expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 29 de octubre de 2016

Reseña: Las tumbas de Atuan, de Ursula K. LeGuin

Al elegir a la joven Tenar como alta sacerdotisa de los antiguos e innombrados Poderes de la Tierra le quitaron todo lo que tenía: hogar, familia, posesiones e incluso su nombre. Pues es ahora Arha, la Devorada, guardiana de las oscuras Tumbas de Atuan. 
Un día, cuando se está aprendiendo a orientar a través del oscuro laberinto, un joven mago, Ged, llega a robar el secreto mejor guardado de las Tumbas, el anillo de Errerh-Akbe. Pero Ged además lleva consigo la luz de la magia y juntos, él y Tenar, escaparán de la oscuridad en la que se ha convertido su culto.










Ciclo de Terramar:
1. Un mago de Terramar
2. Las tumbas de Atuan
3. La costa más lejana
4. Tehanu
5. Cuentos de Terramar
6. En el otro viento

Qué ganas tenía de continuar la saga de Terramar. Ya dije que el primer libro me había parecido un resumen de algo más grande, y que tenía ganas de saber más cosas sobre Ged. No es lo que vais a encontrar aquí, pues habla de un personaje muy distinto que se mueve en un ambiente completamente opuesto. Sin embargo, no es peor por eso ni tiene menos interés, y de hecho, me ha gustado más que su predecesor. 

El foco esta vez recae sobre Tenar, una joven elegida para ser alta sacerdotisa del culto de los Innombrados, pues se supone que es la reencarnación de la anterior. Su vida no puede ser más diferente a la Ged: su culto adora la oscuridad y de hecho hay partes del templo donde no puede entrar la luz, no aprecian la sabiduría, consideran la lectura como algo diabólico y es un culto en el que solo las mujeres participan. El único hombre que ella conoce es un eunuco que se encarga de protegerla.
El ambiente que se respira es opresivo. Los dioses a los que sirve piden actos crueles y poco a poco se va quedando sin amigas, puesto que ella es diferente, es la que está destinada a mandar. Cada vez que describían la situación del templo, sus interiores o cualquier aspecto relacionado con el culto a mí se me encogía el corazón. Y era aún peor cuando veía que ella se sometía a los mandatos. 

Sin embargo, esta no es una historia que cuente las tragedias de la vida de Tenar, sino cómo consigue salir del agujero en el que la han metido. Cómo empieza a tomar sus propias decisiones, cómo lucha contra aquello que otros le han impuesto, cómo madura. Ella no ha cometido un error terrible como Ged, de sus actos no pende el destino del mundo, pero no por ello deja la historia de ser emocionante.

El personaje me ha encantado. Empieza dejándose llevar por el resto de sacerdotisas y poco a poco comienza a ir tomando sus propias decisiones. A lo largo del relato evoluciona y cambia hasta llegar a ser realmente ella y no una marioneta manejada por otros.
El resto no están tan dibujados, pero aún así resultan creíbles. Y al ser el culto algo solo permitido a las mujeres tenemos una gran galería de personajes femeninos. Hay sacerdotisas que cuidan de ella y otras que la desprecian, algunas dejaron de creer en los dioses y solo buscan ascender en la orden y otras que solo quieren escapar. No se profundiza mucho en ellas pero es increíble cómo consigue caracterizarlas con unos pocos trazos.
Además, aparece Ged más o menos a la mitad del libro. Se le presenta como algo ajeno, extraño, y esa sensación permanece durante todo el libro. No se descubre nada nuevo acerca de él ni de la magia, pero la relación que tiene con Tenar es una de las cosas más monas que he visto en mucho tiempo. No es el centro de la historia ni mucho menos, aquí no pasa de secundario y eso hace que sea más interesante por el halo de misterio que ahora le rodea. 

La historia transcurre en un periodo bastante más pequeño que la anterior, lo que hace que sea más una narración completa que un resumen, como me pareció la historia de Ged. Y el estilo mantiene el tono mítico y legendario de la primera parte. Si la saga sigue este ritmo voy a tener que inventarme una nueva puntuación para la última parte.

Conclusión: Oscuro, pero esperanzador

Lo mejor: Los personajes son oro puro
Lo peor: Se me ha hecho corto

Nota:

sábado, 22 de octubre de 2016

Reseña: Sorgina, de Alister Marion

Paloma y el enigmático Aker se abren paso por el misterioso territorio del norte peninsular, en el que las criaturas más fantásticas y terribles coexisten con la superstición de las gentes sencillas. La enigmática mujer rubia, llamada sorgina por su acompañante, se enfrentará a seres que acechan en los territorios boscosos que existen demasiado cerca de las aldeas. Por si eso fuera poco, el cruel César, legado del responsable del proceso de Zugarramurdi, persigue a ambos cazadores con el celo de un fanático.










