expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 29 de octubre de 2016

Reseña: Las tumbas de Atuan, de Ursula K. LeGuin

Al elegir a la joven Tenar como alta sacerdotisa de los antiguos e innombrados Poderes de la Tierra le quitaron todo lo que tenía: hogar, familia, posesiones e incluso su nombre. Pues es ahora Arha, la Devorada, guardiana de las oscuras Tumbas de Atuan. 
Un día, cuando se está aprendiendo a orientar a través del oscuro laberinto, un joven mago, Ged, llega a robar el secreto mejor guardado de las Tumbas, el anillo de Errerh-Akbe. Pero Ged además lleva consigo la luz de la magia y juntos, él y Tenar, escaparán de la oscuridad en la que se ha convertido su culto.










Ciclo de Terramar:
1. Un mago de Terramar
2. Las tumbas de Atuan
3. La costa más lejana
4. Tehanu
5. Cuentos de Terramar
6. En el otro viento

Qué ganas tenía de continuar la saga de Terramar. Ya dije que el primer libro me había parecido un resumen de algo más grande, y que tenía ganas de saber más cosas sobre Ged. No es lo que vais a encontrar aquí, pues habla de un personaje muy distinto que se mueve en un ambiente completamente opuesto. Sin embargo, no es peor por eso ni tiene menos interés, y de hecho, me ha gustado más que su predecesor. 

El foco esta vez recae sobre Tenar, una joven elegida para ser alta sacerdotisa del culto de los Innombrados, pues se supone que es la reencarnación de la anterior. Su vida no puede ser más diferente a la Ged: su culto adora la oscuridad y de hecho hay partes del templo donde no puede entrar la luz, no aprecian la sabiduría, consideran la lectura como algo diabólico y es un culto en el que solo las mujeres participan. El único hombre que ella conoce es un eunuco que se encarga de protegerla.
El ambiente que se respira es opresivo. Los dioses a los que sirve piden actos crueles y poco a poco se va quedando sin amigas, puesto que ella es diferente, es la que está destinada a mandar. Cada vez que describían la situación del templo, sus interiores o cualquier aspecto relacionado con el culto a mí se me encogía el corazón. Y era aún peor cuando veía que ella se sometía a los mandatos. 

Sin embargo, esta no es una historia que cuente las tragedias de la vida de Tenar, sino cómo consigue salir del agujero en el que la han metido. Cómo empieza a tomar sus propias decisiones, cómo lucha contra aquello que otros le han impuesto, cómo madura. Ella no ha cometido un error terrible como Ged, de sus actos no pende el destino del mundo, pero no por ello deja la historia de ser emocionante.

El personaje me ha encantado. Empieza dejándose llevar por el resto de sacerdotisas y poco a poco comienza a ir tomando sus propias decisiones. A lo largo del relato evoluciona y cambia hasta llegar a ser realmente ella y no una marioneta manejada por otros.
El resto no están tan dibujados, pero aún así resultan creíbles. Y al ser el culto algo solo permitido a las mujeres tenemos una gran galería de personajes femeninos. Hay sacerdotisas que cuidan de ella y otras que la desprecian, algunas dejaron de creer en los dioses y solo buscan ascender en la orden y otras que solo quieren escapar. No se profundiza mucho en ellas pero es increíble cómo consigue caracterizarlas con unos pocos trazos.
Además, aparece Ged más o menos a la mitad del libro. Se le presenta como algo ajeno, extraño, y esa sensación permanece durante todo el libro. No se descubre nada nuevo acerca de él ni de la magia, pero la relación que tiene con Tenar es una de las cosas más monas que he visto en mucho tiempo. No es el centro de la historia ni mucho menos, aquí no pasa de secundario y eso hace que sea más interesante por el halo de misterio que ahora le rodea. 

La historia transcurre en un periodo bastante más pequeño que la anterior, lo que hace que sea más una narración completa que un resumen, como me pareció la historia de Ged. Y el estilo mantiene el tono mítico y legendario de la primera parte. Si la saga sigue este ritmo voy a tener que inventarme una nueva puntuación para la última parte.

Conclusión: Oscuro, pero esperanzador

Lo mejor: Los personajes son oro puro
Lo peor: Se me ha hecho corto

Nota:

2 comentarios:

  1. Qué bueno que hayas continuado, Las Tumbas de Atuan a mí no me pareció tan superior al primero, pero sigue siendo una novela muy buena. ME encanta cómo la autora hace evolucionar a Tenar, la hace ser consciente no solo de su papel como individuo, sino como mujer. Espero sigas con la saga, el tercer libro es aún más emocionante.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí la historia de Tenar me parece mucho más cercana que la de Ged y es por eso por lo que me ha gustado más. Ged es un héroe de leyenda mientras Tenar es una persona como cualquiera de nosotros, es más fácil identificarse con ella que con él.
      Por supuesto que continuaré, el tercero va para cuando termine el libro que tengo entre manos.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar