expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 31 de diciembre de 2016

Mejores libros del 2016 + Propósitos literarios para el 2017

Este ha sido un año movidito. He terminado el instituto y estoy ahora en primero de carrera. Conseguí entrar al grado que quería, doble grado de Diseño y Desarrollo de Videojuegos con Ingeniería de Computadores, y lo cierto es que, aunque es un poco caótico, me encanta. También he terminado mis estudios en el conservatorio, con lo que ahora solo toco por diversión y no para estudiar.
He viajado muchísimo en transporte público, ya que parece que todo me pilla lejos de casa, y he tenido mucho, mucho tiempo de leer. De hecho, me puse un reto en Goodreads de leer cuarenta libros este año y por ahora llevo cincuenta y cuatro. No está nada mal. 
En cuanto a la escritura, he mandado mi primer libro a los lectores beta y a principios del año que viene lo voy a mandar a un concurso, a ver si hay suerte. También en mayo me apunté al taller de escritura Piratas de Tinta, con Iria G. Parente y Alba Quintas, con lo que empecé a planear una nueva novela que empezaré a escribir en febrero. 
Así que 2016 ha sido un año en el que el mundo se ha empezado a caer a pedazos, pero a mí en lo personal me ha ido muy, muy bien.

LOS MEJORES LIBROS

Mejor libro extranjero autoconclusivo: Stardust, de Neil Gaiman. Reseña aquí.
Mejor libro nacional autoconclusivo: Sorgina, de Alister Mairon. Reseña aquí.
Mejor libro extranjero perteneciente a saga: Aprendiz de asesino, de Robin Hobb. Reseña aquí.
Mejor libro nacional perteneciente a saga: Neimhaim, de Aranzazu Serrano Lorenzo. Reseña aquí.
Mejor mundo de fantasía: El mundo de La Primera Ley de Joe Abercrombie. Reseña aquí.
Mejor libro infantil/juvenil: Tu nombre después de la lluvia, de Victoria Álvarez. Reseña aquí.
Mejor clásico: Bodas de sangre, de Federico García Lorca. Reseña aquí.
Mejor personaje masculino: Ged, de la saga de Terramar de Ursula K.LeGuin. Reseña aquí.
Mejor personaje femenino: Cirilla de Cintra, de la saga de Geralt de Rivia. Reseña aquí. (a partir del tercero).

PROPÓSITOS

¿Cumplí los del año pasado?:

– Leer más de 40 libros. 
– Terminar la saga de Artemis Fowl x
– Terminar la saga de Geralt de Rivia x
– Releer Harry Potter antes de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos x
– Leer algo de Brandon Sanderson y de Joe Abecrombie 
– Leer la saga de la Rueda del Tiempo de Robert Jordan al menos hasta la mitad x (pero hay intención de intentarlo)
– Terminar de editar mi libro y ¿quién sabe? Mandarlo a alguna editorial. Bueno... .Lo primero sí, lo segundo está por ver.

Creía que se me daría mejor, pero no.

Propósitos para este año
– Volver a intentar leer La Rueda del Tiempo, y terminar Geralt de Rivia y Artemis Fowl.
– Ser más constante y escribir todos los días.
– Leer tantas autoras como autores, y, si es posible, más.

Son pocos, pero espero que sean algo más realistas. El reto de lectura ya me lo pondré en Goodreads. Sé que hay gente a la que no le gustan esas cosas, pero para mí, más que un reto es una manera de mantener la cuenta de los libros que leo.  Y, para qué engañarnos, a mí sí me gusta participar en esas cosas. 

¿Y vosotros? ¿Estáis de acuerdo con mis libros favoritos? ¿Tenéis propósitos literarios para el nuevo año? Contádmelo en los comentarios.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Reseña: La búsqueda del asesino, de Robin Hobb


El rey Artimañas ha muerto a manos de su hijo Regio. Al igual que Traspié o al menos eso creen sus amigos y adversarios. Pero con la ayuda de sus aliados y de la magia de las bestias emerge de la tumba, profundamente herido en cuerpo y alma.


