expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 26 de septiembre de 2015

Reseña: El último deseo, de Andrzej Sapkowski

Geralt de Rivia, brujo y mutante sobrehumano, se gana la vida como cazador de monstruos en una tierra de magia y maravilla: con sus dos espadas al hombro -la de acero para hombres, y la de plata para bestias- da cuenta de estriges, manticoras, grifos, vampiros, quimeras y lobisomes, pero sólo cuando amenazan la paz. Irónico , cínico, descreído y siempre errante, sus pasos lo llevan de pueblo en pueblo ofreciendo sus servicios, hallando las más de las veces que los auténticos monstruos se esconden bajo rostros humanos. En su camino sorteará intrigas, elegirá el mal menor, debatirá cuestiones de precio, hollará el confín del mundo y realizará su último deseo: así comienzan las aventuras del brujo Geralt de Rivia.Andrzej Sapkowski es el gran renovador de la literatura fantástica de nuestros tiempos, un genio del lenguaje y la caracterización cuya prosa ya ha hechizado a millones de lectores en todo el mundo.

Saga de Geralt de Rivia:
1. El último deseo
6. La torre de la golondrina
7. La dama del lago (1 y 2)
8. Estación de tormentas

En mi vida había oído hablar de esta saga. Y me siento muy mal, porque yo, ávida lectora de fantasía, no conocía el nombre de uno de sus grandes maestros. Les oí a mis amigas hablar de ella y ordenándome que me la leyera, pues es la inspiración de la saga de videojuegos The Witcher. Así que decidí darle una oportunidad. Lo que sí, quiero decir que me ha costado a horrores conseguir el primer libro, pues estaba descatalogado y parece que van a sacar una nueva edición, o algo así. Y mi enfado al descubrir que no había versión en e-book fue mayúsculo. Por todo Internet tuve que buscar hasta que lo encontré, y la búsqueda ha merecido mucho la pena.

No es una novela de fantasía al uso. Tanto este libro como su continuación son colecciones de cuentos, más bien historias más o menos cortas (50 páginas, aproximadamente cada una, creo) que tienen en común a su protagonista, Geralt de Rivia. Así parece que la saga está más alejada de la corriente tolkieniana de los últimos años y se acerca más a las novelas de caballerías, de siglos anteriores. Estas historias muchas veces, o eso me parece a mí, están basadas en cuentos clásicos que muchos conocemos, dándoles un toque un poco más oscuro y realista (en un mundo de fantasía, lo que no deja de ser irónico).

Algo que me gustaría destacar son las criaturas que aparecen. Estriges, kikimoras, vampiras, a veces unos elfos muy alejados de las ideales criaturas de la Tierra Media... No lo típico de las novelas de fantasía medieval, desde luego. Se nota que está inspirado en las tradiciones y criaturas mágicas de esas tierras. Su mundo parece de cuento de hadas, a pesar de que no deja de ser cruel. Cruel y hasta bárbaro. Me gusta también como está construido el mundo, cómo evoluciona a su manera, y cómo entra la magia en las vidas de sus habitantes.

Los personajes me han encandilado completamente. En este libro no se llega realmente a conocer a muchos, puesto que en los relatos tampoco da para grandes desarrollos, pero el autor ha sabido dar una personalidad a todos los personajes, incluso a pesar de sus breves apariciones. Los protagonistas me han parecido soberbios. Geralt en un momento puede parecer perfecto, por ejemplo, pero según avanzan las páginas se ve como, según la situación, sus virtudes pueden tornar en defectos. Me gusta como no es el típico héroe, sino una persona más, tan interesada por el dinero y los placeres como cualquier otra.

El estilo también llama mucho la atención, así como el humor que emplea. En algún momento puede estar soltando un gran discurso poético y al siguiente, decir cualquier grosería o comentario absurdo. Es muy llamativo, puesto que las novelas de fantasía acostumbran a tomarse a sí mismas y a sus héroes demasiado en serio.

Lo malo, si es que hay realmente algo malo en este libro, es que el esquema de historias al final puede hacerse algo pesado, porque parece que no avanza a ninguna parte. No son repetitivas, pero llegado un punto puede resultar cansino encontrar tanto "final" y no llegar al final verdadero del libro.

Conclusión:

Lo mejor: El mundo y sus criaturas
Lo peor: Tanta historia cansa

Nota:

sábado, 19 de septiembre de 2015

Reseña: Seraphina, de Rachel Hartman

Todo el mundo sabe que cualquier dragón que se precie puede aspirar a ser un buen político, profesor o matemático; no como esos absurdos humanos, que prestan tanta atención a sus emociones que acaban olvidando cómo pensar...

En un reino mágico y sombrío en el que humanos y dragones conviven con una paz inestable,Seraphina es una música joven y talentosa (pese a ser humana) que acaba de entrar en el coro de la corte. Allí, las intrigas políticas son el pan de cada día. Poco después de su llegada, una noticia atraviesa los muros de palacio: un miembro de la familia real ha sido asesinado. Inmediatamente, los cimientos de esa fachada de paz se resquebrajan.

Para investigar el crimen, Seraphina se alía con el perspicaz Lucian Kiggs, capitán de la guardia real. Pero todo el mundo tiene secretos, y ella no es una excepción: lo que oculta haría que la condenaran a muerte.

1. Seraphina
2. Shadow Scale (en español en 2016)

Este libro es uno de los regalos de mi cumpleaños. Me lo regaló una amiga que también lo está leyendo, y la verdad es que ya tenía ganas de leerlo. Me parecía un libro muy interesante, así que, como de costumbre, tenía unas expectativas bastante altas.

El mundo me ha llamado la atención. No es tan medieval como los mundos típicos de fantasía, sino, creo yo, es más tirando a renacentista. No está mal, como mundo funciona. El estilo también es muy bueno, a veces casi podía meterme dentro de la novela, aunque también es verdad que eso me resulta más fácil cuando los libros se narran en primera persona.

Me gustaría decir que me ha encantado este libro, que se han cumplido todas mis expectativas. Principalmente porque fue un regalo y me sabe un poco mal dar opiniones negativas de libros que me han comprado con toda la ilusión del mundo. Pero lo cierto es que creo que este libro, sencillamente, no era para mí.

Mi principal problema ha sido la protagonista. Desde el mismo principio me cayó mal. No me parecía un personaje coherente ni humano, simplemente una heroína como tantas otras. No aporta nada, realmente, y, o es demasiado perfecta o tiene demasiados defectos. Son dos caras que la autora no ha sabido juntar bien. También su talento para la música me ha fastidiado bastante. Todos dicen que toca como los ángeles, deja siempre a su público admirado, no comete errores en las interpretaciones, se atreve incluso a improvisar delante de una audiencia, y le sale bien, da incluso clases... Vale, esto no es nuevo (Kvothe en El nombre del viento, de Patrick Rothfuss) pero aquí queda muy poco creíble. Por supuesto que Kvothe tocaba genial, pero eso era porque se pasaba horas y horas cada día practicando. Y a lo largo de la novela Seraphina practica ni una sola vez, de hecho, aprendió a tocar espontáneamente, como si naciera sabiendo música. Por muy buena que fuera su madre, a mí esto me pareció muy poco creíble. Tiene un puesto en la corte, sí, pero tampoco parece hacer nada acorde con él, aparte de dar clases de clave a la princesa y transcribir la música del compositor principal. En los festivales no toca con el resto de músicos, parece que les dirige, pero les abandona a su suerte en cuanto se encuentra con su amado.

La historia va muy, muy lenta. Empieza con una presentación muy larga de su mundo y de la mente de Seraphina, así como de sus circunstancias y sus allegados más cercanos. Se supone que después la trama debería ir más deprisa (¡que han asesinado al príncipe heredero, por el amor de dios!) pero sigue lenta, muy lenta. A nadie parece importarle el hecho de que a lo mejor un dragón ha matado al príncipe. No parece haber en la corte ambiente de guerra inminente. No hay tensión, ni ganas de seguir leyendo. Solo al final se dan cuenta de que puede desencadenar una guerra, y no pequeña, y entonces, de repente, ocurre prácticamente todo a la vez. 

La parte amorosa me ha parecido un poco bastante forzada. Parece como si los personajes estuvieran ya destinados a estar juntos y no necesitaran química ni razones ni nada de lo que les pasa al resto de parejas normales. Simplemente en un momento dicen "estoy enamorado" y ya está. No parece una relación romántica real, ni siquiera parece romántica. Dicen que los personajes se quieren y yo no me lo termino de creer, solo nos queda suponer que, efectivamente, es así, y conformarnos sin pruebas reales de ese amor.

En conclusión, ha sido una lectura que ha pasado sin pena ni gloria. No es un libro malo, pero es una de esas lecturas que podrían haber gustado y al final... meh. Aún así, si os gusta la fantasía y los dragones, y no os importa que la historia tarde en arrancar, a lo mejor lo recomendaría. Tiene muy buenas puntuaciones en Goodreads y en todos los blogs que he visto, así que será cosa mía.

Resumen:
Lo mejor: La originalidad del mundo y del planteamiento
Lo peor: La protagonista no parece muy real

Nota:


sábado, 12 de septiembre de 2015

Book Tag: El sacrificio de libros

Llevaba mucho sin hacer un booktag, y este me ha parecido muy gracioso, así que, ¿por qué no? El original fue creado por   y traducido al español por papalbina. Yo lo he sacado del blog Book Eater

En este booktag se presentan cuatro situaciones en las que hay que sacrificar un libro de las características indicadas, así que, ya que sabemos lo que es, empecemos.

