expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 31 de diciembre de 2016

Mejores libros del 2016 + Propósitos literarios para el 2017

Este ha sido un año movidito. He terminado el instituto y estoy ahora en primero de carrera. Conseguí entrar al grado que quería, doble grado de Diseño y Desarrollo de Videojuegos con Ingeniería de Computadores, y lo cierto es que, aunque es un poco caótico, me encanta. También he terminado mis estudios en el conservatorio, con lo que ahora solo toco por diversión y no para estudiar.
He viajado muchísimo en transporte público, ya que parece que todo me pilla lejos de casa, y he tenido mucho, mucho tiempo de leer. De hecho, me puse un reto en Goodreads de leer cuarenta libros este año y por ahora llevo cincuenta y cuatro. No está nada mal. 
En cuanto a la escritura, he mandado mi primer libro a los lectores beta y a principios del año que viene lo voy a mandar a un concurso, a ver si hay suerte. También en mayo me apunté al taller de escritura Piratas de Tinta, con Iria G. Parente y Alba Quintas, con lo que empecé a planear una nueva novela que empezaré a escribir en febrero. 
Así que 2016 ha sido un año en el que el mundo se ha empezado a caer a pedazos, pero a mí en lo personal me ha ido muy, muy bien.

LOS MEJORES LIBROS

Mejor libro extranjero autoconclusivo: Stardust, de Neil Gaiman. Reseña aquí.
Mejor libro nacional autoconclusivo: Sorgina, de Alister Mairon. Reseña aquí.
Mejor libro extranjero perteneciente a saga: Aprendiz de asesino, de Robin Hobb. Reseña aquí.
Mejor libro nacional perteneciente a saga: Neimhaim, de Aranzazu Serrano Lorenzo. Reseña aquí.
Mejor mundo de fantasía: El mundo de La Primera Ley de Joe Abercrombie. Reseña aquí.
Mejor libro infantil/juvenil: Tu nombre después de la lluvia, de Victoria Álvarez. Reseña aquí.
Mejor clásico: Bodas de sangre, de Federico García Lorca. Reseña aquí.
Mejor personaje masculino: Ged, de la saga de Terramar de Ursula K.LeGuin. Reseña aquí.
Mejor personaje femenino: Cirilla de Cintra, de la saga de Geralt de Rivia. Reseña aquí. (a partir del tercero).

PROPÓSITOS

¿Cumplí los del año pasado?:

– Leer más de 40 libros. 
– Terminar la saga de Artemis Fowl x
– Terminar la saga de Geralt de Rivia x
– Releer Harry Potter antes de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos x
– Leer algo de Brandon Sanderson y de Joe Abecrombie 
– Leer la saga de la Rueda del Tiempo de Robert Jordan al menos hasta la mitad x (pero hay intención de intentarlo)
– Terminar de editar mi libro y ¿quién sabe? Mandarlo a alguna editorial. Bueno... .Lo primero sí, lo segundo está por ver.

Creía que se me daría mejor, pero no.

Propósitos para este año
– Volver a intentar leer La Rueda del Tiempo, y terminar Geralt de Rivia y Artemis Fowl.
– Ser más constante y escribir todos los días.
– Leer tantas autoras como autores, y, si es posible, más.

Son pocos, pero espero que sean algo más realistas. El reto de lectura ya me lo pondré en Goodreads. Sé que hay gente a la que no le gustan esas cosas, pero para mí, más que un reto es una manera de mantener la cuenta de los libros que leo.  Y, para qué engañarnos, a mí sí me gusta participar en esas cosas. 

¿Y vosotros? ¿Estáis de acuerdo con mis libros favoritos? ¿Tenéis propósitos literarios para el nuevo año? Contádmelo en los comentarios.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Reseña: La búsqueda del asesino, de Robin Hobb


El rey Artimañas ha muerto a manos de su hijo Regio. Al igual que Traspié o al menos eso creen sus amigos y adversarios. Pero con la ayuda de sus aliados y de la magia de las bestias emerge de la tumba, profundamente herido en cuerpo y alma.


También el reino se tambalea al borde del desastre: Regio ha saqueado y abandonado la capital, en tanto el legítimo heredero, el príncipe Veraz, continúa perdido en una disparatada búsqueda que podría depararle la muerte. Sólo su regreso, o el heredero que porta la princesa en su vientre, podría salvar a los Seis Ducados.

Llena de magia y maldad, de heroísmoy deshonor, de pasión y aventura, la Trilogía del Asesino es una epopeya compuesta con una voz irresistible. La prosa refrescante y original de Robin Hobb marca el comienzo de una nueva época en la literatura fantástica.




El Vatídico
1. Aprendiz de asesino
2. Asesino real
3. La búsqueda del asesino

Tenía ganas de ver cómo terminaba esta trilogía. El segundo libro acabó muy mal para sus protagonistas y me parecía que todo el desastre que se había formado necesitaría más de un libro para solucionarse. Además, esta no es la única trilogía de Hobb ambientada en los Seis Ducados y con estos personajes (tiene otras cuatro, si no recuerdo mal) y temía que siguiera esta historia en las siguientes, sin terminarla aquí. Menos mal que no ha sido el caso.

Me pilló justo en época de exámenes, así que se me hizo muy largo porque apenas tenía tiempo de leer. Además, el libro es muy tocho y Hobb no es la escritora más ágil del mundo, con lo que además de largo tuvo un punto de pesado. El ritmo es muy poco constante, había partes en las que no podía soltar el libro y otras en las que me daba la sensación de que pasaba páginas y páginas de vacío absoluto.

La historia no me pareció igual de cohesionada. Ya no tiene lugar en Buckkeep, sino allá afuera con Fitz dando tumbos de un lado para otro. Está bien porque se conocen muchos más aspectos del mundo, pero a veces me parecía que la historia no era una sola sino varias. Fitz parecía cambiar a lo largo de todo el libro, como si fuera un protagonista que cambiara en función de su historia. A veces era un asesino sin piedad, otras, un héroe arquetípico, otras, un adolescente asustado... Hay cosas que no cambian (su obsesión por Molly) pero los detalles hacían que me perdiera. Por ejemplo, al principio se hacen menciones a su barba, que le crece en seguida y se tiene que estar afeitando continuamente cuando no le sirve para ocultar sus cicatrices, pero al final no se hace mención a barba alguna, y yo creo que pasa tiempo suficiente como para que le creciera otra vez. Si a eso le sumamos que no sé qué edad tenía Fitz en esos momentos conseguimos el cóctel perfecto para que yo me termine de perder. 

Eso sí, el resto de personajes brillan como ellos solos. Empezando por el Bufón, que es uno de los personajes más adorables que me he encontrado. Me encanta cómo se preocupa por Fitz y cómo a veces le hace rabiar. Me gusta cómo a veces parece alguien viejo y sabio y otras, un niño travieso y despreocupado. Ahora entiendo por qué hay gente que quiere emparejar a Fitz y al Bufón, lo que hay entre ellos es amor, está claro. 
Regal sigue tan malvado y odioso como siempre, pero me encanta. Le intenta dar un poco de humanidad ("no es malo, solo tiene miedo") que no termina de funcionar, pero yo creo que en este caso no hace falta hacerlo humano, pues como malo malísimo es genial. Tiene unos planes magníficos e idea unas encerronas perfectas. No tiene escrúpulos en sacrificar a sus propios sirvientes, incluso a los más valiosos, y su odio hacia Fitz es superior a toda consideración racional. Lo odié con todas mis ganas, pero es algo con lo que casi disfruto.
El resto de personajes también son geniales. Es gracioso, porque la trilogía entera está en primera persona y justo el narrador, con el que debería tener una mayor conexión, es uno de los personajes que menos me gustan. Al menos creo que no soy la única. 

Hay mucha más magia que en entregas anteriores. Aparece en múltiples formas pero sin perder su forma y me parece increíble. Algo que en principio parecía tan limitado como es la Habilidad, que parecía solo servir para comunicarse a distancia, resulta tener infinitas aplicaciones, y todas son coherentes, ya que el mundo está pensado para ella. Y la manera que tienen los dragones de aparecer me ha parecido muy interesante. No son lo típico, desde luego.

Conclusión: Y a pesar de todo, mola

Lo mejor: Me encantan los personajes de Hobb
Lo peor: Falta cohesión

Nota: 


sábado, 10 de diciembre de 2016

Reseña: Contra la fuerza del viento, de Victoria Álvarez

Inglaterra, 1905. Han pasado unos años desde los acontecimientos narrados en Tu nombre después de la lluvia y la vida ha sido generosa con el equipo del periódico Dreaming Spires. Nada parece poder perturbar su tranquilidad, pero a finales de mayo los tres amigos reciben la visita de la bella y misteriosa señorita Stirling, que luce sus mejores galas y acude a la ciudad con una tentadora oferta para ellos.

