expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 31 de octubre de 2015

NaNoWriMo 2015

¡Hola a todos! (debería buscar un nombre para llamaros de alguna forma, tengo que estudiarlo). La entrada de hoy va a ser un poco de distinta de las demás, pero en mi defensa diré que no es una fecha "oficial" de publicar en el blog. 

Hoy os vengo a presentar el NaNoWriMo. ¿Y en qué consiste eso? NaNoWriMo es el acrónimo de National Novel Writing Month, o Mes nacional de escribir una novela. Es una iniciativa que comenzó en Estados Unidos y Canadá que se ha expandido rápidamente por todo el mundo. Supongo que ya por esas se puede adivinar un poco de qué va la cosa. El reto que presenta esta iniciativa tan particular consiste en escribir 50.000 palabras, unas 175 páginas, a lo largo del mes de noviembre, lo que supone escribir al día unas 1.660 palabras, más o menos. Pueden ser una novela por sí solas o ser solo un fragmento, se supone que hay que empezar de cero, pero yo voy a hacer un poco de trampa y continuar una novela ya empezada. La idea es escribir en noviembre y ya utilizar el resto del año para releer, revisar y todas esas cosas que conllevan la edición de un libro. No es necesario llegar a las 50.000 palabras, pero para aquellos que lo consigan hay un premio, que parece consistir en un procesador de textos. Tienen una página web oficial donde se puede acceder a toda la información, en inglés, y  una página en español. Además, allí a lo largo del mes de noviembre van apareciendo consejos para seguir con la narración, para no quedarse atascado y aparecen fechas de eventos que tienen lugar en todo el mundo a lo largo del mes. También está la función de añadir "writing buddies", o colegas de escritura, que viene a ser como añadir amigos con los que picarse para animarse a escribir mayor número de palabras. Si queréis añadirme como "writing buddy", aquí está mi perfil

Este es el primer año que participo, así que no sé muy bien cómo va a ir la cosa. Ya había visto la iniciativa por ahí varias veces, pero nunca me había animado a participar, siempre me decía a mí misma que tenía demasiadas cosas que hacer, que no tenía tiempo. Pero este año he decidido que voy dar el salto, a pesar de que mis ratos libres escasean. Me animé cuando vi que llevo cerca de un año escribiendo mi novela y todavía tiene unas 30.000 palabras, y eso no puede ser, así no la voy a terminar en mi vida. No creo que llegue a las 50.000 palabras, pero si llego al menos a la mitad ya me puedo dar por contenta, y aunque me quede en las 10.00 palabras, serán 10.000 palabras que de otro modo no habría escrito.

Así que ¿os vais a animar a participar? ¿Lo habéis hecho alguna vez? ¿Vosotros también queréis ser escritores? Contadme, que escucho.

sábado, 24 de octubre de 2015

Reseña: 1984, de George Orwell

Londres, 1984: Winston Smith decide rebelarse ante un gobierno totalitario que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento. Consciente de las terribles consecuencias que puede acarrear la disidencia, Winston se une a la ambigua Hermandad por mediación del líder O’Brien. Paulatinamente, sin embargo, nuestro protagonista va comprendiendo que ni la Hermandad ni O'Brien son lo que aparentan, y que la rebelión, al cabo, quizá sea un objetivo inalcanzable. Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes y atractivas de este siglo.






Ya no sé cuánto tiempo llevaba teniendo pendiente este libro. Desde que leí Farenheit 451, de Ray Bradbury, hará unos dos años, ya me entraron ganas de leer la distopía de Orwell. Pero nunca encontraba tiempo, siempre había otros libros que me llamaban más la atención. Y al fin, este año decidí que no podía seguir así, me lo tenía que leer ya. Y eso he hecho.

La construcción de mundos es simplemente fantástica. En cada capítulo se descubre algo nuevo de este mundo tan parecido al nuestro, y la exposición no resulta en ningún momento aburrida. No es el tipo de escritor que dedica un capítulo o dos simplemente a presentar el mundo. Es más, se puede decir que todo el libro consiste en la construcción del mundo, pues está claro que esto es lo fundamental, dejando la historia en un segundo plano. Lo peor de todo es que no solo está bien construido, también es tan creíble que pueden llegar a dar escalofríos. Si su intención era hacernos reflexionar conmigo lo ha conseguido con creces.

La historia está contada en tercera persona, pero también podría estar contada en primera y no habría habido grandes cambios. Se narra desde el punto de vista del protagonista, con suficiente cercanía para comprenderle, pero suficiente distancia para no convertirnos en él. Esto le da aún más credibilidad al mundo, más aún que la primera persona, por eventos que suceden al final y que no voy a revelar.

Los personajes no son algo que destaque por sus múltiples facetas, aunque llaman la atención porque no todos son lo que aparentan ser. En un mundo que impone un solo modo de pensar a sus habitantes estos resultan verdaderamente interesantes. No tienen una gran historia ni un futuro impredecible, pero funcionan bastante bien, Hay también una gran variedad de personajes, muchos anónimos o de aparición en unas pocas páginas, pertenecientes a todos los estamentos sociales. Permiten ver cómo se ve la sociedad desde los distintos estamentos, aunque solo por pequeños vistazos, ya que el punto de vista que más importa es el de Winston, el protagonista.