También el reino se tambalea al borde del desastre: Regio ha saqueado y abandonado la capital, en tanto el legítimo heredero, el príncipe Veraz, continúa perdido en una disparatada búsqueda que podría depararle la muerte. Sólo su regreso, o el heredero que porta la princesa en su vientre, podría salvar a los Seis Ducados.

Llena de magia y maldad, de heroísmoy deshonor, de pasión y aventura, la Trilogía del Asesino es una epopeya compuesta con una voz irresistible. La prosa refrescante y original de Robin Hobb marca el comienzo de una nueva época en la literatura fantástica.




El Vatídico
1. Aprendiz de asesino
2. Asesino real
3. La búsqueda del asesino

Tenía ganas de ver cómo terminaba esta trilogía. El segundo libro acabó muy mal para sus protagonistas y me parecía que todo el desastre que se había formado necesitaría más de un libro para solucionarse. Además, esta no es la única trilogía de Hobb ambientada en los Seis Ducados y con estos personajes (tiene otras cuatro, si no recuerdo mal) y temía que siguiera esta historia en las siguientes, sin terminarla aquí. Menos mal que no ha sido el caso.

Me pilló justo en época de exámenes, así que se me hizo muy largo porque apenas tenía tiempo de leer. Además, el libro es muy tocho y Hobb no es la escritora más ágil del mundo, con lo que además de largo tuvo un punto de pesado. El ritmo es muy poco constante, había partes en las que no podía soltar el libro y otras en las que me daba la sensación de que pasaba páginas y páginas de vacío absoluto.

La historia no me pareció igual de cohesionada. Ya no tiene lugar en Buckkeep, sino allá afuera con Fitz dando tumbos de un lado para otro. Está bien porque se conocen muchos más aspectos del mundo, pero a veces me parecía que la historia no era una sola sino varias. Fitz parecía cambiar a lo largo de todo el libro, como si fuera un protagonista que cambiara en función de su historia. A veces era un asesino sin piedad, otras, un héroe arquetípico, otras, un adolescente asustado... Hay cosas que no cambian (su obsesión por Molly) pero los detalles hacían que me perdiera. Por ejemplo, al principio se hacen menciones a su barba, que le crece en seguida y se tiene que estar afeitando continuamente cuando no le sirve para ocultar sus cicatrices, pero al final no se hace mención a barba alguna, y yo creo que pasa tiempo suficiente como para que le creciera otra vez. Si a eso le sumamos que no sé qué edad tenía Fitz en esos momentos conseguimos el cóctel perfecto para que yo me termine de perder. 

Eso sí, el resto de personajes brillan como ellos solos. Empezando por el Bufón, que es uno de los personajes más adorables que me he encontrado. Me encanta cómo se preocupa por Fitz y cómo a veces le hace rabiar. Me gusta cómo a veces parece alguien viejo y sabio y otras, un niño travieso y despreocupado. Ahora entiendo por qué hay gente que quiere emparejar a Fitz y al Bufón, lo que hay entre ellos es amor, está claro. 
Regal sigue tan malvado y odioso como siempre, pero me encanta. Le intenta dar un poco de humanidad ("no es malo, solo tiene miedo") que no termina de funcionar, pero yo creo que en este caso no hace falta hacerlo humano, pues como malo malísimo es genial. Tiene unos planes magníficos e idea unas encerronas perfectas. No tiene escrúpulos en sacrificar a sus propios sirvientes, incluso a los más valiosos, y su odio hacia Fitz es superior a toda consideración racional. Lo odié con todas mis ganas, pero es algo con lo que casi disfruto.
El resto de personajes también son geniales. Es gracioso, porque la trilogía entera está en primera persona y justo el narrador, con el que debería tener una mayor conexión, es uno de los personajes que menos me gustan. Al menos creo que no soy la única. 

Hay mucha más magia que en entregas anteriores. Aparece en múltiples formas pero sin perder su forma y me parece increíble. Algo que en principio parecía tan limitado como es la Habilidad, que parecía solo servir para comunicarse a distancia, resulta tener infinitas aplicaciones, y todas son coherentes, ya que el mundo está pensado para ella. Y la manera que tienen los dragones de aparecer me ha parecido muy interesante. No son lo típico, desde luego.

Conclusión: Y a pesar de todo, mola

Lo mejor: Me encantan los personajes de Hobb
Lo peor: Falta cohesión

Nota: 


sábado, 10 de diciembre de 2016

Reseña: Contra la fuerza del viento, de Victoria Álvarez

Inglaterra, 1905. Han pasado unos años desde los acontecimientos narrados en Tu nombre después de la lluvia y la vida ha sido generosa con el equipo del periódico Dreaming Spires. Nada parece poder perturbar su tranquilidad, pero a finales de mayo los tres amigos reciben la visita de la bella y misteriosa señorita Stirling, que luce sus mejores galas y acude a la ciudad con una tentadora oferta para ellos.

 Alexander, Lionel y Oliver, acompañados por la excéntrica Veronica, acceden a acompañarla a una aldea cercana a Nueva Orleans para descubrir qué hay de cierto en la leyenda alrededor del Perséfone, un bergantín hundido misteriosamente en el río Mississippi en 1862. Nada queda del barco, y al principio la gente del pueblo parece poco dispuesta a recordar el pasado, pero al cabo de unos días sabremos mucho más del trágico destino de sus marineros, y cabe que incluso se revele la verdadera historia de la señorita Stirling...


Ciclo Dreaming Spires
1. Tu nombre después de la lluvia
2. Contra la fuerza del viento
3. El sabor de tus heridas

Me compré este libro en la Feria del Libro de Madrid. Quería la primera parte para que la firmara la autora y tal, pero se había agotado. Como no iba a quedarme sin firma, compré este y luego fui a por Tu nombre después de la lluvia. 
La historia de este volumen no me atraía tanto como la del primero (Irlanda me gusta mucho más que América, qué le vamos a hacer) pero tenía ganas de ver qué sucedía con los personajes. Me ha gustado un poco menos que el anterior, en general, pero tampoco ha sido terrible. 

La ambientación sigue siendo tan buena como en el primer libro. Es cierto que Nueva Orleans no me inspira tanto como Irlanda, y desde luego, no llegaba igual de predispuesta, pero se nota la dedicación que le ha puesto la autora. Se nota el olor de los pantanos, se oye el crepitar de las llamas, he llegado a sentir frío en algún momento. Me encanta cómo consigue transmitir no solo el aspecto visible de los escenarios, sino todos los aspectos de cada lugar para trasladar allí al lector de una manera espectacular. También es genial cómo consigue caracterizar a los personajes que están allí de forma creíble, que se note que son de allí y saben muchas más cosas que los protagonistas, extranjeros. 

Los personajes son algo más humanos, pero todavía les falta algo. El grupo de protagonistas es algo más amplio que en el libro anterior, y me gusta cómo hace que a todos ellos les pasen cosas de más o menos la misma magnitud sin que se vea que uno u otro tiene preeminencia sobre los demás. Es cierto que los Quills, tanto Alexander como Veronica, se han quedado un poco atrás, pero no por ello se hacen invisibles o dejan de tener importancia. 
Me ha gustado en especial la señorita Stirling, que es mucho más creíble que en el libro anterior. Ya se ve que sí puede desarrollar sentimientos y que bajo sus encajes hay una persona de carne y hueso. 

La historia es más compleja, pues en esta se separan tanto los personajes que cada uno casi da para su propia subtrama. Por una parte tenemos la investigación y lo que viene con ella, por otra, lo que ocurrió con el  Perséfone  y las personas cercanas a él, por otra, un romance y por último, un huérfano encontrando a su familia. Con tantas tramas sucediendo a la vez uno podría pensarse que hay un riesgo alto de perderse, pero no. En todo momento se sabe qué ocurre con cada personaje y no hay confusión posible. Además, cada uno tiene una voz bastante diferenciada, con lo que incluso si el lector se despista un momento puede volver a encontrarse rápido.

Hay que destacar, eso sí, la cantidad de drama que tiene esta historia, y no solo por lo ocurrido con el Perséfone, que ya es trágico de por sí. Se descubre el pasado de dos personajes y es algo tan terrible que casi parece un melodrama. Además, al final hay otro suceso terrible que parece escrito con saña. No me parece mal que haya drama en los libros, pero aquí me parece que se le ha ido un poco la mano.

Eso sí, el misterio final me ha dejado boquiabierta y ojiplática.

Resumen: Misterio, amor y lágrimas

Lo mejor: La ambientación es maravillosa
Lo peor: ¿Quieres drama? ¡Toma dos tazas!

Nota:

¿Y vosotros? ¿Lo habéis leído? ¿Tenéis pensado hacerlo? Contádmelo en los comentarios

sábado, 3 de diciembre de 2016

Reseña: El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde


El genial Oscar Wilde (1854-1900) quiso hacer de la belleza un refinamiento de la inteligencia, y para ello creó a uno de sus personajes más famosos: Dorian Gray, un hombre que encarna el mal y su castigo. El retrato de Dorian Gray es una de las piedras angulares en los debates entre la ética y la estética, el bien y el mal, el arte y la vida. Un clásico de la literatura que sigue asombrando a todo tipo de lectores.












Tengo muy buenos recuerdos de este libro, fue el primero que leí en inglés sin haberlo leído antes en español, y la primera vez que lo leí me fascinó. Me encanta ver cómo hay cosas que no cambian. 

La historia no tiene mucha complicación: El pintor Basil Hallward retrata al joven Dorian Gray y este, hechizado por la maestría del cuadro y poseído por un miedo irracional a envejecer y a perder esa belleza, desea que sea este el que el que cambie en su lugar, llegando a ofrecer incluso su alma. A partir de ahí comienza a juntarse con malas compañías y a desdeñar a las personas y sus sentimientos, buscando solo el placer personal, tal y como le enseña su amigo Lord Henry Wotton, sin perder su cara inocente ni su juventud.
 No tiene subtramas ni se centra en otro personaje que no sea el propio Dorian, y, aunque sea un libro corto, todo ocurre con bastante calma. No tiene apenas descripciones, tampoco, casi todo se construye a base de diálogos. 
Pero qué diálogos. 
No sé hasta qué punto se pueden considerar como la voz de los personajes o la del autor expresándose a través de estos. No tienen un mensaje que podríamos calificar de moral, tampoco de lo contrario, no sé siquiera si están pensados para que el lector se los tome en serio. Son muy ingeniosos, me encanta cómo todos los personajes tienen siempre respuesta para todo, y son una forma muy efectiva de mostrar la decadencia moral de Dorian Gray. Si al principio es Lord Henry el que habla de la hipersensibilidad de las mujeres o de cómo el placer propio ha de estar siempre por encima del ajeno, cerca del final es el propio Dorian el que no solo no se escandaliza con tales afirmaciones sino que añade las suyas propias. Además, no es un libro que juzgue lo "bueno" y lo "malo". Sabemos que Dorian hace cosas terribles, pero no sabemos el qué. Vemos cómo Lord Henry se las da de filósofo y le da lecciones para la vida, pero en ninguna parte se juzga lo que dice. El lector tiene libertad para opinar sobre ello, y consigue que sea un libro a la vez con mensaje y sin él, según la mirada de quien lea.

El único personaje que destaca es el protagonista. Me encanta cómo evoluciona, a pesar de las barbaridades que llega a hacer. Incluso cuando está en lo más bajo y lo más hipócrita se llega a sentir, si no comprensión, algo de lástima. El resto están un poco más difusos, solo los más cercanos a Dorian tienen una personalidad reconocible, y aún así parecen más alegorías que personas reales. Lord Henry es el "demonio" que le conduce a la perdición mientras Basil es el bien absoluto que solo desea su bien y lo ama adora ciegamente. 

El estilo está muy cuidado y la voz de los personajes, bastante conseguida. Es un libro en el que dan ganas de subrayar todas y cada una de las frases, y del que leer en voz alta es una delicia. Da gusto leer un producto tan bien hecho. 

Conclusión: Sé que lo volveré a leer una y mil veces. 

Lo mejor: La libertad de tomarse o no en serio las "lecciones morales" que van soltando los personajes
Lo peor: Los personajes femeninos están muy estereotipados

Nota: