expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 1 de octubre de 2016

Reseña: Un mago de Terramar, de Úrsula K. Le Guin

Ged, el mayor hechicero de Terramar, fue llamado Gavilán en su temeraria juventud.
Hambriento de conocimiento y poder, Gavilán jugó con secretos antiguos y dejó suelta sobre el mundo una terrible sombra. Esta es la historia de su prueba, cómo logró maestría en las palabras de poder, amansó un antiguo dragón y atravesó la puerta de la Muerte para reestablecer el equilibrio. 












Ciclo de Terramar
1. Un mago de Terramar
2. Las tumbas de Atuan
3. La costa más lejana
4. Tehanu
5. Cuentos de Terramar
6. En el otro viento

Ya era hora de leer a otra de las grandes autoras de la fantasía. Como es costumbre cuando leo libros más "clásicos" o fijándome en el nombre del autor, no tenía ni la más remota idea acerca de qué iba. Solo sabía que tenía lugar en un archipiélago y que era una fantasía muy distinta a la que estamos acostumbrados.
Las leyendas no mienten. 

Es muy diferente a lo que he leído, no solo en fantasía. Para empezar, el protagonista, Ged, no es muy normal, aunque empieza siendo un poco típico. Al principio del libro es un joven prometedor y orgulloso que aspira a convertirse en mago. Es muy poderoso, mucho más de lo normal, cosa que suele ocurrir con los protagonistas, pero no se convierte en un "elegido" ni en nadie a quien la gente sigue ciegamente. Porque el poder también le trae arrogancia, y en un acto de fanfarronería libera una sombra que no parará hasta acabar con él, y pasa buena parte de su vida tratando de solucionar los estragos causados por tal acto. No ha sido un personaje con el que me haya identificado de un modo especial, siempre parece demasiado lejano, pero sí es posible tenerle aprecio y hasta cogerle algo de cariño. 
El resto no brillan demasiado, ya que la historia está centrada en Ged y en su viaje. Está su primer mentor, sus profesores de magia, sus compañeros, su rival... Son muy difusos, pero cumplen su función con creces, y da la sensación de que tienen mucho más de lo que la historia nos muestra.

La historia en sí no es demasiado compleja: un mago que comete un terrible error y tiene que pasarse toda su vida reparando el mal que ha causado. No tiene más. No tiene "misiones secundarias" ni subtramas de ningún tipo. Tampoco tiene acción apenas, y tiene una profundidad casi filosófica que se va acrecentando hasta llegar al final. Me encanta cómo el mago derrota a la sombra y se hace libre por fin, uno de los finales más originales que he leído.

El estilo me ha sorprendido por la sonoridad que tiene. No parece una novela, parece un relato oral. Ya el primer capítulo me parecía digno de un bardo, y todo el libro se mantiene así. Fluye con una facilidad asombrosa, y cualquier fragmento es bueno para leerlo en voz alta. Le aporta un aire de misticismo y magia extra. En Terramar solo los magos y las brujas usan magia, pero es algo que está presente en todo el archipiélago. Desde luego, la lectura ha sido agradable cuanto menos.

Sin embargo, durante toda la lectura tuve la sensación de que lo que estaba contando no era más que un resumen de una historia más grande. Hay veces que se omiten demasiados acontecimientos, que pasan demasiados años en muy pocas páginas, que los personajes cambian de forma radical de un momento a otro... Sonaba tanto a leyenda que no parecía siquiera una novela, y a mí me habría gustado conocer más detalles de la vida de Ged.

Conclusión: Mágico, pero demasiado corto

Lo mejor: Hasta el mundo parece tener personalidad
Lo peor: La sensación de que es un resumen de algo más grande

Nota:



2 comentarios:

  1. Es una fantasía muy diferente a las que nos hemos acostumbrado y por eso Le Guin merece un puesto de honor en el género. Las siguientes novelas de Terramar son igual de buenas y continuamos explorando a Ged, por lo que conocerás más detalles de su vida.

    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que es buena, y lo de diferente ni se pregunta. A ver si continúo y descubro más sobre Ged, que me ha intrigado un montón.
      ¡Nos leemos!

      Eliminar