 Alexander, Lionel y Oliver, acompañados por la excéntrica Veronica, acceden a acompañarla a una aldea cercana a Nueva Orleans para descubrir qué hay de cierto en la leyenda alrededor del Perséfone, un bergantín hundido misteriosamente en el río Mississippi en 1862. Nada queda del barco, y al principio la gente del pueblo parece poco dispuesta a recordar el pasado, pero al cabo de unos días sabremos mucho más del trágico destino de sus marineros, y cabe que incluso se revele la verdadera historia de la señorita Stirling...


Ciclo Dreaming Spires
1. Tu nombre después de la lluvia
2. Contra la fuerza del viento
3. El sabor de tus heridas

Me compré este libro en la Feria del Libro de Madrid. Quería la primera parte para que la firmara la autora y tal, pero se había agotado. Como no iba a quedarme sin firma, compré este y luego fui a por Tu nombre después de la lluvia. 
La historia de este volumen no me atraía tanto como la del primero (Irlanda me gusta mucho más que América, qué le vamos a hacer) pero tenía ganas de ver qué sucedía con los personajes. Me ha gustado un poco menos que el anterior, en general, pero tampoco ha sido terrible. 

La ambientación sigue siendo tan buena como en el primer libro. Es cierto que Nueva Orleans no me inspira tanto como Irlanda, y desde luego, no llegaba igual de predispuesta, pero se nota la dedicación que le ha puesto la autora. Se nota el olor de los pantanos, se oye el crepitar de las llamas, he llegado a sentir frío en algún momento. Me encanta cómo consigue transmitir no solo el aspecto visible de los escenarios, sino todos los aspectos de cada lugar para trasladar allí al lector de una manera espectacular. También es genial cómo consigue caracterizar a los personajes que están allí de forma creíble, que se note que son de allí y saben muchas más cosas que los protagonistas, extranjeros. 

Los personajes son algo más humanos, pero todavía les falta algo. El grupo de protagonistas es algo más amplio que en el libro anterior, y me gusta cómo hace que a todos ellos les pasen cosas de más o menos la misma magnitud sin que se vea que uno u otro tiene preeminencia sobre los demás. Es cierto que los Quills, tanto Alexander como Veronica, se han quedado un poco atrás, pero no por ello se hacen invisibles o dejan de tener importancia. 
Me ha gustado en especial la señorita Stirling, que es mucho más creíble que en el libro anterior. Ya se ve que sí puede desarrollar sentimientos y que bajo sus encajes hay una persona de carne y hueso. 

La historia es más compleja, pues en esta se separan tanto los personajes que cada uno casi da para su propia subtrama. Por una parte tenemos la investigación y lo que viene con ella, por otra, lo que ocurrió con el  Perséfone  y las personas cercanas a él, por otra, un romance y por último, un huérfano encontrando a su familia. Con tantas tramas sucediendo a la vez uno podría pensarse que hay un riesgo alto de perderse, pero no. En todo momento se sabe qué ocurre con cada personaje y no hay confusión posible. Además, cada uno tiene una voz bastante diferenciada, con lo que incluso si el lector se despista un momento puede volver a encontrarse rápido.

Hay que destacar, eso sí, la cantidad de drama que tiene esta historia, y no solo por lo ocurrido con el Perséfone, que ya es trágico de por sí. Se descubre el pasado de dos personajes y es algo tan terrible que casi parece un melodrama. Además, al final hay otro suceso terrible que parece escrito con saña. No me parece mal que haya drama en los libros, pero aquí me parece que se le ha ido un poco la mano.

Eso sí, el misterio final me ha dejado boquiabierta y ojiplática.

Resumen: Misterio, amor y lágrimas

Lo mejor: La ambientación es maravillosa
Lo peor: ¿Quieres drama? ¡Toma dos tazas!

Nota:

¿Y vosotros? ¿Lo habéis leído? ¿Tenéis pensado hacerlo? Contádmelo en los comentarios

sábado, 3 de diciembre de 2016

Reseña: El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde


El genial Oscar Wilde (1854-1900) quiso hacer de la belleza un refinamiento de la inteligencia, y para ello creó a uno de sus personajes más famosos: Dorian Gray, un hombre que encarna el mal y su castigo. El retrato de Dorian Gray es una de las piedras angulares en los debates entre la ética y la estética, el bien y el mal, el arte y la vida. Un clásico de la literatura que sigue asombrando a todo tipo de lectores.












Tengo muy buenos recuerdos de este libro, fue el primero que leí en inglés sin haberlo leído antes en español, y la primera vez que lo leí me fascinó. Me encanta ver cómo hay cosas que no cambian. 

La historia no tiene mucha complicación: El pintor Basil Hallward retrata al joven Dorian Gray y este, hechizado por la maestría del cuadro y poseído por un miedo irracional a envejecer y a perder esa belleza, desea que sea este el que el que cambie en su lugar, llegando a ofrecer incluso su alma. A partir de ahí comienza a juntarse con malas compañías y a desdeñar a las personas y sus sentimientos, buscando solo el placer personal, tal y como le enseña su amigo Lord Henry Wotton, sin perder su cara inocente ni su juventud.
 No tiene subtramas ni se centra en otro personaje que no sea el propio Dorian, y, aunque sea un libro corto, todo ocurre con bastante calma. No tiene apenas descripciones, tampoco, casi todo se construye a base de diálogos. 
Pero qué diálogos. 
No sé hasta qué punto se pueden considerar como la voz de los personajes o la del autor expresándose a través de estos. No tienen un mensaje que podríamos calificar de moral, tampoco de lo contrario, no sé siquiera si están pensados para que el lector se los tome en serio. Son muy ingeniosos, me encanta cómo todos los personajes tienen siempre respuesta para todo, y son una forma muy efectiva de mostrar la decadencia moral de Dorian Gray. Si al principio es Lord Henry el que habla de la hipersensibilidad de las mujeres o de cómo el placer propio ha de estar siempre por encima del ajeno, cerca del final es el propio Dorian el que no solo no se escandaliza con tales afirmaciones sino que añade las suyas propias. Además, no es un libro que juzgue lo "bueno" y lo "malo". Sabemos que Dorian hace cosas terribles, pero no sabemos el qué. Vemos cómo Lord Henry se las da de filósofo y le da lecciones para la vida, pero en ninguna parte se juzga lo que dice. El lector tiene libertad para opinar sobre ello, y consigue que sea un libro a la vez con mensaje y sin él, según la mirada de quien lea.

El único personaje que destaca es el protagonista. Me encanta cómo evoluciona, a pesar de las barbaridades que llega a hacer. Incluso cuando está en lo más bajo y lo más hipócrita se llega a sentir, si no comprensión, algo de lástima. El resto están un poco más difusos, solo los más cercanos a Dorian tienen una personalidad reconocible, y aún así parecen más alegorías que personas reales. Lord Henry es el "demonio" que le conduce a la perdición mientras Basil es el bien absoluto que solo desea su bien y lo ama adora ciegamente. 

El estilo está muy cuidado y la voz de los personajes, bastante conseguida. Es un libro en el que dan ganas de subrayar todas y cada una de las frases, y del que leer en voz alta es una delicia. Da gusto leer un producto tan bien hecho. 

Conclusión: Sé que lo volveré a leer una y mil veces. 

Lo mejor: La libertad de tomarse o no en serio las "lecciones morales" que van soltando los personajes
Lo peor: Los personajes femeninos están muy estereotipados

Nota:

sábado, 26 de noviembre de 2016

Reseña: Trilogía de la Fundación, de Isaac Asimov

El hombre se ha dispersado por toda la galaxia. La capital del Imperio es Trántor, nido de intrigas y corrupción. Gracias a su ciencia, fundada en el estudio matemático de los hechos históricos y el comportamiento de las masas, el psicohistoriador Hari Seldon prevé la caída del Imperio y el retorno a la barbarie durante varios milenios. A fin de reducir este período de barbarie a mil años, Seldon decide crear una Fundación en un extremo de la galaxia.

 La trilogia de la fundación está considerada la mejor serie de la ciencia ficción universal. Como tal, fue galardonada en 1966 con un premio Hugo, y ahora Debolsillo la presenta reunida en un único volumen: una lectura imprescindible para los amantes del género.





Tenía ganas de leer a Asimov aunque no estaba entre mis prioridades. No había leído nada de ciencia ficción y tenía ganas de empezar con este género, y no creía que la oportunidad fuera a llegar tan pronto: un compañero de la universidad me dejó este volumen que recopila los tres libros de la trilogía original de la Fundación. Asimov es uno de los grandes del género y desde luego uno de los clásicos, pero a mí esto no ha terminado de convencerme.

