expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

domingo, 15 de enero de 2017

Reseña: Tehanu, de Ursula K LeGuin


El mal medra, y la magia se ha pervertido. En todas partes hay miedo e incertidumbre, y magos y reyes quieren que una mujer de Gont les muestre el camino. Tenar, sacerdotisa de Atuan, cuida de Therru, una muchacha que ha conocido el horror, y dedica toda su fuerza y sabiduría a proteger a la niña de sus perseguidores y llegar a entender un mundo que está cambiando de una manera misteriosa. A Tenar se le une Ged, en otro tiempo archimago de Terramar, y el hombre, la mujer y la niña descubren que se enfrentan a un enemigo que sólo podrá ser dominado con una nueva especie de poder…










Ciclo de Terramar
1. Un mago de Terramar
2. Las tumbas de Atuan
3. La costa más lejana
4. Tehanu
5. Cuentos de Terramar
6. En el otro viento

Tenía muchas ganas de continuar con la saga de Terramar. Además, había oído que en este libro suponía un cambio enorme con respecto a las entregas anteriores de la saga y por ello tenía muchas ganas de leerlo. Cuando lo cogí fue con un poco de miedo, había visto reseñas negativas que decían que la calidad bajaba mucho con respecto al resto de libros de la saga, que solo se preocupaba de transmitir el mensaje. Suerte que no hice caso. 

El personaje principal de Tehanu vuelve a ser alguien que ya conocíamos: Tenar, la sacerdotisa de las tumbas de Atuan. Se ha casado y ha enviudado, ha tenido hijos y estos han crecido y se han independizado, así que vive sola. Adopta a una niña, Therru, que tiene una terrible quemadura y un terrible pasado, y hace lo posible por sanar sus heridas. 
Esta no es una historia de un viaje épico, tampoco de autodescubrimiento. Apenas hay acción aquí. Se podría decir que es una historia "de mujeres", de aquellas que se han de quedar en casa mientras los hombres van en busca de aventuras, de aquellas que se lo tienen que dar todo hecho cuando ellos vuelven. Y es, sobretodo, una historia que ataca con saña a la masculinidad tóxica, al miedo y a los prejuicios. El mensaje es muy claro, sí, pero concuerda con la trama y los personajes a la perfección. 

Los personajes son otro de los grandes puntos fuertes de este libro. No experimentan cambios muy drásticos y aún así evolucionan. Ursula ha conseguido que me enamore de todos ellos. 
Tenar es ahora mucho más mayor que cuando la vimos por primera vez. Es vieja y lo nota, y se siente en cierta medida resentida por aquellos hombres que la han ido abandonando. No para de rememorar la oscuridad de Atuan y cómo Ged la sacó de allí. 
Therru es mucho más difícil de analizar, ya que en la mayor parte del libro sus comportamientos son bastante extraños e inexplicables. Tiene una herida muy profunda que va sanando a lo largo del libro, pero también un don muy especial por el que "llegarán a temerla".
Como no, también aparece mi adorado Ged. Esta vez ya no es un mentor ni un maestro, sino otro aprendiz. Ha perdido su magia y siente una profunda vergüenza, ya no puede seguir ostentando el cargo de archimago de Roke. Su cambio también es muy notable y ¿he mencionado ya que su relación con Tenar es lo más bonito de este mundo? Porque lo es. 

Sí es cierto que hay personajes muy malvados, que no tienen nada que les salve. Aquellos que maltrataron a Therru hacen su aparición, y son lo más horrible que uno se pueda echar a la cara. Su presencia sirve para transmitir el mensaje, y a pesar de estar tan claro no me molesta. Quizás porque no es un mensaje tan visto. 

También descubrimos nuevos aspectos del mundo, como es la magia de las brujas. Sí es cierto que no la vemos mucho en acción y que tampoco es tan diferente de la de los magos, pero se notan las diferencias y la "rivalidad" que hay entre brujas y magos. Ellas dicen que la magia de sus compañeros es grandilocuente más frágil, y que la suya tiene raíces para asentarse. A mí solo me ha dejado con ganas de saber más. 

Conclusión: Maravilloso a pesar de no tener apenas acción

Lo mejor: El personaje de Tenar es genial
Lo peor: A veces se estanca

Nota:

No hay comentarios:

Publicar un comentario