Tenía unas ganas tremendas de leer esto desde que me enteré de que existía. El porqué es muy sencillo: Alister tiene un blog de escritura maravilloso en el que, además de sus consejos de construcción de mundos, muy bien pensados y útiles, cuelga unos relatos alucinantes. Yo suponía que el libro de alguien así sería muy bueno, y no me ha decepcionado.

El mundo, si se le puede llamar tal, es muy diferente a todo lo que he visto hasta ahora. Está ambientado en la Asturias del siglo XVII, y los seres mágicos que aparecen están sacados, precisamente, de ese lugar. Hay xanas, cuélebres, musgosus... Desde luego, no es lo que suele aparecer en las obras de fantasía, y si además le añadimos que el ambiente es de todo menos feliz y alegre tenemos la combinación ideal para que dé igual todo lo demás, ya es algo que vale la pena leer. 

El estilo me ha sorprendido mucho. No está cuidadísimo, pero fluye muy bien y no permite al lector distraerse. Una vez que atrapa a su presa ya no la deja escapar. Los diálogos me han sorprendido bastante. No os voy a engañar, a veces resultan un poco raros e incluso forzados,  pero otras parecen reproducir el habla tal cual. Incluso reproduce el dialecto astur en las intervenciones de los paisanos, y eso es algo que me ha encantado.

-Ye una aldea pequeña la mía -explicó Pedro, ajeno a los comentarios malintencionados-, nun somos más de veinte. Pero también ellí sufrimos los ataques del monstruo. Una chica llevose. Pobruca, no más de doce años tenía.

Me ha recordado mucho a Sapkowski, primero por el ambiente oscuro que parece impregnar todas las páginas y segundo por la manera de alternar el habla de los paisanos y la voz correcta del narrador. Además, la protagonista tiene unos cuantos puntos que son muy de Geralt de Rivia. No se puede decir que sea igual, pero se da un aire muy fuerte.

Los personajes tienen un desarrollo interesante. Solo hay tres principales, la protagonista, su compañero y el malo, y secundarios que aparecen y se van. El libro no es lo bastante largo como para darles una personalidad profundísima ni evolución alguna, pero son reconocibles y, por qué no, hasta memorables.  
Hay que destacar a César, el terrible inquisidor. Es un ser sádico y despreciable en todos los sentidos. No tiene ninguna cualidad redentora y la justificación para sus hechos está un poco manida ya, pero es un personaje al que uno adora odiar. Su alma es negra del todo, pero da igual.

La historia no es lo más original del mundo, una "sorgina" que huye de un inquisidor con unos cuantos añadidos que no voy a contar, pero la ambientación es tan original que solo eso hace que ya brille. Se me ha hecho corta, eso sí, y parece más un relato largo que una novela propiamente dicha. He echado de menos algo de profundidad en los personajes y de desarrollo en la trama. Hay veces que parece que se van encontrando monstruo tras monstruo porque hay que presentarlos y parece más un "Criaturas mágicas y cómo matarlas" que una historia. Se lee muy rápido y no se hace aburrido en ningún momento, pero no viene mal algún pasaje que prepare al cuerpo para la siguiente lucha, que se vea que todo eso lleva alguna parte y que no aparece ahí porque sí. 

El final me ha sorprendido, en especial en lo concerniente a Paloma (me encanta la sorpresa que se lleva). Decepciona un poco, porque durante toda la historia se va prometiendo un enfrentamiento que al final no se da, pero en general es un buen broche. Quiero pensar que deja la puerta abierta a continuaciones. 

Conclusión: Original, sangriento, corto y molón

Lo mejor: Que se atreva a usar mitología española y a darle un toque grimdark
Lo peorSí, es una buena historia autoconclusiva, pero sabe a poco. 

Nota:


sábado, 15 de octubre de 2016

Reseña: Asesino real, de Robin Hobb

El joven Traspié Hidalgo se convierte en el catalizador que habrá de alterar la trayectoria de una casa real en grave peligro, en este estremecedor relato del reino costero de los Seis Ducados.

Traspié ha sobrevivido a su primera misión peligrosa como asesino del rey, aunque de resultas ha salido muy mal parado. Maltrecho y resentido, se propone quebrantar su juramento al rey Artimañas y quedarse en las lejanas montañas. Pero el amor y unos hechos de tremenda urgencia lo llevan de regreso a la corte de Torre del Alce y a las mortíferas intrigas de la familia real.

Los Corsarios de la Vela Roja, renovando sus feroces ataques sobre la costa, dejan a su paso aldeas calcinadas y víctimas enloquecidas. El reino sufre asimismo un ataque desde dentro, pues la traición amenaza el trono del rey afligido. En este momento de gran peligro, la suerte del reino podría estar en manos de Traspié, cuyo papel en la salvación de los Seis Ducados bien pudiera exigirle el más terrible de los sacrificios...


El Vatídico
1. Aprendiz de asesino
2. Asesino real
3. La búsqueda del asesino

Solo habiendo leído dos libros, Robin Hobb se ha convertido en una de mis escritoras favoritas. Consigue cumplir casi todas mis expectativas sin despeinarse aunque cabe decir que, en mi opinión, esta segunda entrega del Vatídico es un poco más floja que la primera. 

El estilo sigue igual que en el primer libro. No es descriptivo como tal pero consigue crear imágenes muy vívidas con muy pocas palabras. No tiene tampoco grandes artificios, pero consigue crear un ritmo especial. Leer esto en voz alta es un placer, sin duda. 

El número de personajes se dispara con respecto al primer libro. Los que había cobran una nueva importancia y aparecen un montón de personajes nuevos, especialmente femeninos. En la narración transcurre bastante menos tiempo que en el libro anterior, con lo que la evolución no es tan evidente, pero sigue ahí. 
FitzChivalry (o Traspié Hidalgo) comienza con quince años, en el punto en el que se quedó en el libro anterior, y es mucho más maduro que en el primer libro. Parece que entre los dos tomos ha crecido demasiado. En muchas partes no parece que tenga esa edad, sino tres años más mínimo. Al menos la esencia del personaje se mantiene, eso sí, más calculador y menos dubitativo que en el primer libro. 
Kettricken, la nueva esposa del príncipe Verity evoluciona de forma bestial, y se ha convertido en uno de mis personajes favoritos. La conocimos al final del libro anterior, y ahora se ve cómo llega a la Corte, a un ambiente desconocido y hostil. Es inocente en un principio, pero poco a poco se va haciendo más calculadora y se va acostumbrando al comportamiento cortesano. Es un personaje que tiene una fuerza increíble, pero aún así se la puede ver débil en algunos momentos, cuando el infortunio la supera. Se cae y es capaz de levantarse, y me encanta. 
También es interesante mencionar a Regal, el más pequeño de los príncipes y rival de Verity. Es uno de esos personajes que uno adora odiar. Es ambicioso y no para ante nada para conseguir su objetivo: ser el rey. Odia al protagonista y hace todo lonecesario  para librarse de él, en parte porque se interpone en su camino y en parte por el simple hecho de ser un bastardo. Sin embargo, no ve más allá de su ambición y toma decisiones estúpidas que le perjudicarán a largo plazo. Es un personaje completamente negro, pero yo espero que eso acabe siendo su tumba. 

La trama va algo más despacio que en el libro anterior, y en ocasiones parece que no pasa nada en montones de páginas. Es desesperante porque todos saben lo que está tramando Regal, pero son incapaces de hacer nada, ya sea por falta de pruebas o para evitar tensiones que provocarían catástrofes mayores. Además, los Forjados se van acercando a la fortaleza, revelando que son un peligro mucho mayor de lo que parecía en un principio. 

Aquí también aparece por primera vez una trama romántica, entre FitzChivalry y el personaje con el que todos sabíamos que iba a terminar. Está bastante bien llevada, aunque al principio ella no me caía demasiado bien. Me gusta cómo dejan entrever la tensión de un amor imposible y cómo aprovechan todos los momentos que tienen para estar juntos hasta que uno de los dos tiene que huir. Seré sincera, no tenía mucha fe al principio, pero al final sí que me llegó y me hizo soltar alguna lagrimica, 

Se explora un poco más la magia, en especial lo relativo a la Maña. Por fin se ve que es algo que trae problemas y que, en efecto, está mucho peor valorado que la Habilidad, tanto que aquellos que la practiquen pueden acabar ahorcados junto con los animales con los que forman vínculos. Al fin podemos ver que lo que hace Fitz es peligroso de verdad. 

Conclusión: Buena continuación, buen libro de paso.

Lo mejor: Me encanta cómo se usa la Maña. En serio. Yo también quiero.
Lo peor: Ya está bien de buenos contra malos.