La historia no es muy compleja, ya que solo hay un arco argumental y muy pocos personajes participan realmente en él. No es lo más importante, pero cumple su función. Una historia más compleja difícilmente habría funcionado con un mundo tan detallado.

El final ha sido lo que me ha dejado completamente boquiabierta. Ya desde el principio se puede predecir que es lo que va a pasar al final, pero yo desesperadamente esperaba que eso no ocurriera. Lo que no podía imaginar era cómo se terminaría desarrollando, y fue algo que me sorprendió. Al terminar de leer ya no sabía si quería poner el libro en un altar o tirarlo a la hoguera. He decidido optar por lo primero, pues ¿qué es arte si no lo que produce sentimientos en aquel que lo disfruta?

Conclusión:

Lo mejor: Lo bien hecho que está el mundo.
Lo peor: Está tan bien hecho que da miedo.

Nota:

sábado, 10 de octubre de 2015

Reseña: Salvatierra, de Miguel Martínez

Año 1.211 
Han pasado dieciséis años desde el desastre de la batalla de Alarcos y trece desde que los freires de la Orden de Calatrava, en una arriesgada expedición, conquistaran el castillo de Salvatierra, enclavado en pleno territorio almohade. 

El califa Al-Nasir convoca a su ejército y cruza el Estrecho para llevar a cabo una campaña de castigo contra tierras castellanas. La Orden inicia los preparativos para la defensa de la fortaleza, aunque surgen las tensiones con el rey Alfonso VIII, que no quiere arriesgar a su ejército en una empresa de dudoso éxito. 

Elvira, joven viuda de un caballero asesinado años atrás en un oscuro episodio, vive en la frontera en una pequeña heredad. La vida allí es dura y arriesgada, por lo que decide enviar a su hijo Nuño a Toledo a casa de Guzmán, un mercader amigo de la familia. 
Días después, el freire Félix González se dirige a Salvatierra para participar en la defensa de la fortaleza, pero antes se desvía de su ruta para visitar a Elvira, a la que todos estos años ha estado ayudando, ya que se siente responsable de la muerte de su marido. Pero cuando llega, la casa está destruida y Elvira ha desaparecido... 
A partir de ahí, las vidas de los protagonistas —Elvira, Nuño, Guzmán y Félix— se entrelazan con las de los habitantes de la frontera en un escenario en el que la tensión y el peligro van creciendo a medida que avanza el ejército almohade y los freires se preparan para una defensa heroica. 


Este libro no ha estado mal, aunque me gustaría poder decir que ha estado mejor. Como lectura de entretenimiento está bien, me ha gustado, pero esperaba un poquito más. En general es un libro normalito, no destaca por nada especial, pero tampoco tiene fallos garrafales. He disfrutado leyéndolo, pero no es una lectura que se quede especialmente en la memoria.

La ambientación estaba bastante bien. Se nota que el autor se ha documentado bien sobre la época. Hay de vez en cuando algún suceso que me parece raro, pero no me ha molestado especialmente.
El estilo no está mal. Se notaba un poco inseguro, poco pulido. Parece una obra como de principiante, como de alguien que aún no se maneja demasiado bien por el mundo de la escritura. Tampoco consigue introducir al lector de lleno en el mundo, aunque he de reconocer que de algún modo ha sido efectivo, pues es cierto que no me ha resultado difícil imaginarme las situaciones, lugares y personajes.

La historia no me ha terminado de convencer. La trama es muy normal, muy de novela de aventuras medieval, y tampoco parece querer innovar mucho. Es cierto que nadie parece acordarse de la toma de Salvatierra, cuando se escribe sobre esos años es para reflejar la batalla de las Navas de Tolosa, de mayor importancia histórica. Pero da la impresión de que tarda mucho en empezar, cosa que yo achacaría a la sinopsis, que narra eventos que no ocurren hasta pasado el segundo tercio del libro. No es culpa del escritor, supongo, pero si la sinopsis no está bien hecha puede hacer que el libro pierda mucho, como ha sido el caso. 

Los personajes tienen el mismo problema. No están mal, pueden gustar, incluso, pero son muy planitos. No me llegué a preocupar seriamente por ninguno. No están mal construidos, pero falta algo para que se sienta algo por ellos.

El final me ha gustado muy, muy poco. De repente todo ocurre muy rápido, de una forma que no me termino de creer, para que termine con un "y vivieron felices y comieron perdices". No creo que en la época les pusieran las cosas tan fáciles. Y lo que ocurre con el personaje femenino principal... Qué decir, es un poco cliché, que eso ocurre en casi todas las novelas de ese periodo histórico.

Resumiendo:
Lo mejor: No es muy difícil introducirse en la trama
Lo peor: El final es muy precipitado

Nota:


Aprovecho para disculparme por no haber publicado nada la semana pasada, pero es que ya han empezado las clases, también las del conservatorio, y no tengo tiempo de mantener la frecuencia de una entrada por semana. Así que durante este trimestre, y no sé si también en Navidades publicaré una entrada cada dos sábados. Es una frecuencia muy baja, lo sé, pero no puedo permitirme publicar con más asiduidad. ¡Prometo que la espera valdrá la pena!