expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 4 de junio de 2016

Reseña conjunta: La caza del Nigromante y La maldición Silach, de Antonio Martín Morales


Cuatro de los asesinos más despiadados del reino son contratados para acabar con Moga, un hechicero oscuro que realiza prácticas de magia negra en el sur de Vestigia. Remo es uno de los mercenarios que pugnarán por ser el primero en dar muerte al brujo… sin embargo, Remo no es un vulgar asesino. Hubo un tiempo en que pertenecía a la prestigiosa división de cuchilleros de La Horda del Diablo al servicio del capitán Arkane. Tiempos fecundos en los que servía al rey con lealtad… antes de ser expulsado del ejército y desposeído de todo cuanto tenía. La cruenta misión de acabar con la vida del poderoso Nigromante adquiere un cariz diferente cuando surgen viejas heridas que han cultivado un odio imposible de olvidar, un pasado soterrado, una búsqueda vital, el amor perdido…
Pero ahora Remo cuenta con un secreto, una joya que se alimenta de sangre.



Segunda parte de la obra La Horda del Diablo, que comienza un año más tarde del fin del Nigromante. Remo, el héroe protagonista, regresa a Venteria, capital de Vestigia, decidido a descansar pero allí le espera una nueva aventura consistente en el rescate del prometido de su amiga Sala. Fuerzas ocultas, seres fantásticos y conspiraciones secretas acompañarán y complicarán la misión de la comitiva de rescate. Solo la destreza física, la inteligencia y la bondad de los mejores conseguirán superar todos los peligros de la misión.









Saga de la Horda del Diablo:
1. La caza del Nigromante
2. La maldición Silach
3. El Pacto de las Cinco Montañas
4. La Puerta Dorada
5. El Oráculo de Estépal


Me leí por primera vez estos libros cuando cumplí trece años y me cautivaron en seguida. Yo había leído a Tolkien, a Laura Gallego, Harry Potter... y esta saga supuso un giro enorme en mi trayectoria lectora por su crudeza. Nunca antes había visto explícitamente sangre y matanzas en un libro, nunca antes había visto un antihéroe como protagonista, y por eso me encantaron. Me los fui leyendo según salían, pero nunca conseguí el quinto. El año en el que salió me mudé a Madrid y perdí la pista. No lo encontré en ninguna librería y me olvidé de él. Pero el mes pasado le dejé mis libros a mi hermano y se los leyó con tal avidez que pedimos el quinto por Internet. Me muero por saber cómo termina, pero hay que hacer las cosas bien, así que estoy haciendo una relectura exprés de toda la saga.

Hay que ser sinceros. Yo los recordaba más épicos y mejor escritos. El primer libro huele bastante a autor novato, con frases cortas y pasajes demasiado rimbombantes que no encajan, aunque es cierto que el segundo mejora en este sentido a pesar de sus errores de puntuación. No consigue realmente introducir a uno en el mundo, pero es suficiente. Supongo que el estilo mejorará en los siguientes libros. Algo que me ha molestado bastante ha sido que cuenta y no muestra, o más bien, que cuenta más de lo que muestra. No para de repetir a lo largo de los dos libros que Remo es un borde de cuidado, que es hosco y que está amargado, y no para de repetirlo en todas las intervenciones que hace. No es necesario, a la primera me di cuenta, gracias.

Los personajes son el pilar fundamental de la historia de ambos libros. Todos tienen un trasfondo tremendamente interesante, del que se nos dan pinceladas de brocha gorda, y son muy diferentes a lo que se suele ver en novela juvenil. Para empezar, el protagonista tiene treinta y dos años, según mis cálculos, al inicio del primer libro. Duplica en edad al noventa por ciento de los héroes de la literatura juvenil, y eso sorprende. Es cierto que, aunque interesantes y atípicos, los personajes son un poco planos. No evolucionan demasiado a lo largo de la narración y todos sus cambios aparecen fuera. Ni siquiera el trasfondo ayuda en ese sentido, pues los actos del Remo veinteañero no difieren mucho de los del Remo "actual". Se aprecia algo mejor con los personajes secundarios, puede que con Lorkum, un antiguo compañero de Remo convertido en monje tras perder su ojo, se pueda atisbar algo de cambio, pero en general sus personalidades se mantienen iguales prácticamente desde su niñez. 
Las relaciones hay veces en las que están algo forzadas, especialmente las de amor. Es instantáneo la mayor parte de las veces, y eso puede quedar bien una vez, pero no más. En el segundo libro me ha gustado cómo se le da un pequeño giro a una de esas relaciones, cómo el instalove no es infalible. La excepción es la de los dos protagonistas, cuya relación se cuece a lo largo de los dos libros, y a pesar de eso me sigue pareciendo algo forzada.
Los personajes están divididos en buenos y malos. No hay grises apenas, pues incluso Remo se descubre como alguien con un importante sentido moral. Es algo que me suele molestar, pero esta vez me da un poco igual. Es tremendamente fácil odiar a los malos, son esos personajes que uno disfruta odiando, o al menos, yo, y es muy fácil también compadecerse de los buenos. Tiene un doble filo, eso sí, porque los personajes que caen mal generalmente resultan terminar siendo malvados (o mueren de forma muy cruel), con lo que la historia llega a resultar predecible. Una mayor gama de grises no vendría mal.

El mundo de Vestigia es muy vasto, y aún no se ha visto entero. Parece complejo, aunque no se termina de librar de la época medieval. Es más oscuro que muchos mundos de fantasía juvenil, con la dosis de violencia, sexo y sus combinaciones que esto trae consigo. La primera vez me sorprendió muchísimo, aunque ahora ya no me parece para tanto.

En general puedo decir que no son libros muy complejos ni grandes obras de la literatura, pero son entretenidos y se disfrutan muy bien. Todos en mi familia nos hemos leído la saga, al menos hasta el cuarto, y todos disfrutamos hablando de esos personajes que, aunque algo planos, se han hecho un hueco en nuestros corazones.
Por tanto, puede que no sea gran cosa para un lector de fantasía experimentado, pero para adolescentes, para aquellos que se quieran introducir en mundos de fantasía algo más oscuros, son muy recomendables.


Conclusión: Algo menos impresionantes de lo que recordaba, pero siguen gustando
Lo mejor: El aire oscuro tan original en la literatura juvenil
Lo peor: Estaría bien pulir un poco el estilo

Nota:

2 comentarios:

  1. Tengo toda la saga y estoy esperando a poder leerla al completo. Te sigo! Un muack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Pues te animo a ello ^^

      Eliminar