El comienzo es muy interesante, vemos como Hari Seldon expone su teoría de que el Imperio va a caer en quinientos años (a la vuelta de la esquina, vamos) y que tras su caída habrá treinta mil años de barbarie a no ser que se lleve a cabo su plan. Utiliza una "ciencia" conocida como psicohistoria, que convierte las acciones humanas en números y gracias a las matemáticas es capaz de predecir el futuro, aunque solo en lo que se refiere al comportamiento de las masas, no a los individuos particulares. Vemos también los primeros pasos de la Fundación y cómo empiezan a descubrir que su cometido no es crear una Enciclopedia precisamente. Sin embargo, se desinfla pronto. En seguida se vuelve soso y predecible, pues a pesar de que aparezcan dificultades con el gobierno de la Fundación todos sabemos que de un modo u otro van a salir adelante, pues así lo predijo Seldon, y sus predicciones son infalibles. La historia se va haciendo más interesante conforme el libro avanza, pero el ritmo de mejoría es muy lento y hay que tener mucha paciencia para llegar a la parte interesante. Al menos puedo decir que tras pasar la mitad (una mitad de cuatrocientas cincuenta páginas) el componente predecible se pierde, tanto que hay un par de giros que no me esperaba, lo cual sorprende en un libro que parecía tan anodino.

Los personajes son planos como el papel. Tampoco necesitan ser más complejos, puesto que aparecen durante espacios muy cortos de tiempo. Conforme avanza la trama se van haciendo algo más interesantes y apareciendo más, pero nunca llegan a ser humanos. Sus vidas no tienen importancia ninguna, ya que son meros instrumentos, y por eso el libro en general me ha resultado demasiado frío.
Hay que destacar la carencia casi total de personajes femeninos. Apenas hay cinco en las casi novecientas páginas de la trilogía y están muy mal repartidos. En el primer libro solo aparece una mujer que ni siquiera tiene nombre, una mujer que se queja de lo insulso de su matrimonio mientras los hombres discuten estrategia y matemáticas avanzadas. No hay una sola científica en la Fundación. Es cierto que en el segundo libro mejora, aparece Bayta, que es bastante más inteligente que su marido y descubre un gran secreto mucho antes que él, y que en el tercer libro se sale con Arcadia, una niña muy inteligente y orgullosa con un gran futuro por delante; pero siempre están en una posición de inferioridad con respecto a los hombres. Sé que esta trilogía tiene más de sesenta años y que las ideas con respecto a las mujeres han cambiado mucho en ese tiempo, pero sería muy triste que alguien tomara como modelo los personajes femeninos de aquí para escribir ciencia ficción.

Echo un poco menos el componente más científico. Sé que la psicohistoria se basa en las matemáticas, pero no tengo la menor idea de cómo funcionan; sé que tienen microgeneradores de energía atómica, pero no sé cómo los han hecho tan compactos. Sí, dice términos científicos, pero son muy vagos. Me habría gustado que se mojara un poco y tratara de describir alguno de los artefactos que utilizan los personajes porque si no todo resulta demasiado irreal.

Algo que me ha parecido también un poco increíble es el tratamiento del tiempo. Hasta donde yo sé los seres humanos no se han hecho mucho más longevos, y sin embargo hablan de sucesos que ocurrieron trescientos años atrás como "recientes" y de la futura destrucción del Imperio, en quinientos años, como "inmediata". Teniendo en cuenta la velocidad a la que avanza el mundo actual, cuando incluso entre décadas hay enormes cambios no veo lógico que se hable de cientos de años en el futuro como pronto. No sé si en este momento Asimov pensaba en que trescientos años antes de la publicación del libro aún había monarcas absolutos en toda Europa.

El estilo no es un horror pero tampoco es la octava maravilla. Está bien, es concreto, casi científico, pero también es frío. Ni el narrador ni los diálogos transmiten nada. Yo prefiero los libros con mayor contenido emocional.

Conclusión: Está bien, pero hace falta paciencia

Lo mejor: Me gusta la idea de la que parte
Lo peor: No te encariñarás con ningún personaje ni aunque quieras

Nota:


sábado, 19 de noviembre de 2016

Reseña: La costa más lejana, de Ursula K. LeGuin

El joven Arren, príncipe de Enlad, heredero del trono de Morred, llega a la isla de Roke con malas noticias. No sólo no hay magia en el mundo: una inquieta desazón se ha extendido por los Confines. La gente no encuentra sentido a la vida. Los artesanos y el comercio están arruinándose, las leyes declinan, la esclavitud aumenta. Algo perturba el Equilibrio del mundo.

 Decidido a descubrir el mal que está causando el desequilibrio y amenazando a Terramar, Ged el Archimago se hace a la mar acompañado por el joven Arren y llega eventualmente a «la costa más lejana», la isla de Selidor, donde alguien ha abierto la puerta que lleva de la vida a la muerte. Sólo atravesando el reino de los muertos -descubre Arren-, escalando las Montañas del Dolor, encontrará el Equilibrio, ayudará a restaurarlo, y será capaz de gobernar las vidas de otros hombres.




Ciclo de Terramar:
1. Un mago de Terramar
2. Las tumbas de Atuan
3. La costa más lejana
4. Tehanu
5. Cuentos de Terramar
6. En el otro viento

Ya estaba acostumbrada, más o menos, a que en las historias de Terramar hubiera un mensaje, o al menos un tono, más filosófico que en las novelas de fantasía medias. En este libro, sin embargo, ese trasfondo está mucho más visible, llegando a empañar por completo toda la historia. No era lo que esperaba, pero está claro que LeGuin no suele hacer lo que el lector de fantasía medio se espera. 

El personaje que ofrece el punto de vista es Arren, un joven príncipe que se parece más al arquetipo de héroe al que estamos acostumbrados. Como no podía ser de otra manera, Ged (ahora ya viejo) es su guía y compañero. Volvemos a verle como algo ajeno a lo que no siempre se comprende, y yo creo que eso es algo que añade mucho más encanto al personaje. Aparenta ser transparente, pero siempre parece tener secretos, cosas que no quiere confiarnos.

La relación entre estos dos personajes me ha encantado, aunque es verdad que no es tan tierna que como la que tenía con Tenar ni me ha parecido igual de profunda. Donde Tenar sentía rechazo, Arren solo siente la más profunda devoción, y mientras ella iba confiando cada vez más, él confía cada vez menos hasta que consigue más o menos comprenderlo. Aquí Ged se comporta como un mentor, alguien por encima, mientras que con Tenar era más un igual, alguien que estaba incluso más perdido que ella. Me gusta esta faceta del personaje, ya más viejo y tranquilo, aunque echo de menos la fuerza que tenía en su juventud. 

He felt the Archmage's touch as a thrill of glory. For Arren had fallen in love. 

El mensaje que el libro transmite no es otro que lo inevitable de la muerte y la aceptación de esta, pues un mundo sin muerte es un mundo estático en el que nada crece y nada tiene importancia. A pesar de ser uno de esos mensajes que se ven señalados con letras de neón no me ha molestado en absoluto. Puede que sea porque el narrador no dice nada al respecto y todo es a base de intervenciones de Ged y lecciones que saca Arren. Todo se refuerza con la visión de un Ged débil y en decadencia, que pierde el conocimiento varias veces y se encuentra siempre a merced de Arren, más joven y fuerte. 

El estilo de LeGuin sigue tan bueno como siempre. Con ella hasta leer la lista de la compra es un placer digno de dioses. Este libro, sin embargo, se me ha hecho algo más pesado que los dos anteriores, quizás porque los personajes no han terminado de llegarme o por algún motivo que desconozco. 

Y, casi se me olvida, hay dragones.

Conclusión: 

Lo mejor: Me ha hecho pensar. Mucho.
Lo peor: Se hace algo pesado en ocasiones. 

Nota: 

sábado, 12 de noviembre de 2016

Reseña: Corazón de tinta, de Cornelia Funke

¿Quiénes son Dedo Polvoriento, Capricornio o Lengua de Brujo? ¿Qué tienen que ver con Meggie y Mo, su padre? ¿Por qué el nunca le ha revelado su gran secreto? Cuando Mo saluda a un extraño visitante que aparece en su casa, ella presiente un peligro, quizá una gran amenaza… y entonces huyen a la casa de tía Elinor, propietaria de una de las más fascinantes bibliotecas que uno pueda imaginar. Meggie descubrirá que los forasteros que misteriosamente aparecen y desaparecen, como aquel visitante nocturno, llaman a su padre Lengua de Brujo, pues tiene el don de dar vida a los personajes de los libros cuando lee en voz alta. Esta novela de Cornelia Funke es el comienzo de la Trilogía de la Tinta, la mejor aventura al mundo de los libros.








