expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 18 de junio de 2016

Reseña doble: El Pacto de las Cinco Montañas y La Puerta Dorada, de Antonio Martín Morales

Una conspiración que lleva años forjándose, oculta bajo un entramado de alianzas secreto, da como resultado el inicio de una guerra civil en Vestigia. Rosellón Corvian se rebela contra el Rey en lo que será conocido como “el plan maestro”. Remo después de numerosas trampas colocadas por este enemigo terrible vuelve a los ejércitos para afrontar una batalla que será recordada como “la masacre de Lamonien”. Lorkun regresa al templo de Azalea, y descubrirá mas misterios en los muros sagrados...










Ha estallado la guerra en Vestigia. Tras la batalla de Lamonien las tropas del Rey Tendón están muy debilitadas y Rosellón está crecido. Muchos misterios rodean a su ejército. Ha recobrado su juventud y en sus filas un ser de otro mundo, Lasartes, parece invencible. Es un Espectro Abisal, una criatura cuyos poderes sobrepasan la condición humana. Sus planes de rebelión han sido muy exitosos y Lord Corvian ya tiene bajo su poder Nurín y Agarión. Ahora es inminente que extienda sus tropas hacia Debindel. Allí está Remo, con sus hombres, esperando una invasión que parece imposible de contener la guerra está a punto de dar un giro inesperado.







Saga de La Horda del Diablo:
1. La caza del Nigromante
2. La maldición Silach
3. El Pacto de las Cinco Montañas
4. La Puerta Dorada
5. EL Oráculo de Estépal

No tenía intención de reseñar estos dos libros juntos, pero me los he leído muy rápido y prácticamente se pueden considerar como uno solo dividido en dos, así que decidí que estarían mejor en amor y compañía. Están mucho más unificados que los libros anteriores, y ya se ve que hay una historia mayor y no solo aventuras sueltas. En general, me he implicado bastante más en la historia, y es otro punto a favor.

La prosa ha mejorado mucho. No se interrumpe tanto como en otros libros y es mucho más fluida. Los diálogos parecen más reales y transmiten mucho más, ya parece que los personajes "hablan" y no es solo el autor. Hay unas cuantas erratas, algo más de lo normal, pero como ahora va a salir una nueva edición supongo que desaparecerán.

Los personajes siguen más o menos en la misma línea. Se aprecia una mínima evolución, pero suele ser de "fuerte" a "más fuerte", con lo siguen siendo bastante planos. No son personas, son héroes, no pueden ser reales, y sin embargo me he involucrado en sus historias hasta límites insospechados. Siguen siendo buenos contra malos, pero ya se ve que ninguno de los dos bandos de la guerra civil vestigiana es completamente aceptable, y que en esos casos solo queda elegir entre lo malo y lo peor. Los personajes conocidos se hacen cada vez más fuertes, a veces casi superhombres, pero aparecen otros nuevos que aún no han recorrido ese camino, y gracias a ellos se mantiene el interés. Yo me quedo con Tomei, "el arquitecto de los dioses", el personaje más reseñable de los que presentan estas dos entregas. Es cierto que es bastante plano y demasiado bueno para ese mundo cruel, pero su historia es de las más interesantes y su personalidad es bastante diferente a lo que nos tiene acostumbrados el autor. Además, se aprecia un mínimo cambio de ideales que, aunque no cambian su personalidad del todo, suponen una mejoría con respecto al resto.
Sin embargo, también ha habido personajes que me han molestado mucho. El principal, Arkane, el difunto maestre de la división de cuchilleros de la Horda. Solo se ve en recuerdos, pero se da a entender que era prácticamente perfecto en todo: luchaba bien, inspiraba a sus tropas, tenía unas frases de épicas para arriba... La verdad, entiendo en cierta medida el odio que se le profesa. Lo peor es que Remo se está acercando demasiado a esa personalidad, y eso sí es irritante de verdad. Veremos cómo sigue el quinto.

La historia ha mejorado bastante. Consigue que el lector se introduzca de lleno en su mundo y se olvide de todo lo demás. Era justo lo que buscaba, pues en época de exámenes solo quería descansar y evadirme del mundo, cosa que hace excepcionalmente bien.
Destacaría ante todo los nombres. Son sonoros, fáciles de pronunciar y se leen de un vistazo. Es algo bastante raro en libros de fantasía ambientados en otros mundos, y me parece que ese aspecto está muy bien trabajado.

Y los finales... Por los dioses, qué finales. El del tercer libro me dejó horrorizada e impresionada a partes iguales, pero el del cuarto me ha hecho derramar lágrimas amargas. Es el único final abierto de la saga (espero, a ver cómo termina el último), y el cliffhanger es brutal. Tengo muchísimas ganas de leer el quinto y terminar al fin con esta espina que lleva años clavada. Seguiremos informando.

Conclusión: Necesito leer el último ya de ya

Lo mejor: Hace que uno se olvide del mundo con una facilidad pasmosa.
Lo peor: Poco les queda a los personajes principales para ser perfectos en todo

Nota:




No hay comentarios:

Publicar un comentario