expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 26 de diciembre de 2015

Reseña: Los Pilares de la Tierra, de Ken Follet

El gran maestro de la narrativa de acción y suspense Ken Follett nos transporta a la Edad Media, a un mundo fascinante de reyes, damas, caballeros, pugnas feudales, castillos y ciudades amuralladas. El amor y la muerte se entrecruzan vibrantemente en este magistral tapiz cuyo centro es la construcción de una catedral gótica. La historia se inicia con el ahorcamiento público de un inocente y finaliza con la humillación de un rey.

1. Los Pilares de la Tierra
2. Un mundo sin fin











Me duele mucho hacer esta reseña. En serio. Por un motivo muy sencillo: me lo recomendó una amiga muy apreciada, y lo empecé con las expectativas por la estratosfera. Desgraciadamente, no ha sido tan bueno como creía ni de lejos. Al ser tanta la expectativa, la caída fue descomunal.

No todo ha sido malo, por supuesto. Las descripciones de las catedrales y los edificios me han gustado. Muchos de los conceptos que explica ya los conocía (he estado visitando catedrales desde que tengo uso de razón), pero me ha gustado cómo los ha ido hilando. La ambientación medieval tampoco ha estado mal, aunque a veces era demasiado pesado en algunos aspectos (sí, ya hemos pillado que comían con cuchillo y no con tenedor) y creo haber detectado fallos bastante gordos en otros (protagonistas pasando calor en Castilla en Navidad. Ni siquiera la llaman Castilla, la denominan España cuando aún ese nombre ni siquiera pensaban utilizarlo, ya que "España" estaba dividida en varios reinos que no estaban demasiado unidos entre sí).

La historia en sí me ha gustado bastante poco. Comenzó muy interesante, a pesar de que nunca fue original, y según iban avanzando las páginas se iba haciendo cada vez más repetitiva. Prácticamente todos los capítulos siguen la misma historia, convirtiendo la historia del libro en algo anodino y repetitivo. Cada vez me costaba más seguir avanzando, y a duras penas conseguí terminarlo. El último cuarto, más o menos, ya parece casi una coda larguísima para una sinfonía demasiado pesada. Sigue habiendo dificultades y tal, pero ya está claro quién va a salir bien parado y quién no. Dentro de eso, las últimas cincuenta páginas se me atragantaron. Siguen una historia que a todas luces está ya terminada, y solo sirven para recordar un misterio que apareció al principio y resolverlo de forma decepcionante y esperada.

Los personajes han sido lo que menos me ha gustado de todo, y han sido el motivo por el que la valoración del libro es tan negativa. Estaban definidos por una sola característica, a lo sumo dos, y las mantenían sin cambios desde el principio hasta el final, a lo largo de esas casi mil páginas. No son tantos, realmente, los protagonistas con nombre son bastante pocos, así que no hay excusa para que no evolucionen a lo largo de la narración ni estén definidos. Además, dentro del libro pasan años, los niños se hacen adultos y los adultos, viejos. Y no cambian prácticamente nada su personalidad ni sus relaciones. 
También están divididos entre buenos y malos. Los malos son personajes terribles, que hacen lo peor y merecen lo peor. Dedican páginas enteras a describir sus maldades, y el autor les va castigando con pequeñas cosas (prácticamente todos son feos, por ejemplo). Por supuesto, hay que odiarlos. Y los buenos son todo lo contrario. Son perfectos, son compasivos, siempre ganan aunque los malos les hagan sufrir... El caso que más destaco es Aliena, una dama de la nobleza venida abajo que reúne todas las características ideales: guapa, inteligente, lee, sabe valerse por sí misma... Una Mary Sue en toda regla. 
El libro está inundado de sexo y violencia gratuitos. En serio, casi más que en Juego de Tronos. En la mayoría de los casos sirve para ver hasta qué punto son malos los malos, que se dedican a violar doncellas indefensas y a matar súbditos porque sí; o para premiar a los buenos con sexo placentero e ideal. Porque sí.

Yo lo siento, pero no he cogido un libro de novecientas páginas para leer una historia de buenos y malos.

En resumen
Lo mejor: Las descripciones arquitectónicas, a pesar de que no me han enseñado nada nuevo.
Lo peor: Personajes tan planos que parecen hechos de plastilina.

Nota:

No hay comentarios:

Publicar un comentario