Mundo de tinta:
1. Corazón de tinta
2. Sangre de tinta
3. Muerte de tinta

Cuando oí hablar de este libro por primera vez fue hace ocho años, cuando salió la película. A esa edad todas las películas de fantasía me parecían magníficas, y tras ver esta y descubrir que estaba basada en un libro quise leerlo cuanto antes. Sin embargo, fue pasando el tiempo y se me fue olvidando, hasta que este año (sí, este, pasó mucho tiempo) vino Cornelia Funke a la Feria del Libro de Madrid. No conseguí su firma porque se me pasó pero sí compré el libro. Ocho años después. Mejor tarde que nunca, supongo. 

La idea es bastante distinta a lo que nos encontramos por norma general en fantasía. Los protagonistas no viven en otro mundo u otra época, tampoco viajan a reinos fantásticos. Sucede todo lo contrario: los habitantes de los libros vienen a nuestro mundo. ¿Quién no ha deseado alguna vez que un personaje que adora fuera real, al fin y al cabo?

Si hubiera que clasificarlo, supongo que lo pondría en middle-grade, fantasía para niños aunque no infantil. El estilo es sencillo y los personajes se pueden dividir en "buenos" y "malos", pero lo que más destaca no es eso: es la presencia activa del padre de la protagonista y la carencia casi absoluta de relaciones románticas. Solo por eso ya es un libro que merece la pena, pues explora las relaciones familiares y de amistad sin centrarse en el amor romántico que tanto satura la literatura juvenil en particular. 

Los personajes no son lo más humano del mundo, pero cada uno tiene una voz diferenciada. Se mueven en los matices de blanco y negro, aunque hay algunos, como Dedo Polvoriento, que van más por tonos de gris. Me encanta la fuerza que tienen los dos personajes femeninos principales: Meggie como Elinor. Meggie es una niña de doce años que adora dos cosas por encima de todo: su padre y los libros. Es un personaje que más o menos se comporta de acuerdo a su edad y que tiene un arrojo impresionante, hace preguntas, no se conforma con evasivas, y aunque su padre es casi lo único que tiene no siempre se deja convencer por él. Es independiente, pero no duda en pedir ayuda cuando ella sola no puede salvarse.

-¡Mira a tu hija! -le susurró-. Valiente como... como... -quiso comparar a Meggie con el héroe de alguna historia, pero todos los que le venían a la mente eran hombres, y además ninguno le parecía lo bastante arrojado para rivalizar con la niña que, tiesa como una vela, miraba orgullosa a los chaquetas negras de Capricornio. 

Lo mismo se puede decir de Elinor. Se presenta como una vieja cascarrabias, pero su personaje no se queda ahí. Tiene un carácter muy fuerte y lucha por lo que quiere. Me gusta también porque su historia no gira alrededor de ningún hombre, como a veces sucede con las "viejas solteronas", gira alrededor de sus libros, a los que adora por encima de todo, y del recuerdo de su sobrina desaparecida.

El villano, Capricornio, es completamente malvado y sin redención posible. No tiene motivos para hacer lo que hace ni una sola cualidad que le haga más humano. Es frío, calculador, no aprecia nada ni nadie e inspira un miedo tal que hasta su propio creador llega a temerlo. Es uno de esos villanos que uno adora odiar, de los que se espera lo peor y siempre exceden las expectativas del lector. Es un malo grandioso.

-Te habría protmetido la luna si me hubiera sido útil -dijo Capricornio mientras arrojaba Corazón de Tinta sobre el montón de sus congéneres con expresión aburrida-. Me encanta hacer promesas, sobre todo las que no puedo cumplir. 

El estilo ha sido lo que me ha fallado. Es sencillo, pero demasiado seco, no conseguía introducirme en la historia del todo. Los diálogos parecían forzados muchas veces, y la historia avanzaba bastante más despacio de lo que me gustaría, no es hasta algo más de la mitad cuando empiezan de verdad a pasar cosas, y aún así todo ocurre muy despacio. 
Algo que tampoco me ha terminado de convencer ha sido el amor que tienen Mo, Meggie y Elinor a los libros. Sí, sé que hay gente que los adora, cuida y colecciona, pero con decirlo una vez vale. Durante toda la primera mitad del libro no para de repetirse lo bibliófilos que son, lo mucho que leen, cómo se llevan los libros más queridos de viaje... Y eso llega a cansar, porque llega a un aire pedante bastante molesto. 

Conclusión: Bueno, pero demasiado lento

Lo mejor: La idea es demasiado genial
Lo peor: No hace falta que se nos recuerden las aficiones de los protagonistas a cada párrafo

Nota:

sábado, 5 de noviembre de 2016

Reseña: Tu nombre después de la lluvia, de Victoria Álvarez

Érase una vez en Irlanda...

Corren los primeros días de enero de 1903 y el profesor Quills, un hombre sabio y triste, vuelve a su casa de Oxford después de asistir a unas conferencias en Londres; Oliver Saunders, joven y tímido, trabaja en su pequeño cuarto de Balliol College, rodeado de diccionarios y novelas góticas; Lionel Lennox, amante de la buena vida y de las faldas ligeras, está en Egipto, a punto de profanar la tumba de una princesa para llevarse una joya de inestimable valor.

Poco tienen en común los tres amigos, excepto el interés por las nuevas ciencias que exploran el mundo del más allá, y muy pronto sus ganas de saber los llevarán a Irlanda, una tierra plagada de leyendas, donde las piedras tienen una historia que contar y el sonido de la lluvia se confunde con el llanto de las mujeres.



Ciclo Dreaming Spires
1. Tu nombre después de la lluvia
2. Contra la fuerza del viento
3. El sabor de tus heridas

Descubrí este libro a principios de este año. La historia de cómo lo conocía es graciosa, porque en un principio (muy al principio) creía que la autora era de habla inglesa y que trataba de un romance con trasfondo histórico. Después descubrí que además había una banshee involucrada, y eso sumado a que está ambientada a principios del siglo XX en Irlanda me terminó de convencer para leer este libro. Y al fin lo he conseguido.

Si hay algo que hay que destacar por encima de todo es la ambientación. Está conseguida hasta el punto de sentir el olor a lluvia,  el frío, el sonido de las olas al romper con los acantilados. Me encanta porque huye de los clichés que se asocian a Irlanda y nos muestra lo que en esa época era: un lugar pobre, atrasado, anclado en glorias pasadas. Todos los detalles están calculados y no se deja nada por especificar: puede contar todos los pormenores de un juicio y transcribir el gaélico a la perfección, de forma que cuenta poco y muestra mucho, y eso es genial. La documentación ha tenido que ser bestial si consigue trasladarnos a su mundo con tanta exactitud.

La historia no es para nada lo que me esperaba. De todas las hipótesis que se formaron en mi cabeza al leer la sinopsis ninguna incluía una historia de fantasmas y fenómenos paranormales, y tampoco pensé que, en efecto, fuera fantasía. Ha sido una muy grata sorpresa.
La primera mitad es bastante lenta y en ella se presentan los personajes, conflictos y demás, pero la segunda es un no parar de misterio y emociones. Ahí es donde se ve que toda la introducción de la primera parte era necesaria, como ha sabido construir la tensión. Me gusta cómo no solo se centra en la banshee, sino en todo lo que esta provoca en el pueblo, sus habitantes y, por supuesto, sus dueños e incluso más allá.

También hay amor, de amigos y de pareja. Como tal hay dos relaciones y son la cosa más adorable del mundo. Consigue que no queden forzadas y que el lector llegue a involucrarse y a pedir a gritos que, por favor, esos dos acaben juntos. Son relaciones bastante ideales, todo hay que decirlo, y a veces (en una de ellas) se pasan de azúcar, pero me han gustado de todas formas.

Podría decirse que el centro son los personajes, pero aquí hay que incluir algo que no es tan positivo. No es que sean planos ni que estén mal construidos, solo que les ha faltado algo. Los protagonistas parten de arquetipos: el científico, Quills, el mujeriego, Lionel, y el romántico, Oliver, y no parecen salirse demasiado de esos moldes. A lo mejor Quills es el más humano, porque se descubren ciertos sucesos que le dan algo de profundidad, pero los otros dos me han sabido a poco. Los secundarios son algo más creíbles, pues no parten de estos modelos, pero aún así les falta un algo, una chispa, para que consiga creérmelos del todo. Sin embargo, no por ello es imposible empatizar con ellos o preocuparse, y lo dice alguien que estuvo pegada a las páginas con el corazón en la garganta esperando ansiosa al desenlace.
Algo a destacar es que muchos personajes son "buenos" o "malos". Fue algo que me molestó durante la mayor parte del libro, aunque al final se revela que los que parecían buenos en realidad eran seres sin escrúpulos y los que parecían crueles no eran tan malvados como parecía. No os dejéis llevar por las apariencias, niños.
Y la revelación que hay sobre la señorita Stirling me dejó descolocada del todo. Si eso no es motivo para leer, no sé qué será.