Situación 1:
El libro sobrevalorado o con promoción exagerada.
Ha llegado la apocalipsis zombie. estás en la librería comprando libros y aparecen los zombies, pero os dicen por megafonía que el ejército ha descubierto su debilidad y esta son los libros sobrevalorados. ¡estamos salvados! ¿qué libro, en tu opinión, totalmente sobrevalorado le lanzarías a los zombies para defenderte?

A lo mejor es un problema mío, pero lo cierto es que este libro me resultó ser algo intragable. No me gustó ni el estilo de narración, ni la historia, y el único personaje que me gustaba se murió. He visto que en cientos de otros blogs lo ponen por las nubes, pero yo no me lo quiero volver a leer para confirmarlo. Así que a los zombis de cabeza.

Situación 2:
Una continuación de una saga.
Acabas de salir de la peluquería después de haberte gastado una pasta, y empieza a llover como si estuviesemos en pleno diluvio universal. ¿qué continuación de saga (sea segundo, tercero o el número de libro que sea) usarías como paraguas para proteger tu peinado?

El primer libro ya me pareció malo, pero nada auguraba su terrible continuación. Desde luego esta saga es el mejor ejemplo de que si no publican un libro tras pasar por muchas editoriales a lo mejor no tiene la calidad necesaria. Le quitaría hasta la sobrecubierta simplemente porque se moje más, pero no la tiene.

Situación 3:
El clásico.
Estás en clase de lengua o literatura y el profesor o la profesora no deja de elogiar ese clásico de la literatura que ha cambiado el mundo, pero que tú sabes que es intragable, así que lo arriesgas todo y se lo lanzas a tu profesor a la cabeza. ¿qué clásico sería ese?



Nunca he llegado a odiar un clásico tanto como este. Los personajes tienen la profundidad de un charco, la acción es mínima, ni siquiera hay final... Para ver la vida diaria de la gente creo que no hace falta la literatura, basta algo más sencillo: la calle.

Situación 4:
Tu libro más odiado.
Sacado de la película «el día de mañana», están encerrado en la biblioteca de tu ciudad y te dicen que la única forma de que sobrevivas al cataclismo que se acerca es que empieces a quemar libros para mantenerte caliente. ¿cuál es tu libro menos favorito y el primero que echarías a la hoguera?



Las explicaciones sobran. Basta decir que no sé muy bien cómo pude terminar la saga sin vomitar arcoíris. Lo bueno que tiene es que es una saga larga con libros muy gordos, por lo que dará para una hoguera muy larga.

¡Y hasta aquí el book tag de hoy! Si he mencionado alguno de vuestros favoritos qué le vamos a hacer, esta es mi opinión subjetiva y este, un book tag para pasárselo bien.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Reflexión: Sexismo en la literatura

Sí, ya sabemos que el tema del machismo/sexismo está muy de moda ahora mismo. Ya sé que todo el mundo tiene algo que comentar al respecto, y que se ha ganado mucho en todos los ámbitos, pero  considero necesario hacer una entrada sobre cómo se trata a los personajes femeninos en los libros, pues es un tema que puede dar mucho de qué hablar.

En la literatura que consideramos clásica hay una gran variedad de personajes femeninos. Se suele decir que estos pueden ser o bien el cúmulo de todas las virtudes, si son el interés amoroso del protagonista, o bien seres terribles y despiadados, si están en su contra, ejemplos prototípicos son Madame Bonacieux y Milady de Winter en Los tres mosqueteros, de Alexandre Dumas. A veces aparecen más, aunque no suelen tener mucho protagonismo y su principal afición es tratar temas "de mujeres" o ser las amigas y confidentes del interés amoroso del protagonista. Hay veces en las que ella ni siquiera tiene amigas como Cosette en Los Miserables de Victor Hugo. Por supuesto, esto no es así y hay gran cantidad de excepciones, pero eso es lo que ocurre al generalizar sin realmente conocer. También hay clásicos en los que son las mujeres protagonistas, y son personajes redondos y bien construidos, bastante realistas, como es el caso de La Regenta, de Leopoldo Alas Clarín a pesar de que la mayoría de los escritores son hombres. Por norma general estas mujeres son distintas a las demás y se enfrentan a un mundo que no las entiende.
Las relaciones amorosas son tratadas como la cosa más pura que existe, especialmente si es la relación de el/la protagonista con su interés amoroso, preferiblemente alguien con quien se va a casar. Este es el ideal, un amor que es casi platónico. Lo que sí que parece que es común a todas las novelas es la idea de que querer a una mujer solo para acostarse con ella está mal. La verdad es que a veces el tratamiento de los personajes femeninos es impresionante, teniendo en cuenta que en muchas épocas se consideraba que las mujeres eran por naturaleza inferiores a los hombres. 

