expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 12 de marzo de 2016

Reflexión: La avaricia o la destrucción de Harry Potter

Que quede clara una cosa, para empezar. Yo no soy una fan absoluta de Harry Potter, ni Potterhead ni nada de eso. Tampoco odio la saga, y de hecho me gustaría releerla en un futuro cercano. Sí, la leí de pequeña y no, no fue mi infancia, pero la recomendaría a cualquiera que se iniciara a la lectura, igual que recomendaría Las crónicas de Narnia o algunos libros de Laura Gallego como El coleccionista de relojes extraordinarios. Dejando esto claro, podemos empezar.

Supongo que todos estaremos de acuerdo en que Harry Potter ha sido, y sigue siendo, un gran fenómeno editorial. No hay más que ver la que se montó cuando salió a la venta el último libro, o al salir las películas, o la que se arma cuando aparece información nueva relacionada con el mundo. Fue una saga emblemática, una saga que marcó y sigue marcya es parte de la cultura popular friki, lo queramos o no.
ando a montones de niños alrededor del mundo, y que casi todo el mundo recuerda con cariño. Hay un montón de merchandising, cualquier friki que se precie debe pertenecer a una casa de Hogwarts,
Por supuesto, con esto la autora ha ganado muchísimo dinero, y le ha servido para consagrarse como una de las escritoras más relevantes de todos los tiempos. Muchos la ponen a la altura de Tolkien y C.S.Lewis, y a la saga la colocan como un clásico moderno, aunque solo el tiempo puede dar o quitar la razón a esas afirmaciones. 
Tras Harry Potter, Rowling publicó varios libros, si bien es cierto que no fueron tan aplaudidos como se esperaba. Una vacante imprevista resultó ser un sonoro fracaso, y todo el mundo parecía hablar de lo tremendamente mal que estaba escrito (yo no lo sé, no lo he leído), y a pesar de eso, va a haber, si no hay ya, una serie de televisión. Después escribió, y creo que sigue escribiendo, una saga policíaca, la saga de Cormoran Strike, compuesta, en español, por El canto del cuco y El gusano de seda, bajo el seudónimo de Robert Galbraith, y con esto sí ha conseguido éxito en crítica y ventas (tras descubrir que Galbraith era en realidad Rowling). Ya nos debe de quedar claro que, si no es rica, debe tener dinero suficiente como para vivir el resto de su vida sin dar ni golpe. Solo con el gran fenómeno que es Harry Potter le bastaría. Pero eso no es suficiente, parece. 

Porque este mes de julio se estrenará en Londres Harry Potter and The Cursed Child (Harry Potter y el niño maldito), una secuela teatral a las aventuras del mago, en la que se narra lo que ocurre tras los libros. Y, ¿adivináis qué? También va a salir en formato libro, parece ser que en dos partes, para ganar más pasta. Y además, la polémica está servida, ya que la actriz que interpretará a Herminone es negra. No me voy a meter ahí, pero como maniobra publicitaria no está mal, su imagen ya ha dado varias vueltas a Internet y todo el mundo sabe de la obra de teatro. Para que luego digan que la polémica no sirve de nada. 
Además, en noviembre se estrena Animales fantásticos y dónde encontrarlos, que será una trilogía, en la que también participa la propia Rowling. Y a saber qué vendrá después, ya se ve que últimamente está de moda hacer infinitas precuelas y secuelas de sagas míticas. Me empieza a dar la sensación de que la autora se quiere unir a esta tendencia para volver a sacar millones del filón de oro que es Harry Potter. Porque los Potterheads incondicionales pagarán lo que sea por nuevo contenido, y seguirá explotándolo hasta que no quede nada más.

¿Hasta cuándo va a llegar esto? ¿Llegará algún momento en que al fin se agote? La saga Harry Potter está terminada. Si quiso introducir algo extra debió haberlo hecho cuando tuvo la oportunidad. De nada sirve seguir dándole vueltas una y otra vez a un mismo mundo, por muy complejo que sea. Solo falta que escriba los libros desde la perspectiva de Ron. O de Draco Malfoy.

2 comentarios:

  1. Leí esta entrada pero no pude comentarla, he vuelto a leerla y de hoy no pasa.

    Está claro que utilizan estas sagas como fuente inagotables de dinero, y bueno...estoy a favor y en contra.
    Me gusta Harry Potter, y..si siguen sacando obras suyas están ampliando su universo. Es cierto que no sabemos si con calidad o sin ella, pero al menos lo hará más grande. En realidad, tampoco quiero quejarme. Imagina que dejaran de sacar películas o cortaran para siempre la salida de novedades de esos universos, en cierto modo...dolería.
    Acabo de terminar Gravity Falls, por ejemplo. Y aunque sé que no podrán continuar esa serie ni hacerla mejor de lo que es, algo ha muerto al ver que no podré ver otro capítulo. Es un doblepiensa doloroso e interesante. Interesante como este tema que planteas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón tú también. Pero ha pasado ya demasiado tiempo desde que terminó Harry Potter. Ya nos hemos acostumbrado a la falta de novedades y parece que no duele tanto. Además, para ampliar el mundo ya está Pottermore, donde cuelga información gratuita.
      Por otro lado, yo también pagaré por todas las secuelas, precuelas y similares que hagan de Star Wars, y no es un fenómeno tan distinto. La emoción por nuevo contenido de las grandes sagas que nos gustan es lo que tiene.

      Eliminar