Conclusión: Irlanda, banshees y principios del XX, ¿se puede pedir más?

Lo mejor: Incluir fantasía ahí es algo arriesgado y ha quedado muy, muy bien.
Lo peor: A los personajes les falta un poco de profundidad.

Nota:


sábado, 29 de octubre de 2016

Reseña: Las tumbas de Atuan, de Ursula K. LeGuin

Al elegir a la joven Tenar como alta sacerdotisa de los antiguos e innombrados Poderes de la Tierra le quitaron todo lo que tenía: hogar, familia, posesiones e incluso su nombre. Pues es ahora Arha, la Devorada, guardiana de las oscuras Tumbas de Atuan. 
Un día, cuando se está aprendiendo a orientar a través del oscuro laberinto, un joven mago, Ged, llega a robar el secreto mejor guardado de las Tumbas, el anillo de Errerh-Akbe. Pero Ged además lleva consigo la luz de la magia y juntos, él y Tenar, escaparán de la oscuridad en la que se ha convertido su culto.










Ciclo de Terramar:
1. Un mago de Terramar
2. Las tumbas de Atuan
3. La costa más lejana
4. Tehanu
5. Cuentos de Terramar
6. En el otro viento

Qué ganas tenía de continuar la saga de Terramar. Ya dije que el primer libro me había parecido un resumen de algo más grande, y que tenía ganas de saber más cosas sobre Ged. No es lo que vais a encontrar aquí, pues habla de un personaje muy distinto que se mueve en un ambiente completamente opuesto. Sin embargo, no es peor por eso ni tiene menos interés, y de hecho, me ha gustado más que su predecesor. 

El foco esta vez recae sobre Tenar, una joven elegida para ser alta sacerdotisa del culto de los Innombrados, pues se supone que es la reencarnación de la anterior. Su vida no puede ser más diferente a la Ged: su culto adora la oscuridad y de hecho hay partes del templo donde no puede entrar la luz, no aprecian la sabiduría, consideran la lectura como algo diabólico y es un culto en el que solo las mujeres participan. El único hombre que ella conoce es un eunuco que se encarga de protegerla.
El ambiente que se respira es opresivo. Los dioses a los que sirve piden actos crueles y poco a poco se va quedando sin amigas, puesto que ella es diferente, es la que está destinada a mandar. Cada vez que describían la situación del templo, sus interiores o cualquier aspecto relacionado con el culto a mí se me encogía el corazón. Y era aún peor cuando veía que ella se sometía a los mandatos. 

Sin embargo, esta no es una historia que cuente las tragedias de la vida de Tenar, sino cómo consigue salir del agujero en el que la han metido. Cómo empieza a tomar sus propias decisiones, cómo lucha contra aquello que otros le han impuesto, cómo madura. Ella no ha cometido un error terrible como Ged, de sus actos no pende el destino del mundo, pero no por ello deja la historia de ser emocionante.

El personaje me ha encantado. Empieza dejándose llevar por el resto de sacerdotisas y poco a poco comienza a ir tomando sus propias decisiones. A lo largo del relato evoluciona y cambia hasta llegar a ser realmente ella y no una marioneta manejada por otros.
El resto no están tan dibujados, pero aún así resultan creíbles. Y al ser el culto algo solo permitido a las mujeres tenemos una gran galería de personajes femeninos. Hay sacerdotisas que cuidan de ella y otras que la desprecian, algunas dejaron de creer en los dioses y solo buscan ascender en la orden y otras que solo quieren escapar. No se profundiza mucho en ellas pero es increíble cómo consigue caracterizarlas con unos pocos trazos.
Además, aparece Ged más o menos a la mitad del libro. Se le presenta como algo ajeno, extraño, y esa sensación permanece durante todo el libro. No se descubre nada nuevo acerca de él ni de la magia, pero la relación que tiene con Tenar es una de las cosas más monas que he visto en mucho tiempo. No es el centro de la historia ni mucho menos, aquí no pasa de secundario y eso hace que sea más interesante por el halo de misterio que ahora le rodea. 

La historia transcurre en un periodo bastante más pequeño que la anterior, lo que hace que sea más una narración completa que un resumen, como me pareció la historia de Ged. Y el estilo mantiene el tono mítico y legendario de la primera parte. Si la saga sigue este ritmo voy a tener que inventarme una nueva puntuación para la última parte.

Conclusión: Oscuro, pero esperanzador

Lo mejor: Los personajes son oro puro
Lo peor: Se me ha hecho corto

Nota:

sábado, 22 de octubre de 2016

Reseña: Sorgina, de Alister Marion

Paloma y el enigmático Aker se abren paso por el misterioso territorio del norte peninsular, en el que las criaturas más fantásticas y terribles coexisten con la superstición de las gentes sencillas. La enigmática mujer rubia, llamada sorgina por su acompañante, se enfrentará a seres que acechan en los territorios boscosos que existen demasiado cerca de las aldeas. Por si eso fuera poco, el cruel César, legado del responsable del proceso de Zugarramurdi, persigue a ambos cazadores con el celo de un fanático.










Tenía unas ganas tremendas de leer esto desde que me enteré de que existía. El porqué es muy sencillo: Alister tiene un blog de escritura maravilloso en el que, además de sus consejos de construcción de mundos, muy bien pensados y útiles, cuelga unos relatos alucinantes. Yo suponía que el libro de alguien así sería muy bueno, y no me ha decepcionado.

El mundo, si se le puede llamar tal, es muy diferente a todo lo que he visto hasta ahora. Está ambientado en la Asturias del siglo XVII, y los seres mágicos que aparecen están sacados, precisamente, de ese lugar. Hay xanas, cuélebres, musgosus... Desde luego, no es lo que suele aparecer en las obras de fantasía, y si además le añadimos que el ambiente es de todo menos feliz y alegre tenemos la combinación ideal para que dé igual todo lo demás, ya es algo que vale la pena leer. 

El estilo me ha sorprendido mucho. No está cuidadísimo, pero fluye muy bien y no permite al lector distraerse. Una vez que atrapa a su presa ya no la deja escapar. Los diálogos me han sorprendido bastante. No os voy a engañar, a veces resultan un poco raros e incluso forzados,  pero otras parecen reproducir el habla tal cual. Incluso reproduce el dialecto astur en las intervenciones de los paisanos, y eso es algo que me ha encantado.

-Ye una aldea pequeña la mía -explicó Pedro, ajeno a los comentarios malintencionados-, nun somos más de veinte. Pero también ellí sufrimos los ataques del monstruo. Una chica llevose. Pobruca, no más de doce años tenía.

Me ha recordado mucho a Sapkowski, primero por el ambiente oscuro que parece impregnar todas las páginas y segundo por la manera de alternar el habla de los paisanos y la voz correcta del narrador. Además, la protagonista tiene unos cuantos puntos que son muy de Geralt de Rivia. No se puede decir que sea igual, pero se da un aire muy fuerte.

Los personajes tienen un desarrollo interesante. Solo hay tres principales, la protagonista, su compañero y el malo, y secundarios que aparecen y se van. El libro no es lo bastante largo como para darles una personalidad profundísima ni evolución alguna, pero son reconocibles y, por qué no, hasta memorables.  
Hay que destacar a César, el terrible inquisidor. Es un ser sádico y despreciable en todos los sentidos. No tiene ninguna cualidad redentora y la justificación para sus hechos está un poco manida ya, pero es un personaje al que uno adora odiar. Su alma es negra del todo, pero da igual.

La historia no es lo más original del mundo, una "sorgina" que huye de un inquisidor con unos cuantos añadidos que no voy a contar, pero la ambientación es tan original que solo eso hace que ya brille. Se me ha hecho corta, eso sí, y parece más un relato largo que una novela propiamente dicha. He echado de menos algo de profundidad en los personajes y de desarrollo en la trama. Hay veces que parece que se van encontrando monstruo tras monstruo porque hay que presentarlos y parece más un "Criaturas mágicas y cómo matarlas" que una historia. Se lee muy rápido y no se hace aburrido en ningún momento, pero no viene mal algún pasaje que prepare al cuerpo para la siguiente lucha, que se vea que todo eso lleva alguna parte y que no aparece ahí porque sí. 