Nota:

sábado, 8 de octubre de 2016

Reseña: Cazador y presa, de Ana Katzen


Sarket ya debería estar muerto. Debió haber muerto con su madre al nacer, y cuando se enfermó de neumonía, y cuando los cirujanos cometieron una negligencia al implantar el aparato que ayuda a su corazón a seguir latiendo. Lo cierto es que, por algún motivo que los médicos aún no logran comprender, sigue con vida. Habrá quien lo atribuya a un milagro, aunque eso es imposible. Los milagros desaparecieron junto con los dioses hace mucho tiempo, cuando el rey loco les declaró la guerra y los asesinó. Pero ¿es posible matar a un dios? ¿Están los dioses muertos o solo guardan silencio?










Los moradores del cielo
1. Cazador y presa
2. Hierro fatuo
3. ¿?

Llevo teniendo este libro pendiente desde febrero por lo menos. No es que no quisiera leerlo, es que había otros muchos que tenían más prioridad y fui dejando este hasta que al fin me dije que tenía que dejar de procrastinar. La autora tiene una página maravillosa en la que da consejos de escritura, así que yo supuse que el libro sería muy bueno. Me quedé corta. 

El mundo que ha creado es genial. No es un mundo medieval ni de lejos, aunque en el prólogo lo parezca. Tiene tecnología, universidades, educación al alcance de todos, pistolas, aviones, girobuses que llevan a uno de un lado a otro de la ciudad... y no tiene palomitas.

Pero no hubo respuesta, y Ẹnor siguió caminando sin darse cuenta de que tres mujeres, hija, madre y abuela, las veían alejarse con los ojos bien abiertos mientras comían palomitas de maíz. Quizás cabría añadir que las palomitas de maíz no habían sido inventadas aún.

No se dan grandes descripciones del aspecto de las calles, pero ya se puede ver que es un mundo más bien steampunk, aunque su tecnología es muy cercana a la nuestra actual. La magia no está tan integrada como en otras sociedades, pero no se llega a dudar de su existencia. Incluso hay estudios que versan sobre la energía que permite producir la magia (prana) y hablan incluso del sistema pránico y nadie se lo toma a broma.

La mitología es un aspecto importante para la trama, pero casi olvidado por los que viven allí. Se basa en dioses con sus atributos, virtudes y defectos con un pequeño gran giro: no son indestructibles. Además de dioses hay otras criaturas que aportan a la trama un punto de terror muy interesante. Y no cuento más, que estas cosas hay que descubirlas.
Eso sí, hay un momento en el que un personaje se pasa dos capítulos explicándole a otro de dónde viene contando una historia de dioses que se remonta lejos, muy lejos. No es aburrida ni difícil de seguir, pero es cierto que supone un gran cambio con lo que el libro era hasta ese momento. Tampoco está puesta en un momento inapropiado, pues esos dos personajes ya se conocen muy bien, pero me chirría un poco que los personajes de repente suelten parrafadas tan largas. Es algo que, al menos en mi caso, no se ve casi en la vida real fuera de clases y discursos formales.

La forma que tiene de describir el mundo es muy parecida a la de Sanderson: mostrar el modo de vida de los habitantes como si fuera normal y dejar que el lector se vaya enterando según lo va descubriendo. Ana lo hace de una manera muy natural, de forma que desde el primer momento uno se siente parte del mundo y no hace falta tener grandes párrafos explicativos.


El concepto de la magia no es el más original del mundo, pero mola. Básicamente, el poder mágico de una persona depende del "alma que le sobra". Pero eso no es todo, pues en caso de que no "sobre alma" siempre es posible hacer magia gracias a esferas que dan poder adicional. Por tanto, cualquiera puede aprender magia y no es algo reservado a unos pocos, no en teoría, al menos. Y es el primer sistema mágico que castiga los magos con demasiado poder de una forma real, pues estos sufren de una enfermedad que les produce ataques bastante violentos y que puede terminar por matarles a edades muy tempranas. Mejor ser del montón, sí.
Aparte hay otros dones no tan estudiados, como ver las emociones o las auras de la gente. No se les da mucha importancia, pero me gustaría leer más acerca de ellos o sus portadores.

El protagonista, Sarket, es muy especial precisamente porque no es el más poderoso de todos o un elegido de los dioses. Es muy débil, tanto que es un milagro que siga vivo. Tiene una mente prodigiosa y lo que quiere es utilizarla para construir un futuro mejor. No significa eso que sea un ser asocial, y eso es algo que me ha encantado. Aquí de verdad se explora la amistad y no solo tenemos al protagonista y a la chica que le gusta.
Por otro lado, tenemos a Selene, una chica muy rara a la que Sarket conoce por casualidad. Viene del Norte, huyendo de una madre que solo quiere usarla como arma y de una misteriosa plaga que la persigue. No es un personaje que me haya gustado tanto, pero no está mal. Sirve como mentora y amor del protagonista, y tiene un par de secretos bastante grandes que yo, al menos, no veía venir.

