expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

domingo, 8 de enero de 2017

Reseña: La torre de la golondrina, de Andrzej Sapkowski

"—Puedo darte todo lo que desees —dijo el hada—. Riqueza, poder y cetro, fama, una vida larga y feliz. Elige.
 —No quiero riqueza ni fama, poder ni cetros —respondió la bruja—. Quiero un caballo que sea negro y tan imposible de alcanzar como el viento de la noche. Quiero una espada que sea luminosa y afilada como los rayos de la luna. Quiero atravesar el mundo en la oscura noche con mi caballo negro, quiero quebrar las fuerzas del Mal y de la Oscuridad con mi espada de luz. Eso es lo que quiero.
—Te daré un caballo que será más negro que la noche y más ligero que el viento de la noche —le prometió el hada—. Te daré una espada que será más luminosa y afilada que los rayos de la luna. Pero no es poco lo que pides, bruja, habrás de pagármelo muy caro.
—¿Con qué? En verdad nada tengo.
—Con tu sangre."
 Flourens Delannoy, Cuentos y leyendas


Andrzej Sapkowski es el gran renovador de la literatura fantástica de nuestros tiempos, un genio del lenguaje y la caracterización cuya prosa ya ha hechizado a millones de lectores en todo el mundo.


Saga de Geralt de Rivia
1. El último deseo
2. La espada del destino
3. La sangre de los elfos
4. Tiempo de odio
5. Bautismo de fuego
6. La torre de la golondrina
7. La dama del lago (partes 1 y 2)
8. Estación de tormentas

Para la primera reseña del año no podía haber escogido otra cosa que no fuera la saga que debería haberme leído el año pasado. La abandoné un poco porque no encontraba el momento de ponerme y porque en los libros cuarto y quinto (en especial en este último) había decaído un poco y me daba un poco de pereza leer, pues suponía que el sexto sería igual y que solo en el séptimo pasarían, al fin, cosas interesantes. Y estoy muy feliz de que no haya sido así. 

Lo que más sorprende al comenzar es la cantidad de saltos de perspectiva que hay en el libro. Acostumbrada a mantener más o menos el mismo punto de vista durante todo el volumen, o al menos durante todo el capítulo, ha supuesto todo un choque encontrar que un solo capítulo puede contar la historia de hasta seis o siete personajes. Los cambios, además, son muy cinematográficos: Ciri comienza a contar una historia y en lugar de aparecer en un diálogo contada en primera persona aparece como narración en tercera, los testimonios de los testigos en un juicio son en tercera también, e incluso en un punto hay un  flash-forward bestial en el que se muestra a dos personajes en lo que sería algo parecido a la época actual en el mundo de Geralt de Rivia. 

No hay gran diferencia en los personajes con respecto al resto de libros de la saga. Geralt y los suyos se quedan donde están, aunque se ve una ligera evolución en Geralt. Como esta entrega no se centra del todo en un personaje o grupo da la sensación de que no avanzan nada, y dado el carácter serio y a veces desesperanzador de la saga parece además que lo poco que hacen es en vano.
Como ya viene siendo habitual, solo hay un personaje que evoluciona de forma significativa: Ciri. En este libro le pasan mil cosas, todas ellas crueles y todas ellas la cambian. Se vuelve un personaje más sombrío, no es ya tan frívola y deslenguada como antes. Me gusta esa evolución por su coherencia y sigo enamorada del personaje, pero desde luego no me gustaría pasar por lo mismo ni encontrármela tal y como es ahora. 

Parece que Sapkowski ha pasado de las grandes descripciones políticas que poblaban libros anteriores, en especial Tiempo de odio, aunque hay un capítulo o dos en los que se dedica a describir las alianzas de los distintos reinos y las vidas de los monarcas. Eran partes que a mí me parecieron innecesrias y que no aportaban nada a la trama, además de aburridas a más no poder, y mira que a mí no me importa, e incluso me gusta, encontrarme algo de contexto político en fantasía. 

Conclusión: Necesito el último ya

Lo mejor: Ciri es maravillosa y no me canso de hablar de ella
Lo peor: No hace falta contexto político. De verdad. No es necesario. 

Nota: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario