleja de las intrigas políticas del primer libro para centrarse casi exclusivamente en los personajes y las consecuencias de los acontecimientos ocurridos en la primera parte. En particular se centra en la figura de Taisham, condenado a un exilio de diez largos años. 

La verdad es que el personaje de Taisham ha sido el que más me ha sorprendido. En La Marca aparecía como malvado, tan malvado que era injustificable, y no parecía que fuera a cambiar demasiado en el destierro, pues igualmente encontraría algún modo de pasar el rato. Y leyendo sobre todo lo que le acontece durante el destierro, que no es poco, y sus memorias de sus años más tempranos se ve que no era realmente tan malvado como parecía. Es cierto que muchas de sus acciones son terribles e injustificables de cualquier modo, pero también se ve que es humano, que es capaz de amar y sentir emociones no destructivas por otras personas, de sacrificarse por otros, de sufrir al perderlos. Me ha parecido merecedora de mucho mérito la tarea que ha realizado la autora con este personaje, que, sin justificar sus acciones destructivas, da otro enfoque del personaje, que va cambiando a través de la novela sin perder su esencia. Porque se ve que aunque no es el Taisham sin escrúpulos de la primera parte no es precisamente la persona que me gustaría tener en mi círculo de amigos. 

Me ha encantado ver como el mundo se hace más grande. Ya no solo se conoce el Reino y un poco de la periferia, ahora, gracias al destierro, se descubren muchos territorios fuera de las fronteras del reino, así como nuevas gentes, nuevas religiones y nuevas formas de ver el mundo. 

También los acontecimientos del reino resultan sumamente interesantes. Ver las consecuencias de la política de Maltés y Aremís, y cómo lo llevan los señores de las casas menores, así como el campesinado y la Institución está muy bien porque normalmente las historias de fantasía terminan cuando el chico justo y benevolente, el héroe, se convierte en rey, y no se paran a pensar qué ocurre después. Pues, por muy justo que sea, siempre tendrá poderosos en su contra. También me ha gustado ver que, aunque su inteligencia sea fuera de lo normal, Maltés también comete errores, errores que no son tan distintos a los del anterior rey. Y se ve también que no es el chico perfecto del primer libro.

Me ha fallado un poco la dificultad para descubrir exactamente cuándo tienen lugar los acontecimientos, especialmente dentro del reino. Narrando el destierro de Taisham más o menos de puede mantener la cuenta de los años que pasan, pero nunca llegué a saber exactamente en qué momento del reinado de Maltés se desarrollaban las intrigas de los nobles, y eso me molestaba bastante.

Lo que más me ha molestado ha sido la historia de Armiat, el Marcado del primer libro, o más bien la falta de ella. Todos los personajes principales y no tan principales cambian significativamente a lo largo de la novela, y se les ve evolucionar, algunos más rápidamente que otros. Pero a Armiat no. Apenas aparece en el libro, y parece eternamente encerrado en su rol de típico héroe. Me ha fastidiado un poco porque esperaba algo más de él.

Cerca del final me ha parecido que en algún momento le daban demasiada coba a un asunto que tampoco merecía tanta importancia, y en otras partes me ha parecido que pasaba por encima hechos que me parecían muy interesantes. Supongo que esto pasará en muchas novelas cuando uno se mete demasiado en la historia y se preocupa demasiado por un personaje concreto, pero sacrificar unas pocas páginas de un lado para añadirlas a otro habría estado muy, muy bien.

El estilo estaba algo más cuidado que en la primera parte, pero aún así, la palabra "elucubración/nes" me ha acabado saliendo hasta por las orejas.

Resumen:
Lo mejor: La evolución y el desarrollo de Taisham
Lo peor: ¿Dónde está Armiat?

Nota:

No hay comentarios:

Publicar un comentario