expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 28 de noviembre de 2015

Reseña: El Reino del Norte, de José Javier Esparza

Oviedo, Anno Domini 842. La reconquista pende de un hilo. Negras amenazas se ciernen sobre el Reino de Asturias. El rey Alfonso II, en su lecho de muerte, ha designado heredero al noble Ramiro. Pero una importante facción de la aristocracia conspira contra el elegido: el magnate Nepociano, viejo disidente, vuelve de su destierro y encabeza un golpe de estado. El emir de Córdoba, Abderramán II, bendice la operación; ignora el moro que bajo sus mismas narices se trama otra conspiración de largo alcance. Mientras tanto, el caballero Hernán de Mena cruza las desiertas soledades de la frontera para encontrar a la castellana Paterna, la mujer que Ramiro ha escogido como esposa. Hablarán los corazones y hablarán las armas.
El Reino del Norte novela un episodio verídico de los inicios de la Reconquista: el golpe palaciego contra Ramiro y la batalla de Cornellana, donde el reino de Asturias se jugó literalmente su destino. En la estela del éxito de El caballero del Jabalí Blanco, Esparza pone de nuevo en movimiento las esperanzas, pasiones, intrigas y ambiciones de los españoles de la alta Edad Media en una trepidante trama que atrapa al lector y le traslada al tiempo en el que todo comenzó.

Desde que leí El Caballero del Jabalí Blanco me estuve muriendo de ganas de leer la continuación. Esta historia tiene lugar cincuenta años después. No es exactamente una segunda parte, se pueden leer de forma independiente, ni siquiera la voz narrativa es la misma. La verdad es que tenía unas expectativas muy altas con respecto a este libro, y me alegra ver que, en su mayoría, se han cumplido.

El estilo del autor simplemente me encanta. Poético cuando tiene que serlo, concreto cuando es preciso, rudo si hace falta... Cambia en función del personaje, de la situación, pero no lo suficiente como para que parezca un autor distinto. La verdad es que el estilo me atrapó completamente, y podría haber contado cualquier tontería, que yo me la habría creído y la habría tomado por maravilla. 

Afortunadamente, la historia es de todo menos una tontería. Ya no es solo una trama, como en el anterior, sino que está compuesta de varias, lo que la hace más compleja. Además, no solo se desarrolla en el Reino de Asturias, sino también en Al-Ándalus, lo que abre las fronteras. Está muy bien construida y, al menos en la primera lectura, no deja cabos sueltos, tramas sin desarrollar o personajes desaprovechados.

La ambientación es genial. Todos los paisajes de Asturias están perfectamente representados, y con las descripciones es muy fácil viajar al siglo IX con solo abrir el libro. Las batallas, los castillos, los monasterios... Son lugares que ha sabido retratar perfectamente y que me he podido imaginar con toda claridad. 

Los personajes son otro de los puntos fuertes. Aunque en general son bastante planos me gusta cómo evolucionan las relaciones entre ellos. Lo que no me ha gustado es que los "buenos", o los del bando de Ramiro, son completamente intachables, y los "malos", o los seguidores de Nepociando, son completamente deleznables y no merecen ningún tipo de piedad o consideración. El mismo Nepociano es alguien completamente malvado y sin escrúpulos, y no parece tener nada de bondad en él, mientras que Ramiro es, aunque un poco rústico, de una bondad y una consideración infinitas. Este aspecto no está tan presente en la trama de Al-Ándalus, donde se muestran más tonos de gris. Por eso esa trama me ha gustado más que la del Norte. 

No todo ha sido bonito y perfecto. A veces la trama iba demasiado lenta, y se pasaban páginas y páginas tratando temas insignificantes para que luego se resuelva todo en un tercer libro. También ha habido veces en las que las repeticiones han sido demasiadas: los ojos del color del mar en invierno no sé cuántas miles de veces han aparecido; y lo mismo con vino en los labios, trigo en el cabello y nieve en la piel. Por las orejas me han salido. 

Conclusión.

Lo mejor: La forma de narrar los acontecimientos me ha cautivado.
Lo peor: Los personajes divididos en buenos sin tacha y malvados sin piedad.

Nota:




sábado, 21 de noviembre de 2015

Book Tag: Hábitos de lectura

¡Hola a todos! Me gustaría haber publicado una reseña hoy, pero no me ha dado tiempo (gracias, exámenes y Nanowrimo), y no he tenido más remedio que traer esto. Son básicamente unas preguntas acerca de cómo leo y qué barbaridades les suelo hacer a los libros. ¡Prometo traer la reseña para la semana que viene!

1.¿Tienes un sitio concreto para leer?
En general leo en mi cama, porque suelo leer cuando voy a dormir, pero creo que ahora leo más en el Metro o el tren que en cualquier otro sitio.

2.Utilizas un separador de páginas o un trozo de papel?
Utilizo marcapáginas, pero no cualquiera. Utilizo solo uno y me lo hago yo. El actual lo hice hace año y medio y es de las Crónicas de Narnia, mis primeros libros. 

3.¿Puedes dejar de leer en una página aleatoria o siempre acabas los capítulos?
Termino los capítulos siempre que puedo, pero cuando no es posible, al menos dejo de leer al final de un párrafo para no perder mucho el hilo.

