expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 16 de abril de 2016

Reseña: Neimhaim, de Aranzazu Serrano Lorenzo

Una profecía señala a los clanes Djendel y Kranyal que deben unirse en tiempos de adversidad. Juntos fundan un nuevo y próspero reino llamado Neimhaim, donde la hija de Gursti Bäradlig, líder de los Kranyal, y el hijo de Adroon, guía espiritual de los Djendel, se convertirán en los primeros reyes de una nueva dinastía legendaria.
Tras su nacimiento, Ailsa y Saghan deberán superar muchas y complicadas pruebas para cumplir la profecía; para ello se criarán en una península solitaria y salvaje, y aprenderán, bajo condiciones extremas, el arte de la espada y habilidades sobrenaturales conocidas como los 'dones'. Entre ellos crecerá, de manera inexorable, un vínculo especial y potentísimo que será a la vez su mayor don y su mayor debilidad.Pero a pesar de sus esfuerzos y de las promesas divinas, el futuro de Neimhaim tiene un poderoso enemigo: Nordkinn, un inmortal caído en desgracia que tiene sus propios planes para los herederos y para todo el reino.


Los hijos de la nieve y la tormenta
1. Neimhaim
2. ¿?



Tenía muchas ganas de leer esto. No había leído apenas reseñas, y a las que leí tampoco les había prestado atención. No me interesó por la portada, aunque podía haberlo hecho. Tampoco por la sinopsis, que apenas revelaba nada. Fue por la promesa de un mundo nuevo y complejo, por ver que en España también se hacía buena fantasía épica. Y, desde luego, daba lo que prometía.

El mundo es fascinante: enorme, con un grado de complejidad bestial y muy, muy original. Los vikingos son un pueblo muy sugerente, pero hasta ahora no había leído a nadie que se basara en ellos para una saga de fantasía épica, y no solo de Edad Media vive el escritor. Como buen mundo de fantasía que es, no es exactamente una copia del mundo en el que se inspira y añade rasgos nuevos manteniendo intacto el misticismo de la cultura que lo inspira.
Los dos clanes que se presentan son radicalmente distintos: unos son una raza de guerreros indomables que rinden culto a la batalla y esperan morir en combate para, al morir, llegar a los Campos Eternos junto a los dioses; mientras que los otros son pacíficos, más cercanos a los magos que a los guerreros, que aman la vida y desprecian la lucha, que al morir son enterrados con una semilla para que su cuerpo alimente un árbol. Al presentarlos yo temía que cayeran en el recurso fácil de la exageración hasta la caricatura de los rasgos de unos y de otros, pero he de admitir que lo ha hecho pocas veces.

El estilo es muy envolvente. Es uno de esos estilos que provocan que el lector se introduzca de lleno en el relato y se crea todo lo que le cuentan. Es algo recargado, eso sí, pero esos son los que a mí me gustan, en algún punto entre demasiado simples y completamente barrocos, tirando un poco más a lo segundo. No llega a distraer la atención con florituras innecesarias. El único problema que le he encontrado ha sido la repetición de palabras "raras", que queda rimbombante, y es que si no he leído "níveo" al menos setecientas veces, no lo he leído ninguna.

Los personajes no son los más humano del mundo, he de admitir. Los Elegidos son, eso, héroes, gente excepcional, y son demasiado divinos como para conseguir que nos identifiquemos con ellos. A veces son un poco arquetípicos, pero la autora ha conseguido que, a pesar de todo, sean creíbles dentro de lo que se puede. Los secundarios están bastante bien trabajados, pero también tienen el mismo problema: es muy difícil sentirse identificado con ellos. Son todos demasiado heroicos, algo más que simples mortales.  Todos evolucionan, es cierto, pero son más bien evoluciones "predeterminadas", no llegan verdaderamente a sorprender ni a ser muy distintos a cómo eran antes. He sentido cierta simpatía por Sigfred e Illzar, aunque eso se debe más a sentimientos propios que al trabajo en sí de los personajes. Algunos se han quedado desaprovechados para mi gusto, parecía que iban a tener un gran papel y se queda en nada.

La historia tampoco es muy original, aunque tiene su punto. Es otra historia de fantasía épica, un viaje del héroe. Lo que sí me ha parecido sumamente original e interesante son los sucesos que tienen lugar mientras ellos están lejos. Son cosas que normalmente se suelen obviar, pues toda la atención se concentra en el héroe y el pueblo de donde viene no interesa, porque está perdido en medio de ninguna parte. Me ha gustado ver que hay vida aparte de los protagonistas y los personajes que giran a su alrededor, el mundo parece más lleno.
No me ha parecido que el ritmo fuera lento, aunque en torno a la mitad baja bastante. Es verdad que me lo he leído muy rápido, así que las partes más lentas han pasado deprisa. Lo que sí puedo afirmar con rotundidad es que el principio, con toda su aura mística y su aire a leyenda celta, y el final son lo más potente con diferencia, y el resto del libro es lento comparado con ellos.

Puede parecer que me ha resultado más bien indiferente, pero todo lo contrario. Este libro tiene fallos objetivos, que ya se han visto, pero ha conseguido algo increíble: me han dado exactamente igual. He disfrutado muchísimo esta historia. He llorado, he gritado, me he emocionado. Me he llegado a preocupar verdaderamente por el destino de toda esta gente. Y eso vale más que todos los fallos que pueda tener. Entiendo, sin embargo, que es algo completamente subjetivo, y habrá mucha gente que no lo haya visto igual. Aún así, lo recomendaré una y mil veces.

Conclusión: Brutal a pesar de sus fallos
Lo mejor: Su mundo es muy completo, original y trabajado
Lo peor: Aún emplea demasiados arquetipos de la fantasía épica tradicional

Nota:




2 comentarios:

  1. Es verdad que los héroes son bastante arquetípicos y hay algunos plot twists que se ven venir, pero aunque la parte central sea más lenta lo cierto es que engancha bastante. Quizá por conectar poco con los personajes principales me ha gustado mucho Eyra. También hay que destacar el tratamiento igualitario que se les da en Neimhaim a hombres y mujeres, creo que favorece mucho a la historia y le da una frescura que muchas veces se echa de menos en la fantasía épica.
    Buena reseña, un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Sí, es un soplo de aire fresco y por ello está genial. Para que luego digan que la fantasía española es mala y que las mujeres solo saben escribir romántica.
      ¡Nos leemos!

      Eliminar