expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 13 de febrero de 2016

Reseña: El destino de Élias. Un mar diferente, de Guadalupe Otero Iturmendi


"El portador de esta piedra, por ella la muerte encontrará". Con el anuncio de este funesto augurio, una piedra-corazón, que para cualquier profundo es la llave al Gran Azul, se convierte para el joven Élias en una condena que le obliga a permanecer recluido de por vida en Ciudad Alba.


Pero con solo dieciséis años, consigue huir y se embarca en una aventura que acaba desvelándose mucho más grande que él mismo. En un sorprendente mar Mediterráneo, tan herido de muerte como lleno de vida, Élias encontrará la verdadera amistad, el primer amor y un destino único e insospechado, reservado solo para él. Y a la vez, gracias a un antiguo legado de la diosa Ceto, desvelará el significado de una antigua leyenda y el secreto más importante y mejor guardado de los Reinos del Mar.

Tras la magnificencia de los tres grandes océanos que nos fue revelada de la mano de Rielar, la odisea de Élias por el Mare Nostrum no solo nos ayudará a comprender la riqueza que podemos encontrar en "lo diferente", sino que nos permitirá descubrir que la verdadera grandeza se encuentra en lo aparentemente pequeño, y que esa grandeza no viene dada por la razón... sino por los sentimientos y la emoción.


Ya sí, este es el último libro que compré en la Feria del Libro del Retiro. Este es algo especial, porque no pagué por él, sino que me lo regalaron en la caseta de Alberto Santos Editor por haber comprado allí más de dos libros (¡gracias!). Las expectativas que tenía eran altas, no en vano me encantan todos los libros que esta editorial publica en fantasía, y lo cierto es que no defrauda.

Lo que más destacaría es el estilo. Es precioso, muy poético y con una riqueza de vocabulario sorprendente. Está muy bien, después de tantos libros juveniles de vocabulario sencillo, encontrar uno con un estilo algo más complejo. Leerlo es delicioso, desde luego. Sin embargo, hay veces que ese estilo tan bonito no ayuda precisamente a adentrarse en la historia, y ha habido partes en las que he estado tan pendiente de la forma que no me he enterado del contenido, y he tenido que leerlas otra vez. También hay partes excesivamente recargadas, pero son pocas y ya al final.

También me han cautivado los personajes, especialmente el protagonista, Élias, por su realismo. Todos han tenido vidas difíciles, pero no se centran melodramáticamente en la autocompasión, como suele pasar, con el consiguiente riesgo de convertirles en Mary Sues. En esta novela reaccionan como lo haría una persona, y en varios momentos me he sentido identificada con ellos, algo no demasiado fácil. Tienen dudas, tienen miedos, pero son reales. Y se callan sus penas, y estallan cuando tienen que estallar, se pelean cuando se tienen que pelear... Eso sí, no me han gustado todos, ni mucho menos. La protagonista femenina me parecía completamente insoportable, pero eso tiene más que ver con mi propia percepción que con la propia construcción del personaje, que está muy bien exceptuando un momento concreto, en el que parece cambiar de repente y sin explicaciones.

El mundo es muy original, a pesar de ser el nuestro. Toda la historia transcurre en el fondo del mar, con pequeñas partes en la costa. Es muy diferente a otras novelas, que suelen ocurrir en tierra con algunas partes en el mar, pues esta es justo al contrario. La forma de describir el ambiente es muy buena, así como el acercamiento a todas las criaturas que lo habitan. La documentación ha tenido que ser brutal. Los animales hablan, pero no de la forma estúpida de algunos cuentos mal hechos, sino como personas pero a la vez ligeramente distinto. Y están construidos con tanto mimo y cuidado como los personajes humanos. La magia no está muy presente, al menos no como la vemos en otros libros. Se presenta como algo completamente natural, y así se siente durante todas las páginas del libro.

Realmente hay dos historias, la principal, el viaje de Élias, y una secundaria, sobre los eventos que tienen lugar en Fortaleza Diamante. La segunda historia es muy corta y aparece solo en pequeños interludios, pero creo que ha sido mi favorita. Corta y concisa, casi perfecta. 

Hay una relación amorosa, sí. Y no me ha parecido lo más adecuado. Desde el principio se veía que los personajes se llevaban mal, y aunque se construye lentamente, se afianza demasiado rápido para mi gusto. Además, me parece forzada y no me ha terminado de convencer. 

El final se queda abierto. Demasiado abierto para una historia autoconclusiva y demasiado cerrado para una saga. Además, dura demasiado tiempo, y al final el libro se hace pesado, especialmente con un añadido que es una especie de precuela, que se hace ya demasiado largo y pesado.

El principal problema ha sido la falta de explicaciones. No se llega a explicar el modo de vida de los profundos, ni cómo funcionan sus piedras-corazón, ni cómo respiran bajo el agua, ni siquiera cómo visten. Supongo que debería leer la historia de Rielar para entenderlo todo, pero al ser dos historias casi independientes debería haber las mismas explicaciones en ambas, porque si no, ocurre lo que me ha pasado a mí, que desde el principio me ha parecido desconcertante y no sabía muy bien dónde estaba.


Resumiendo:
Lo mejor: El estilo es de los más bonitos que he tenido el placer de leer.
Lo peor: Faltan explicaciones del mundo en general.

Nota:

No hay comentarios:

Publicar un comentario