4.¿Bebes o comes mientras lees?
¡Jamás! ¿Qué clase de monstruo sería capaz de hacer algo así?

5.¿Música y televisión mientras lees?
Nada, nada. Ni música relajante ni la tele en volumen bajo. Tampoco soporto que alguien hable mientras estoy leyendo.

6.¿Un libro o varios al mismo tiempo?
Cuando he tratado de leer varios libros a la vez siempre he acabado decantándome solo por uno y abandonado el resto. Por tanto, de uno en uno.

7.¿Lees en casa o en cualquier lugar?
En casa, en el Metro, en el conservatorio, esperando a que me hagan el pasaporte, en el avión... Hay veces que he leído incluso andando, y no pocas.

8.¿Lees en voz alta o para ti?
Para mí, por supuesto. Aunque a veces, sobretodo en inglés leo algún pasaje en voz baja porque me gusta especialmente la sonoridad.

9.¿Lees todo seguido o a veces te saltas páginas?
Yo lo leo todo. No me salto páginas ni párrafos ni nada. No leo el final sin haber leído lo que va antes, y si no me gusta el libro, o lo intento aguantar o lo dejo, pero saltarme páginas me parece casi sacrílego. Bueno, sacrílego del todo.

10.¿Sueles romper el lomo cuando abres un libro o intentas mantenerlo como nuevo?
Depende de lo bien hecho que esté el lomo del libro. Hay veces que no hay más remedio, pero yo ni lo busco ni lo evito.

11.¿Escribes en tus libros?
Doblo las esquinas y subrayo a lápiz las citas que me gustan. No me parece mal, ni tan "horroroso" como dicen algunos. No me gustan los post-its porque no os podría tener siempre a mano, en cambio es muy fácil doblar una esquinita. Tampoco es como si se rajara la página de parte a parte, pienso yo...

12.¿Te mareas leyendo en el coche?
Sí. Hace poco leí en el autobús y no me mareé, pero no me atrevo a hacerlo en el coche. Más que nada por la música, las conversaciones, el paisaje...

sábado, 7 de noviembre de 2015

Reseñas Exprés: Segundas partes que resultaron ser buenas

La espada del destino, de Andrzej Sapkowski

¡Y así continúo con la saga de Geralt de Rivia! La verdad es que este libro no se diferencia mucho de la primera parte, pues sigue la misma estructura de cuentos. Lo único que cambia es que ya no hay ninguna historia que sirva de hilo conductor, lo que hace que no se sepa con exactitud cuánto tiempo pasa entre cuento y cuento. También están basados en historias populares, aunque esta vez, al menos para mí, han sido considerablemente más difíciles de identificar. 
En este libro se conocen nuevos personajes, como no podía ser de otra manera. Me han cautivado completamente. Al igual que en el primer libro los personajes están perfectamente construidos y resultan perfectamente realistas, con sus virtudes y sus defectos. Aparece uno nuevo en particular que me ha cautivado (¡es tan adorable!) pero no lo puedo revelar porque se consideraría un dato importante. La ambientación es parecida, y me encanta. Porque, seamos sinceros, ¿a quién no le atrae un mundo donde existen todas las normas que hay en los cuentos (besos de amor, derecho de la sorpresa...) pero que a la vez es tan cruel y despiadado como el de nuestro amigo George RR Martin? No se ve todos los días.
Me gusta cómo aparecen criaturas consideradas "perfectas" como seres engreídos y desdeñosos, de forma muy diferente a otras historias. Los elfos, por ejemplo, ya estamos hartos de que sean la raza siempre pura y siempre perfecta, y parece que el autor también.
Y el final... Ese final ha sido algo magnífico, algo que ya asienta un avance más lineal de la historia, por fin. Ha conseguido dejarme con las ganas de continuar, así que espero poder conseguir el tercero pronto.



La luz fantástica, de Terry Pratchett

Este es el segundo libro del Mundodisco y el segundo de la llamada "Saga de Rincewind". La línea temporal del Mundodisco es extraña, así que yo los estaré leyendo en orden de publicación para no acabar haciéndome un lío con las líneas temporales, cosa que probablemente haré de todos modos.
Aquí la historia que aparece es un poco más normal que en su predecesor (tampoco mucho, es el Mundodisco) y, al menos, es más fácil de entender y de seguir. Aparecen los mismos personajes que en la primera parte, y algún que otro nuevo. Es genial la manera que tiene de definir personajes: un cofre encantado que no habla, un Hechizo, un libro de hechizos... son personajes perfectamente válidos para él.
La ambientación está muy lograda, y el mundo está maravillosamente creado. Me encanta ese ambiente de locura perpetua que tiene, cómo no parece haber ni una sola persona, objeto o criatura mágica cuerda.
Y el humor de Terry Pratchett... A sus pies me quedo. Nunca había leído un libro que me hiciera reír tanto. Y lo mejor, o peor, según se mire, es que esos chistes son imposibles de subrayar a no ser que se subraye todo el libro. Es un humor sarcástico y preparado, a veces durante páginas enteras, y al terminar el libro todavía me quedé carcajeándome. 
Lo peor era que, gracias a mi versión en e-book, no había separación de párrafos, con lo que cuando se cambiaba de punto de vista tardaba un tiempo en enterarme de que ya no estaba en el bosque con Rincewind, sino en la Universidad Invisible con los magos de verdad.