El final me ha sorprendido, en especial en lo concerniente a Paloma (me encanta la sorpresa que se lleva). Decepciona un poco, porque durante toda la historia se va prometiendo un enfrentamiento que al final no se da, pero en general es un buen broche. Quiero pensar que deja la puerta abierta a continuaciones. 

Conclusión: Original, sangriento, corto y molón

Lo mejor: Que se atreva a usar mitología española y a darle un toque grimdark
Lo peorSí, es una buena historia autoconclusiva, pero sabe a poco. 

Nota:


sábado, 15 de octubre de 2016

Reseña: Asesino real, de Robin Hobb

El joven Traspié Hidalgo se convierte en el catalizador que habrá de alterar la trayectoria de una casa real en grave peligro, en este estremecedor relato del reino costero de los Seis Ducados.

Traspié ha sobrevivido a su primera misión peligrosa como asesino del rey, aunque de resultas ha salido muy mal parado. Maltrecho y resentido, se propone quebrantar su juramento al rey Artimañas y quedarse en las lejanas montañas. Pero el amor y unos hechos de tremenda urgencia lo llevan de regreso a la corte de Torre del Alce y a las mortíferas intrigas de la familia real.

Los Corsarios de la Vela Roja, renovando sus feroces ataques sobre la costa, dejan a su paso aldeas calcinadas y víctimas enloquecidas. El reino sufre asimismo un ataque desde dentro, pues la traición amenaza el trono del rey afligido. En este momento de gran peligro, la suerte del reino podría estar en manos de Traspié, cuyo papel en la salvación de los Seis Ducados bien pudiera exigirle el más terrible de los sacrificios...


El Vatídico
1. Aprendiz de asesino
2. Asesino real
3. La búsqueda del asesino

Solo habiendo leído dos libros, Robin Hobb se ha convertido en una de mis escritoras favoritas. Consigue cumplir casi todas mis expectativas sin despeinarse aunque cabe decir que, en mi opinión, esta segunda entrega del Vatídico es un poco más floja que la primera. 

El estilo sigue igual que en el primer libro. No es descriptivo como tal pero consigue crear imágenes muy vívidas con muy pocas palabras. No tiene tampoco grandes artificios, pero consigue crear un ritmo especial. Leer esto en voz alta es un placer, sin duda. 

El número de personajes se dispara con respecto al primer libro. Los que había cobran una nueva importancia y aparecen un montón de personajes nuevos, especialmente femeninos. En la narración transcurre bastante menos tiempo que en el libro anterior, con lo que la evolución no es tan evidente, pero sigue ahí. 
FitzChivalry (o Traspié Hidalgo) comienza con quince años, en el punto en el que se quedó en el libro anterior, y es mucho más maduro que en el primer libro. Parece que entre los dos tomos ha crecido demasiado. En muchas partes no parece que tenga esa edad, sino tres años más mínimo. Al menos la esencia del personaje se mantiene, eso sí, más calculador y menos dubitativo que en el primer libro. 
Kettricken, la nueva esposa del príncipe Verity evoluciona de forma bestial, y se ha convertido en uno de mis personajes favoritos. La conocimos al final del libro anterior, y ahora se ve cómo llega a la Corte, a un ambiente desconocido y hostil. Es inocente en un principio, pero poco a poco se va haciendo más calculadora y se va acostumbrando al comportamiento cortesano. Es un personaje que tiene una fuerza increíble, pero aún así se la puede ver débil en algunos momentos, cuando el infortunio la supera. Se cae y es capaz de levantarse, y me encanta. 
También es interesante mencionar a Regal, el más pequeño de los príncipes y rival de Verity. Es uno de esos personajes que uno adora odiar. Es ambicioso y no para ante nada para conseguir su objetivo: ser el rey. Odia al protagonista y hace todo lonecesario  para librarse de él, en parte porque se interpone en su camino y en parte por el simple hecho de ser un bastardo. Sin embargo, no ve más allá de su ambición y toma decisiones estúpidas que le perjudicarán a largo plazo. Es un personaje completamente negro, pero yo espero que eso acabe siendo su tumba. 

La trama va algo más despacio que en el libro anterior, y en ocasiones parece que no pasa nada en montones de páginas. Es desesperante porque todos saben lo que está tramando Regal, pero son incapaces de hacer nada, ya sea por falta de pruebas o para evitar tensiones que provocarían catástrofes mayores. Además, los Forjados se van acercando a la fortaleza, revelando que son un peligro mucho mayor de lo que parecía en un principio. 

Aquí también aparece por primera vez una trama romántica, entre FitzChivalry y el personaje con el que todos sabíamos que iba a terminar. Está bastante bien llevada, aunque al principio ella no me caía demasiado bien. Me gusta cómo dejan entrever la tensión de un amor imposible y cómo aprovechan todos los momentos que tienen para estar juntos hasta que uno de los dos tiene que huir. Seré sincera, no tenía mucha fe al principio, pero al final sí que me llegó y me hizo soltar alguna lagrimica, 

Se explora un poco más la magia, en especial lo relativo a la Maña. Por fin se ve que es algo que trae problemas y que, en efecto, está mucho peor valorado que la Habilidad, tanto que aquellos que la practiquen pueden acabar ahorcados junto con los animales con los que forman vínculos. Al fin podemos ver que lo que hace Fitz es peligroso de verdad. 

Conclusión: Buena continuación, buen libro de paso.

Lo mejor: Me encanta cómo se usa la Maña. En serio. Yo también quiero.
Lo peor: Ya está bien de buenos contra malos.

Nota:

sábado, 8 de octubre de 2016

Reseña: Cazador y presa, de Ana Katzen


Sarket ya debería estar muerto. Debió haber muerto con su madre al nacer, y cuando se enfermó de neumonía, y cuando los cirujanos cometieron una negligencia al implantar el aparato que ayuda a su corazón a seguir latiendo. Lo cierto es que, por algún motivo que los médicos aún no logran comprender, sigue con vida. Habrá quien lo atribuya a un milagro, aunque eso es imposible. Los milagros desaparecieron junto con los dioses hace mucho tiempo, cuando el rey loco les declaró la guerra y los asesinó. Pero ¿es posible matar a un dios? ¿Están los dioses muertos o solo guardan silencio?










Los moradores del cielo
1. Cazador y presa
2. Hierro fatuo
3. ¿?

Llevo teniendo este libro pendiente desde febrero por lo menos. No es que no quisiera leerlo, es que había otros muchos que tenían más prioridad y fui dejando este hasta que al fin me dije que tenía que dejar de procrastinar. La autora tiene una página maravillosa en la que da consejos de escritura, así que yo supuse que el libro sería muy bueno. Me quedé corta. 

El mundo que ha creado es genial. No es un mundo medieval ni de lejos, aunque en el prólogo lo parezca. Tiene tecnología, universidades, educación al alcance de todos, pistolas, aviones, girobuses que llevan a uno de un lado a otro de la ciudad... y no tiene palomitas.

Pero no hubo respuesta, y Ẹnor siguió caminando sin darse cuenta de que tres mujeres, hija, madre y abuela, las veían alejarse con los ojos bien abiertos mientras comían palomitas de maíz. Quizás cabría añadir que las palomitas de maíz no habían sido inventadas aún.

No se dan grandes descripciones del aspecto de las calles, pero ya se puede ver que es un mundo más bien steampunk, aunque su tecnología es muy cercana a la nuestra actual. La magia no está tan integrada como en otras sociedades, pero no se llega a dudar de su existencia. Incluso hay estudios que versan sobre la energía que permite producir la magia (prana) y hablan incluso del sistema pránico y nadie se lo toma a broma.

La mitología es un aspecto importante para la trama, pero casi olvidado por los que viven allí. Se basa en dioses con sus atributos, virtudes y defectos con un pequeño gran giro: no son indestructibles. Además de dioses hay otras criaturas que aportan a la trama un punto de terror muy interesante. Y no cuento más, que estas cosas hay que descubirlas.
Eso sí, hay un momento en el que un personaje se pasa dos capítulos explicándole a otro de dónde viene contando una historia de dioses que se remonta lejos, muy lejos. No es aburrida ni difícil de seguir, pero es cierto que supone un gran cambio con lo que el libro era hasta ese momento. Tampoco está puesta en un momento inapropiado, pues esos dos personajes ya se conocen muy bien, pero me chirría un poco que los personajes de repente suelten parrafadas tan largas. Es algo que, al menos en mi caso, no se ve casi en la vida real fuera de clases y discursos formales.

La forma que tiene de describir el mundo es muy parecida a la de Sanderson: mostrar el modo de vida de los habitantes como si fuera normal y dejar que el lector se vaya enterando según lo va descubriendo. Ana lo hace de una manera muy natural, de forma que desde el primer momento uno se siente parte del mundo y no hace falta tener grandes párrafos explicativos.