El estilo es invisible. Es sencillo, pero no simple, y no tiene ni una sola palabra innecesaria. Es perfecto para centrarse en la historia y no distraer al lector con florituras innecesarias o errores. No utiliza muchas metáforas ni figuras retóricas, pero las que usa no son las típicas que nos solemos encontrar:

Chocaron como imanes de polaridad opuesta.

Y no he contado lo mejor, y es que este libro se puede conseguir gratis suscribiéndose a la web de la autora o directamente en Amazon. ¿A qué estáis esperando?

Conclusión: Mola, y mucho.

Lo mejor: El mundo es muy distinto a lo que se suele ver
Lo peor: El gran discurso sobre los dioses

Nota:


sábado, 1 de octubre de 2016

Reseña: Un mago de Terramar, de Úrsula K. Le Guin

Ged, el mayor hechicero de Terramar, fue llamado Gavilán en su temeraria juventud.
Hambriento de conocimiento y poder, Gavilán jugó con secretos antiguos y dejó suelta sobre el mundo una terrible sombra. Esta es la historia de su prueba, cómo logró maestría en las palabras de poder, amansó un antiguo dragón y atravesó la puerta de la Muerte para reestablecer el equilibrio. 












Ciclo de Terramar
1. Un mago de Terramar
2. Las tumbas de Atuan
3. La costa más lejana
4. Tehanu
5. Cuentos de Terramar
6. En el otro viento

Ya era hora de leer a otra de las grandes autoras de la fantasía. Como es costumbre cuando leo libros más "clásicos" o fijándome en el nombre del autor, no tenía ni la más remota idea acerca de qué iba. Solo sabía que tenía lugar en un archipiélago y que era una fantasía muy distinta a la que estamos acostumbrados.
Las leyendas no mienten. 

Es muy diferente a lo que he leído, no solo en fantasía. Para empezar, el protagonista, Ged, no es muy normal, aunque empieza siendo un poco típico. Al principio del libro es un joven prometedor y orgulloso que aspira a convertirse en mago. Es muy poderoso, mucho más de lo normal, cosa que suele ocurrir con los protagonistas, pero no se convierte en un "elegido" ni en nadie a quien la gente sigue ciegamente. Porque el poder también le trae arrogancia, y en un acto de fanfarronería libera una sombra que no parará hasta acabar con él, y pasa buena parte de su vida tratando de solucionar los estragos causados por tal acto. No ha sido un personaje con el que me haya identificado de un modo especial, siempre parece demasiado lejano, pero sí es posible tenerle aprecio y hasta cogerle algo de cariño. 
El resto no brillan demasiado, ya que la historia está centrada en Ged y en su viaje. Está su primer mentor, sus profesores de magia, sus compañeros, su rival... Son muy difusos, pero cumplen su función con creces, y da la sensación de que tienen mucho más de lo que la historia nos muestra.

La historia en sí no es demasiado compleja: un mago que comete un terrible error y tiene que pasarse toda su vida reparando el mal que ha causado. No tiene más. No tiene "misiones secundarias" ni subtramas de ningún tipo. Tampoco tiene acción apenas, y tiene una profundidad casi filosófica que se va acrecentando hasta llegar al final. Me encanta cómo el mago derrota a la sombra y se hace libre por fin, uno de los finales más originales que he leído.

El estilo me ha sorprendido por la sonoridad que tiene. No parece una novela, parece un relato oral. Ya el primer capítulo me parecía digno de un bardo, y todo el libro se mantiene así. Fluye con una facilidad asombrosa, y cualquier fragmento es bueno para leerlo en voz alta. Le aporta un aire de misticismo y magia extra. En Terramar solo los magos y las brujas usan magia, pero es algo que está presente en todo el archipiélago. Desde luego, la lectura ha sido agradable cuanto menos.

Sin embargo, durante toda la lectura tuve la sensación de que lo que estaba contando no era más que un resumen de una historia más grande. Hay veces que se omiten demasiados acontecimientos, que pasan demasiados años en muy pocas páginas, que los personajes cambian de forma radical de un momento a otro... Sonaba tanto a leyenda que no parecía siquiera una novela, y a mí me habría gustado conocer más detalles de la vida de Ged.

Conclusión: Mágico, pero demasiado corto

Lo mejor: Hasta el mundo parece tener personalidad
Lo peor: La sensación de que es un resumen de algo más grande

Nota: