expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

domingo, 29 de enero de 2017

Reseña: La dama del lago, de Andrzej Sapkowski



Bienvenidos al comienzo del fin

"De las llamitas, algunas altas y poderosas eran, vivamente brillaban y con claridad, otras por su parte eran pequeñas, vacilantes y temblorosas, y oscurecíase su luz y amortiguábase a trechos. En el mismo final había una llamita pequeña y tan débil que apenas ardía, apenas se removía, ora brillando con gran esfuerzo, ora casi, casi apagándose del todo.
 -¿De quién es ese fueguecillo moribundo? -preguntó el brujo.
-Tuyo -respondió la Muerte."
 Flourens Delannoy, Cuentos y leyendas.




Saga de Geralt de Rivia
1. El último deseo
2. La espada del destino
3. La sangre de los elfos
4. Tiempo de odio
5. Bautismo de fuego
6. La torre de la golondrina
7. La dama del lago (partes 1 y 2)
8. Estación de tormentas









Después de llevar tanto tiempo con la saga de Geralt de Rivia a medias se me hace raro terminarla (al menos, la historia oficial) y despreocuparme de los spoilers que me puedan hacer otros o el videojuego. No tengo muy claro que entre en mi top de sagas favoritas, pero aún así me ha marcado y me da un poco de penica decirle adiós. Menos mal que aún quedan Estación de tormentas y Camino sin retorno.
Reseño ambas partes de La dama del lago a la vez porque técnicamente es un único libro aunque lo hayan dividido en la edición española, y ya que tienen ambas partes la misma sinopsis y que me los he leído de seguido, aprovecho. 

Llevaba mucho tiempo diciendo que los libros intermedios estaban preparando algo muy grande, pero no me esperaba que lo fuera tanto. Son libros que atrapan, que impulsan a seguir y seguir leyendo hasta que ya es imposible mantenerse despierto. La acción está bastante mejor descrita que en libros anteriores y además tiene algo más de contenido emocional. Que no os engañen, el punto fuerte de Geralt de Rivia no es la sangre o el cinismo de sus personajes: es el drama.

El volumen de personajes que se manejan es bestial. Cambian cada capítulo y no siempre duran mucho más. A veces son personajes muy cercanos a Geralt y compañía, pero otras, solo los tocan de forma tangencial. Tienen unos nombres bastante extraños la mayoría de las veces y es muy fácil perderse y olvidarse de ellos, pero le dan una profundidad al mundo que no tendría de otra forma. Todos tienen sus historias, sus anhelos, que no siempre tienen que ver con el grupo protagonista. Y es que el mundo no gira alrededor de Geralt de Rivia.
Hablando de Geralt, al fin podemos percibir la evolución de este personaje, o al menos, en lo que quiere llegar a ser. El momento en el que se da cuenta de ello me parece un poco extraño y puede que forzado pero está ahí.

-¿Entrometerme? -se hizo eco de sus palabras- ¿Intervenir? ¿Salvar a alguien? ¿Jugarme el cuello por algún principio, por alguna idea noble? Oh, no, Jaskier. Ya no.
Todos sabemos que eso es mentira. No te esfuerces, Geralt.

Ciri sigue tan magnífica como siempre. Este sí se va a ganar el puesto de uno de los mejores personajes de todos los tiempos. Y a pesar de ser fuerte, de saber valerse sola y de no cometer estupideces como Geralt muy pocos personajes la quieren por lo que es, pues solo la buscan por el hijo que puede dar. Al menos, nos deja joyas como esta:

-No deberías haber alzado tu espada contra mí, Zierael [Ciri]. Ahora es demasiado tarde. No te pienso perdonar. No te voy a matar, claro que no. Pero unas semanas en cama, entre vendas, seguro que te sientan muy bien.
-Espera. Antes quiero contarte una cosa. Revelarte un secreto.
-¿Y qué vas a contarme tú a mí? -Soltó una carcajada-. ¿Hay algún secreto que yo no conozca y que tú puedas revelarme? ¿Qué verdad es esa que me piensas desvelar?
-Ésta: que no cabes bajo el puente.

Algo que me ha sorprendido mucho ha sido la cantidad de lugares que visitan los personajes. Las leyendas eran ciertas: el mundo es inmenso,. Pero no solo visita lugares pertenecientes a ese mundo y a esa época. No voy a decir cuáles, que sería arruinar un poco la lectura, pero ya el principio me dejó descolocada. Es más, no son solo lugares de paso en los que están un tiempo y se van en seguida. Tienen sus propios personajes, que incluso dan su punto de vista en algunos capítulos. Esto a veces es frustrante, o al menos para mí, pues lo que quería era saber qué ocurría con Ciri o con Geralt y de repente me saltaba con historias de personajes que parecían no venir a cuento.

Y qué bonito es encontrar que al fin hay un final de verdad. Es muy abierto (evidencia de que los personajes tienen vida y tal) pero sí se siente como un final de libro. Ya le ha costado cinco libros conseguir uno. 
Además, en la edición española hay al final del todo un cuento. Ya dice el editor que no se puede considerar como canon, que fue solo una diversión, pero aún así es sorprendente la habilidad de Sapkowski de crear drama incluso en entornos felices y maravillosos. Es el relato más triste que he leído, y mira que son como treinta páginas de felicidad. 

Conclusión: ¿A quién ha vendido su alma para hacer esto?

Lo mejor: Este señor vive para el drama, y me encanta
Lo peor: La frustración de querer saber qué ocurre con los protas y no poder

Nota

No hay comentarios:

Publicar un comentario