El concepto de la magia no es el más original del mundo, pero mola. Básicamente, el poder mágico de una persona depende del "alma que le sobra". Pero eso no es todo, pues en caso de que no "sobre alma" siempre es posible hacer magia gracias a esferas que dan poder adicional. Por tanto, cualquiera puede aprender magia y no es algo reservado a unos pocos, no en teoría, al menos. Y es el primer sistema mágico que castiga los magos con demasiado poder de una forma real, pues estos sufren de una enfermedad que les produce ataques bastante violentos y que puede terminar por matarles a edades muy tempranas. Mejor ser del montón, sí.
Aparte hay otros dones no tan estudiados, como ver las emociones o las auras de la gente. No se les da mucha importancia, pero me gustaría leer más acerca de ellos o sus portadores.

El protagonista, Sarket, es muy especial precisamente porque no es el más poderoso de todos o un elegido de los dioses. Es muy débil, tanto que es un milagro que siga vivo. Tiene una mente prodigiosa y lo que quiere es utilizarla para construir un futuro mejor. No significa eso que sea un ser asocial, y eso es algo que me ha encantado. Aquí de verdad se explora la amistad y no solo tenemos al protagonista y a la chica que le gusta.
Por otro lado, tenemos a Selene, una chica muy rara a la que Sarket conoce por casualidad. Viene del Norte, huyendo de una madre que solo quiere usarla como arma y de una misteriosa plaga que la persigue. No es un personaje que me haya gustado tanto, pero no está mal. Sirve como mentora y amor del protagonista, y tiene un par de secretos bastante grandes que yo, al menos, no veía venir.

El estilo es invisible. Es sencillo, pero no simple, y no tiene ni una sola palabra innecesaria. Es perfecto para centrarse en la historia y no distraer al lector con florituras innecesarias o errores. No utiliza muchas metáforas ni figuras retóricas, pero las que usa no son las típicas que nos solemos encontrar:

Chocaron como imanes de polaridad opuesta.

Y no he contado lo mejor, y es que este libro se puede conseguir gratis suscribiéndose a la web de la autora o directamente en Amazon. ¿A qué estáis esperando?

Conclusión: Mola, y mucho.

Lo mejor: El mundo es muy distinto a lo que se suele ver
Lo peor: El gran discurso sobre los dioses

Nota:


sábado, 1 de octubre de 2016

Reseña: Un mago de Terramar, de Úrsula K. Le Guin

Ged, el mayor hechicero de Terramar, fue llamado Gavilán en su temeraria juventud.
Hambriento de conocimiento y poder, Gavilán jugó con secretos antiguos y dejó suelta sobre el mundo una terrible sombra. Esta es la historia de su prueba, cómo logró maestría en las palabras de poder, amansó un antiguo dragón y atravesó la puerta de la Muerte para reestablecer el equilibrio. 












Ciclo de Terramar
1. Un mago de Terramar
2. Las tumbas de Atuan
3. La costa más lejana
4. Tehanu
5. Cuentos de Terramar
6. En el otro viento

Ya era hora de leer a otra de las grandes autoras de la fantasía. Como es costumbre cuando leo libros más "clásicos" o fijándome en el nombre del autor, no tenía ni la más remota idea acerca de qué iba. Solo sabía que tenía lugar en un archipiélago y que era una fantasía muy distinta a la que estamos acostumbrados.
Las leyendas no mienten. 

Es muy diferente a lo que he leído, no solo en fantasía. Para empezar, el protagonista, Ged, no es muy normal, aunque empieza siendo un poco típico. Al principio del libro es un joven prometedor y orgulloso que aspira a convertirse en mago. Es muy poderoso, mucho más de lo normal, cosa que suele ocurrir con los protagonistas, pero no se convierte en un "elegido" ni en nadie a quien la gente sigue ciegamente. Porque el poder también le trae arrogancia, y en un acto de fanfarronería libera una sombra que no parará hasta acabar con él, y pasa buena parte de su vida tratando de solucionar los estragos causados por tal acto. No ha sido un personaje con el que me haya identificado de un modo especial, siempre parece demasiado lejano, pero sí es posible tenerle aprecio y hasta cogerle algo de cariño. 
El resto no brillan demasiado, ya que la historia está centrada en Ged y en su viaje. Está su primer mentor, sus profesores de magia, sus compañeros, su rival... Son muy difusos, pero cumplen su función con creces, y da la sensación de que tienen mucho más de lo que la historia nos muestra.

La historia en sí no es demasiado compleja: un mago que comete un terrible error y tiene que pasarse toda su vida reparando el mal que ha causado. No tiene más. No tiene "misiones secundarias" ni subtramas de ningún tipo. Tampoco tiene acción apenas, y tiene una profundidad casi filosófica que se va acrecentando hasta llegar al final. Me encanta cómo el mago derrota a la sombra y se hace libre por fin, uno de los finales más originales que he leído.

El estilo me ha sorprendido por la sonoridad que tiene. No parece una novela, parece un relato oral. Ya el primer capítulo me parecía digno de un bardo, y todo el libro se mantiene así. Fluye con una facilidad asombrosa, y cualquier fragmento es bueno para leerlo en voz alta. Le aporta un aire de misticismo y magia extra. En Terramar solo los magos y las brujas usan magia, pero es algo que está presente en todo el archipiélago. Desde luego, la lectura ha sido agradable cuanto menos.

Sin embargo, durante toda la lectura tuve la sensación de que lo que estaba contando no era más que un resumen de una historia más grande. Hay veces que se omiten demasiados acontecimientos, que pasan demasiados años en muy pocas páginas, que los personajes cambian de forma radical de un momento a otro... Sonaba tanto a leyenda que no parecía siquiera una novela, y a mí me habría gustado conocer más detalles de la vida de Ged.

Conclusión: Mágico, pero demasiado corto

Lo mejor: Hasta el mundo parece tener personalidad
Lo peor: La sensación de que es un resumen de algo más grande

Nota:



sábado, 24 de septiembre de 2016

Reseña: Bodas de sangre, de Federico García Lorca


El tema de esta obra surgió a raiz de una noticia aparecida en prensa: dos amantes se fugan en la víspera de la boda de la mujer con otro hombre. García Lorca convierte la realidad en poesía. En su obra hay ansias de libertad, andalucismo, simbolismo y muerte, pero por encima de todo, poesía dramática. Bodas de sangre es, pues, una obra teatral donde las desgarradas pasiones de sus protagonistas se desatan ante la atenta mirada de la luna, personificación hermosa y terrible de la muerte.











Me gusta mucho leer clásicos, aunque este año no haya tenido tanta oportunidad como el año pasado, así que cuando vi que Cristina, del blog Ars Longa, Vita Brevis iba a organizar lecturas conjuntas de clásicos españoles para su TFG (más información aquí) no pude dejarlo pasar. 

Esta es una obra que todo el que haya pasado por ESO y Bachillerato conoce al dedillo. Nos cuentan cómo empieza, cómo termina, más o menos qué pasa en ella, los símbolos que trata... Y la mayoría de nosotros no la ha leído aún. Parece que tiene una aura de "misticismo intocable" que hace que se respete pero que todo el mundo tema leerla.

Lo que más destaca sin duda es la enorme carga emotiva que tiene. Es impresionante la cantidad de emociones que caben en un libro tan corto, y esto es solo el texto. Cada palabra, cada poesía, cada acotación está medida al milímetro, no hay nada banal. Es uno de esos libros que se terminan con la respiración agitada y los ojos empañados en lágrimas, que le dejan a uno con sensación de vacío. Si el texto es así, una buena representación tiene que ser otro nivel. 
El final es cierto que apenas sorprende. Todos lo conocemos, y si no, hay pistas por toda la obra que lo presagian. Y a pesar de ello no le quita emotividad ni interés, muy al contrario, los acrecienta.

El lenguaje que utiliza parece sacado directamente del hablar popular, pero está plagado de símbolos, especialmente hacia el tercer acto. No hacen la lectura más difícil, ya que para entender la historia no hace falta que se conozcan todos, pero sí es cierto que detectarlos y sacar su significado le da muchísima más profundidad.
Los diálogos suenan naturales, y, por sorprendente que parezca, las canciones y poemas no parecen fuera de lugar. Estas últimas parecen incluir un carácter casi mágico, pues parece que todos tienen la premonición de que va a ocurrir algo terrible mientras los protagonistas no saben nada.

Algo que me ha encantado es el modo de reflejar las costumbres populares sin centrarse en lo idílico, y más bien en lo opresivo que puede llegar a ser vivir en un pueblo donde todos se conocen. También muestra la evidente desigualdad en los matrimonios de la época, en los que la mujer debía quedarse en casa cuidando de los hijos mientras que el marido podía salir y hacer lo que quisiera, como se ve con Leonardo y su Mujer. Lo más sorprendente es cómo son las mismas mujeres las que perpetúan esto, como se ve en el parlamento de la Madre al Novio:

Con tu mujer procura estar cariñoso, y si la notas infautada o arisca, hazle una caricia que le produzca un poco de daño, un abrazo fuerte, un mordisco y luego un beso suave. Que ella no pueda disgustarse, pero que sienta que tú eres el macho, el amo, el que mandas. Así aprendí de tu padre. Y como no lo tienes, tengo que ser yo la que te enseñe estas fortalezas.


Los personajes estaban a medio camino entre lo humano y lo prototípico. Ni siquiera sabría decir si evolucionan a lo largo de la historia. Tampoco son personajes con los que uno se pueda identificar (al menos, no uno de esta época), pero se pueden llegar más o menos a comprender.
Esto es algo que todo el mundo dice, pero llama mucho la atención que solo Leonardo tenga nombre. El resto son el Novio, la Novia, la Madre, el Padre... Y nunca necesitan nombres. Es irónico que no sea Leonardo el más trabajado, esa es la Madre sin duda, aunque sí el más misterioso.
Y antes de pasar, una acotación que me ha sorprendido bastante:

Desaparece entre los troncos, y vuelve la escena a su luz oscura. Sale una anciana cubierta por tenues paños verdeoscuro. Lleva los pies descalzos. Apenas si se le verá el rostro. Este personaje no figura en el reparto.


Eso sí, leer teatro no es lo mismo que leer novela. Es más difícil imaginar los personajes y hay veces que no es tan fácil distinguir qué está pasando. También puede ocurrir que parezca que la historia va demasiado rápido, pero queda bastante que una obra de teatro (pensada para ser representada) no se puede permitir cuatrocientas páginas de desarrollo.

Conclusión: Casi lamento haber terminado tan rápido

Lo mejor: Las emociones que impregnan todo el texto
Lo peor: Leer teatro es un poco raro si uno no está acostumbrado

Nota:


sábado, 17 de septiembre de 2016

Reseña de un libro inconcluso: La Magia de Dos Mundos: Los Ojos de Cristal, de Carmen Hergueta

Alise se enfrenta desde los 8 años a una vida complicada, ya que desde que su madre los dejó, su padre se convirtió en otra persona por completo. Pero su vida cambia el día que su cuerpo experimenta un suceso de los mas extraño. Carol le ayudara a comprender la verdadera naturaleza que la rodea y el secreto que su madre escondía. A partir de ese momento, las historias que su madre le contaba de pequeña cobran vida frente a sus ojos, obligándola a recorrer un camino de la mano de la oscuridad.










La Magia de Dos Mundos:
1. Los Ojos de Cristal
2. Sueño oscuro
3. ¿?


Cuarta lectura de la Feria del Libro y primer libro que dejo sin terminar desde que empecé con el blog. Esto se pone interesante. 
Ya es normal que diga que suelo tener unas expectativas altas con respecto a los libros que leo, y este no iba a ser menos. La autora era muy maja, y encima me lo había recomendado Silvia, del blog Cosechas de otoño, por lo que estaba segura de que me iba a encantar.
Sin embargo, no fue para nada lo que esperaba. La historia me parecía normalucha, los personajes, muy planos y el estilo no conseguía atraparme. Llegó un punto en el que no hacía más que procrastinar, porque no quería leer, y la simple idea de hacerlo era dolorosa, así que decidí dejarlo.

No todo es terrible. Los nombres están muy bien escogidos y elegidos. Son nombres que suenan bien, que suenan a "español", y que no tienen letras extrañas, como la "y" como vocal que parece dominar todos los nombres en fantasía. Son fáciles de leer, pronunciar y memorizar: Cirvas, Ossins, Zarok. Y eso no es tan fácil de conseguir.  
Pero, eso sí, tener dos personajes con nombres tan parecidos como son Alise, la protagonista, y Alison, su mejor amiga, me parece cuanto menos arriesgado. No llegué a confundirlas, pero si la segunda hubiera tenido más protagonismo podría haberlo hecho. 

La narrativa fue lo que antes me echó hacia atrás. Es muy, muy simple, pero no tiene nada más. El estilo no se le puede calificar de bonito y mucho menos de poético. Cuenta mucho, muchísimo, y muestra muy poco. Repite información innecesaria, y otra que se echa en falta, se omite:

Mi cuerpo tiritaba, tenía frío. Me desvestí para quitarme la ropa mojada y fui al baño a por una toalla para secarme. Después cogí ropa seca y limpia.

Durante todo el tiempo que estuve leyendo tenía la sensación de que me trataran como si fuera tonta. Claro que si uno tirita es por el frío, o la tensión, claro que al venir de la lluvia uno se quita la ropa mojada, y una toalla no sirve para mucho a no ser que sea para secarse. 

Los diálogos son otro gran punto flaco. Son una extensión del narrador y solo sirven para dar información. Ni siquiera valen para caracterizar mejor a los personajes, pues todos hablan igual y podrían contar lo mismo sin problemas. Muchas veces aparecían personajes que contaban párrafos y párrafos de información a perfectos desconocidos, algo que me ha desconcertado mucho. Además, suena a clase más que a conversación, hasta el punto que en estas partes leía en diagonal.

He tenido problemas con la voz. Se supone que es una primera persona, la perspectiva de Alise, pero eso es más teoría que práctica. A veces cuenta cosas que se supone que no debería saber y otras, sin ningún tipo de reparo, se pasa a la tercera persona para explicar eventos que ocurren cuando Alise está inconsciente para luego volver a cambiar cuando despierta. Podrían alternarse capítulos un personaje y otro, podría estar en tercera todo. Para mí, lo interesante de la primera persona es que es un narrador que no lo sabe todo, que puede ser engañado con falsa información, y no tiene sentido rellenar sus huecos porque entonces se pierde esa magia.

Sentí cómo el agua comenzaba a fluir de manera rápida, pero dejando un hueco en su interior para mí. No quise abrir los ojos por si lo perdía todo. Desde fuera podía verse cómo la burbuja se iba haciendo más y más pequeña hasta que desapareció.

Los personajes han sido otro de mis grandes problemas. La protagonista es sosa como ella sola. No tiene personalidad, ni fuerte ni débil. Es un personaje femenino protagonista estándar, blanco para que todo el mundo se identifique con ella. Ha perdido a su madre y su padre es un borracho, y por supuesto, se cuida sola. Comete errores, sí, pero son muy tontos. Se cree lo más inverosímil y duda hasta el extremo de los detallitos. 
Ninguno de los demás me ha resultado interesante. Está la mejor amiga, que no tiene ni idea del asunto mágico pero que se preocupa muchísimo; la mentora misteriosa, que dice ser amiga de su madre (personaje al que Alise idolatra); el Kirtash de la vida, Zarok, alguien misterioso que necesita a Alise, que se supone que debería matarla o hacerle daño pero no porque la quiere; y el amigo sobreprotector, que encima aparece de la nada diciendo que quiere protegerla de peligros que no conoce. Todos son personajes planos que no tienen ningún tipo de interés. 
Aún no he llegado al romance propiamente dicho, pero sé que lo va a haber, lo anuncian con luces de neón. Zarok es misterioso, necesita a Alise y encima se debería considerar un enemigo. Como luego haya encima un triángulo amoroso con el chico sobreprotector, ya tenemos la Tríada montada. 

La ambientación tiene la misma personalidad que los personajes: ninguna. Empezamos en Manhattan, Nueva York, pero perfectamente podríamos estar en Madrid, Barcelona, París o cualquier otra gran ciudad, pues no hay ningún rasgo diferenciador. Hay un centro comercial, autobuses, casas y... ya. 
Los dos mundos, Cirvas y Ossins, tienen una construcción bastante pobre. Cirvas es un mundo maravilloso, donde no es necesario el dinero, donde todos viven felices, y Ossins es un mundo oscuro, de gente con malas intenciones, que no tiene agua y está lleno de cosas dispuestas a despedazar a los viajeros despistados. Tanto bien contra mal puede conmigo. De hecho, lo dejé tras la descripción de Cirvas porque ya no aguantaba más. 

Conclusión: A mí no me ha aportado nada

Lo mejor: Nombres muy bien hechos.
Lo peor: Todo esto ya lo hemos visto muchas veces.

No he terminado, por tanto, es un suspenso. Si he llegado hasta la página 179 de 300, he alcanzado un 60%, así que merece un...