Pero, ¿y la literatura juvenil, que es lo que más se lee entre los jóvenes? El tratamiento de la feminidad en estas novelas es crucial, pues muchas veces puede condicionar su visión en posteriores etapas de la vida. En las novelas de fantasía, inaugurada por JRR Tolkien, las mujeres siguen siendo tratadas como seres divinos, al fin y al cabo, gran parte de ellas son elfos, pero ya hay una pequeña diferencia: Éowyn, la doncella que quiere ser guerrera. Eso era algo que hasta el momento no se había visto. Y no solo es guerrera, sino que además lleva a cabo una hazaña que ningún hombre podía realizar. Entonces, partiendo de la base de que muchos libros de fantasía juveniles se basan en Tolkien ¿cómo son, pues, los personajes femeninos? Tratando de ser como Éowyn, a veces con más acierto que en otras.
La saga de Harry Potter, de JK Rowling supone un cambio a ese respecto, pues las chicas ya no son guerreras, no todas. Hermione es mucho más inteligente que sus dos coprotagonistas masculinos, y Luna Lovegood tiene más personalidad que todos ellos. Todas las chicas son humanas y se podrían incluso relacionar con personas de la vida real. Ya parecía que al fin se había alcanzado la igualdad entre personajes.
Las relaciones amorosas ideales son las que se basan en el conocimiento mutuo de los personajes, en las que ellos admiten los defectos de la otra persona y la aman por lo que realmente es, no por lo que se imaginan. Son relaciones más realistas, quizás las más adecuadas.

Pero apareció Crepúsculo, de Stephenie Meyer. ¿Y cómo es la protagonista de Crepúsculo? Insulsa, con la misma profundidad que un charco, una chica que necesita desesperadamente a su novio vampiro porque ella sola no sabe hacer la O con un canuto. Y encima este libro tuvo tanto éxito que aparecieron un montón de personajes iguales. Quizás con Los juegos del hambre, de Suzanne Collins volvieran otra vez los buenos personajes a la literatura juvenil, pero eso no fue tampoco durante mucho tiempo. Los personajes femeninos empezaban como Katniss Everdeen, pero en la mayoría de las ocasiones terminaban como Bella Swan.

Y ahora ha aparecido algo incluso peor: la saga After, de Anna Todd. Estos son los únicos libros de los mencionados en esta entrada que no he leído, pero he visto suficientes reseñas y análisis como para saber de qué va la cosa. No voy a comentar 50 Sombras de Grey, que podría ser su "precursor" puesto que, aunque describe el mismo tipo de relación, no está dirigido a un público juvenil, sino más adulto. La relación que se describe en After es una relación que en cualquier otro contexto sería llamada abusiva. La chica se pliega completamente a los deseos de su novio, quien amenaza con dejarla si no lo hace. El novio es un chico violento y desequilibrado, y a pesar de que sería lo mejor, ella se niega a dejarlo. No solo describe este tipo de relación, sino que encima lo vende como la relación que todo el mundo quiere tener. Yo he vivido una relación así y puedo asegurar que no es lo que todo el mundo quiere vivir. Y lo peor de todo es que las chicas que leen estos libros se creen que eso es así, que esa es la relación ideal. ¿Cómo se supone que debe saber una chica de doce años cómo vivir el amor si no ha tenido nunca una relación y le dicen que esto es lo ideal? Normal que esté aumentando el machismo en los más jóvenes.

No significa esto que esté a favor de la censura literaria. Al fin y al cabo, nadie tiene una moral perfecta e intachable para decidir qué libros se han de publicar por ser "moralmente correctos" y qué libros no, al fin y al cabo, en eso se basa libertad de expresión. Y si se empezaran a censurar libros por motivos ideológicos se acabaría llegando a suprimir la libertad de pensamiento y todos los derechos que tanto tiempo y esfuerzo ha costado conseguir. También es cierto que a los libros hay que darles bombo y publicidad, pues el fin de las editoriales es ganar dinero. Pero frases como "la relación que todo el mundo quiere tener" sobran. O tal vez no sea culpa de los editores y la publicidad, sino del público. Puede que sean esas historias las que el público quiere, y eso es lo más inquietante de todo.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Tenéis más ejemplos? ¿No estáis de acuerdo? Contadlo en los comentarios.

Todas las imágenes han sido sacadas de DeviantArt. No son mías, son de sus respectivos artistas.