expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

domingo, 19 de febrero de 2017

Reseña: El pistolero, de Stephen King

En la primera entrega de la extraordinaria serie "La Torre Oscura", el pistolero comienza su arduo viaje hacia la misteriosa torre. Roland de Gilead, uno de los héroes más enigmáticos del autor, debe perseguir al Hombre Negro por el desierto para que le revele los secretos de la Torre Oscura, un edificio mítico que se encuentra en el nexo de todos los universos. Tras correr innumerables peligros, "el pistolero" comienza a formar el equipo con el que viajará por distintos mundos.











La Torre Oscura
1. El pistolero
2. La llegada de los tres
3. Las tierras baldías
4. Mago y cristal
5. Lobos del Calla
6. Canción de Susannah
7. La Torre Oscura

Este es uno de esos libros que no tenía intención de empezar pero que por azares del destino acabé leyendo. Ya conocía a Stephen King, y he leído un par de libros suyos, y es un autor cuyo estilo me gusta mucho (lástima que escriba terror, un género que no se lleva muy bien con mi afición de dormir por las noches). Sabía que tenía una saga de fantasía, La Torre Oscura. Sabía que existía, que era muy larga y que los libros que la componían eran muy tochos. Y ya. Pero mi novio me la empezó a recomendar y me picó el gusanillo, así que mandé al traste mi plan de próximas lecturas y empecé con esto. No me arrepiento.

Es un libro raro. Muy raro. Es un libro que desconcierta, en el que uno no sabe muchas veces dónde está. 
Nada más comenzar, ya el mundo empezó a descolocarme, pues es muy diferente a lo que estaba acostumbrada a leer en fantasía. El pistolero parece ser el último de una estirpe importante o noble, también uno de los últimos hablantes de la Alta Lengua (High Speech en inglés, en español lo ignoro), que es algo que se puede ver en obras de fantasía oscura. Los primeros vistazos al mundo lo muestran como un mundo sucio, decadente. Y, de repente, entra en un pueblo, escucha Hey, Jude (sí, la de los Beatles), entra en un bar y pide una hamburguesa que paga con una moneda de oro. Si eso no es desconcertante, yo no sé qué es. 
Además, es un mundo cruel donde no parece haber cabida para la amistad o el amor. Nadie espera importarle a los demás más allá de lo que pueda aportar. El mismo protagonista parece asustado de los sentimientos altruistas y de las relaciones en las que uno no quiere sacar provecho del otro. Predican los religiosos acerca del fin del mundo y del fin de los valores. Y da la sensación de que tienen razón. 

El personaje que más destaca (oh, sorpresa) es el del pistolero. Me ha dado la sensación de que es tan hermético que ni un solo libro centrado en él ha sido suficiente para llegar a conocerle. Se pueden llegar a entender sus acciones, pero los razonamientos que le llevan a ellas aún son un misterio para mí. Es uno de los personajes más interesantes con los que me he encontrado. Y necesito saber más. 
El hombre de negro, a pesar de aparecer poco, también es un personaje muy importante y tan enigmático como su rival. Su sombra sobrevuela al pistolero, quien lo teme y busca a partes iguales. Cuando al fin aparece y habla, lejos de despejar las preguntas que han ido surgiendo durante la lectura, crea todavía más. 

El final es muy extraño, pero es justo el que le pega a la novela. Parece terminar esta historia y abre la puerta grande para las continuaciones. Es desconcertante y no se parece en nada a ningún otro que haya leído. Uno de esos que tras leer la primera palabra le dejan a uno pensando y mirando al infinito. 

Si hay que poner algún punto negativo, diré que es muy, muy fácil perderse. Hay que leer con tres mil ojos para captar todos los detalles. Y en cuanto cambian el punto de vista, aunque sea un momento, aunque sea para que un personaje exponga su pasado, la posibilidad de no saber de qué están hablando aumenta un 450%. Avisados quedáis. 

Conclusión: Más raro que un perro verde, pero muy molón

Lo mejor: El mundo es el más extraño que he encontrado hasta ahora
Lo peor: No apto para leer con sueño o medio despistado

Nota:


2 comentarios:

  1. Yo creo que el problema es no solo que es un libro desconcertante, sino que la prosa no está tan cuidada o no es tan fluida. No he leído el resto de la saga, pero sería bueno comparar si también son igual de raros

    ResponderEliminar
  2. Según mis fuentes sí son igual de desconcertantes, aunque supongo que el estilo del autor irá mejorando conforme avance. Yo sí que voy a continuar, así que seguiré informando. ^^
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar