expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

lunes, 10 de abril de 2017

Reseña: Hijos del dios tuerto, de Virginia Pérez de la Puente


¿Quieres cambiar tu destino, Harek Haraldsson? Llegarán tras el deshielo. Llegarán sedientos de sangre, sedientos de vidas, sedientos de venganza. Y no puedes impedirlo. ¿Quieres cambiar tu destino, Loki? Tu camino está trazado. El camino hacia la traición, hacia la muerte, hacia la destrucción de los mundos. Y no puedes evitarlo. El destino no se puede esquivar. El destino no se puede cambiar. El destino es.


Las nornas tejen en su tapiz el pasado, presente y futuro de los nueve mundos, entrelazando los hilos de las vidas de dioses, hombres y monstruos. Ocultas bajo las raíces de Yggdrasill, las tres hilanderas empiezan a hilvanar un hilo de oro: el hilo de un héroe, Harek Haraldsson, jarl de un clan de vikingos que se prepara para el ataque de otro fiordo con el que mantiene una deuda de sangre. Mientras se debate entre la responsabilidad de proteger a su gente y la tentación de sucumbir a la sed de venganza, Harek ignora que su hilo está entretejido con los hilos de los dioses. De sus decisiones dependerá el destino de los æsir y su victoria o derrota en el Ragnarök, que llegará, como los enemigos de su clan, después del hielo.

¿Conoces esa sensación maravillosa que te embarga cuando descubres un libro magnífico después de una mala racha? ¿Ese alivo? ¿Esa felicidad? ¿Esa satisfacción al ver por fin que tus expectativas se cumplen después de tanto tiempo? ¿Esas ganas de seguir leyendo para seguir encontrando joyas? ¿El descubrir que no todo era malo después de todo?
Pues me ha pasado todo lo contrario. 

Empezaré por lo bueno, para que no corra la sangre desde el principio: el estilo de escritura está muy pulido. Se nota que está trabajado y las líneas casi casi transmiten algo. Las descripciones de los ambientes no están del todo mal, y no es muy difícil visualizarlos. No se llega a sentir el ambiente del Norte, como muchos dicen, pero no al menos llega alguna imagen a la cabeza al leer. 

Dicho esto, pasemos a lo demás. 

El libro comienza con una escena en la que vemos a los protagonistas humanos descubriendo el cadáver de una mujer. Por supuesto, una mujer que ha sido violada antes de morir. ¿Quién es? Lo dijeron, pero no lo recuerdo. Es una excusa para que el clan protagonista declare la guerra al clan rival, el que ha matado a esa mujer. No se la vuelve a mencionar en todo el libro. 
Eso ya hizo saltar mis alarmas, pero aún me mantuve optimista. Todo el mundo comete errores, ¿no?
Después me empecé a irritar con el tratamiento de las esposas de los personajes masculinos, los únicos protagonistas. Tanto en la trama de los humanos como en la de los dioses las esposas son un estorbo. Algo que evitar, que molestar, que irritar por pura diversión. 

-Creo que sí. Aún no lo he decidido, pero Frigg se ha enfadado tanto tanto cuando se lo he sugerido que creo que voy a irme aunque solo sea para molestarla.
-Una actitud que apruebo sin reservas -sonrió Loki, sintiendo cómo su ánimo se aligeraba mientras él aligeraba el paso para ponerse a la misma altura que el padre de los dioses-. De vez en cuando hay que pelearse con ellas. Si no, piensan que porque son tus esposas te tienen agarrado por la entrepierna, y eso no es bueno. 

No seáis como Loki, niños

Pero no solo es a las esposas a las que la narrativa trata mal. Oh, no. Todas, absolutamente todas las mujeres son tratadas como objetos de deseo. Desde Freyja hasta Hela, con su medio cuerpo podrido, son seres seductores y tentadores, de curvas exquisitas y que vuelven locos a los hombres. Hay descripciones de los pechos y las curvas de absolutamente todas, además de que rara es la vez en la que están desnudas y las trenzas no remarcan sus curvas. La mirada masculina es brutal. Y llega un punto en el que da mucho asco.

Verla llorar era una agonía, y ver cómo su belleza se diluía bajo la máscara retorcida del disgusto era aún peor. 

Sí, claro, es motivo de preocupación. Llorando pierde su belleza la pobre. ¿Quién va a apoyar a una mujer cuando está fea?

Y claro, con esa cantidad de mujeres hermosas y tentadoras supongo que ya os podréis imaginar cuál será la principal motivación de los personajes masculinos. ¿Evitar el Ragnarök? Bah. ¿Prepararse para el combate? Meh. ¿Sobrevivir al invierno? Tonterías. Lo que de verdad quieren es tirarse a todas las mujeres que se les pongan por delante. Estén casadas o no, quieran o no. Incluso los dioses se apuestan a sus esposas. Y lo mejor es que se enfadan cuando ellas se acuestan con otro que no sea su marido, mientras ellos hacen lo mismo con cientos y no ocurre nada.
Como consecuencia, todo gira en torno al sexo. Todo absolutamente todo tiene otro significado sexual que, al menos yo, no conocía hasta ahora. Pasar una página sin una referencia a esto tiene premio.

-No me preguntes por qué, pero ellos equiparan su destreza guerrera con su destreza en otras... lides -.Audhildr soltó un bufido-. Si le dices a uno que crees que no puede vencer, estás diciéndole que no crees que sea lo bastante hombre para poder joder.

Ni idea de dónde se han sacado esta relación


Hablemos de los personajes femeninos. La única protagonista es Katla, una völva consagrada a Freyja que se une al clan de Harek tras una incursión en una granja. Es un personaje femenino "fuerte" estándar. Parece que hace muchas cosas y es capaz de arreglarse pero en realidad para todo lo importante depende de Harek. No creo que sea un spoiler decir que se enamora perdidamente de él, y que eso es un gran motivo de drama porque es algo que tiene prohibido. 
Este personaje, además, no se relaciona en casi ningún momento con otras mujeres. Hay una escena en la que habla con otra mujer de la aldea y le da aliento y consejos, y hablan como si se conocieran de toda la vida. Queda extraña, como una manera forzada de pasar el test de Bechdel, ya que, como he dicho, en ningún momento habla con otras mujeres. Y, desde luego, su aprecio por ellas brilla por su ausencia. 

Pero si a Harek se le ocurría aunque solo fuera por un instante considerar la posibilidad de entregarle su hogar y su cuerpo a esa zorra, Katla iba a sacarle los ojos a la ruborosa novia y entregárselos al muy imbécil como regalo de bodas. 

No estoy muy segura de que se usara "zorra" de esa manera, pero mejor no meterme. Los celos bien, ¿no?

El resto de personajes femeninos son iguales. A excepción de Hela, que merece un altar aparte, todas las diosas se comportan exactamente de la misma manera. Todas son unas histéricas a ojos de los dioses, unas locas, unas exageradas a las que quieren mantener en la cama. Cuando matan a los hijos de los dioses son sus madres, no sus padres, las que lloran y juran venganza, las que cometen atrocidades por "instinto maternal" y "proteger a su cachorro". A las mujeres les pasan cosas, pero nunca hacen nada que no sea venganza por un daño anterior.
Ah, y las valkirias sirven cerveza a los dioses cuando se pasan por el Valhalla.
Hela parece ser la única que hace algo por su cuenta. Al menos tiene una personalidad única, aunque todo lo que hace en realidad es para su padre y no para ella. 
Y, bueno, Thor nos regala joyitas como esta:

-Shhh, calla -fingió horrorizarse Thor-. ¿Tú sabes lo que te puede hacer si te oye? Que últimamente tiene una mala uva que ríete tú de los problemas de ciclo de Hela.

Porque aparentemente el mal humor de Hela viene porque no le viene la regla. Ajá

Como se puede ver, con todo el machismo que tiene se puede rellenar un bingo: mal humor asociado a la regla, denuncias falsas, mujeres como histéricas, mujeres como estúpidas...

Los personajes masculinos tampoco son mucho mejores. Harek y su hermano parecen copias de los hermanos Lothbrok de  Vikings de la primera temporada, Thor es un guerrero mujeriego promedio,  Odín no se entera de nada y el resto de dioses existen y poco más. 
Loki es algo más interesante porque se supone que será el desencadenante del Ragnarök, y lo sabe. Se resiste al destino y se autocompadece de la mala suerte que ha tenido al ser considerado el timador. A través de él se ven las reflexiones de la autora sobre el destino y su inevitabilidad, que serían interesantes si no aparecieran cada dos por tres y no estuvieran ya más que vistas. Además, que Loki parece empeñado en no cumplir su destino y al final (sí, es un spoiler, sí, me da igual) le da un pronto y lo cumple porque total, el fin de todo no puede ser tan malo. 

La trama parece avanzar al principio, pero se estanca. Se pasa casi todo el libro repitiendo las reflexiones sobre el destino de Loki, los viajes de Thor y Odín, que poco aportan, y lo que les ocurre a los humanos en Midgard, que es algo más interesante pero tampoco mucho. En las últimas cien páginas avanza un poco a lo que parece ser un clímax final, al Ragnarök, a la última batalla de los dioses... y se termina justo antes. Había leído unas cuantas reseñas en las que se quejaban de esto, pero me siento estafada de todas formas. 

Escritores: No porque una historia tenga cantidades industriales de sexo, violaciones y mirada masculina va a ser más cruel. No porque una historia tenga reflexiones manidas hasta la saciedad va a ser profunda. No porque una obra sea machista va a ser más realista (en especial en Fantasía). Y no porque una obra sea cruel y realista va a ser mejor. Esta es la prueba. 

Conclusión: Seguir la escuela de G.R.R. Martin no siempre sale bien

Lo mejor: El estilo, supongo
Lo peor: ¿Cómo puede ser una escritora crear mundos tan misóginos?

Nota:




Sí, sé que los suspensos estaban reservados a libros no terminados. Pero esto ha sido demasiado horrible para aprobar.

4 comentarios:

  1. Había oído cosas buenas de esta autora, pero, me mantendré alejada. Me fio de tu criterio.
    Madre mía. Parece un libro horrible. ¿Cuántas páginas te has tenido que tragar? xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, es un libro horrible. Después de todo el hype no me podía creer que fuera así.
      Creo que me tragué como cuatrocientas páginas más o menos, pero es que necesitaba terminarlo para ver cómo terminaba la autora de rematarlo.
      Me parece bien que no cometas el mismo error que yo. xD
      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. A mí me gustó xD Mucho, además. Disfruté mucho sobre todo de Loki y todo el tema de la inevitabilidad. No se me hizo pesado, aunque es un tema bastante recurrente, sobre todo en Virginia. Y creo que soy de las pocas que le gustó el final y entendí que quedara abierto, porque en realidad el resto ya lo habíamos leído antes en la visión de Odín. De hecho me gustó más toda la parte de Asgard que la de Midgard (lo de Katla y el hamijo, que ya no recuerdo su nombre, se veía venir a la legua).

    Pero es cierto que es bastante misógino, aunque cuando lo leí no le diera importancia. Seguramente ahora no lo leería igual y no me habría gustado como entonces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda que no tengo yo una lista de libros que me encantaron y que son tan machistas que me harían llorar sangre.
      De verdad, admiro a esa gente que es capaz de leer un libro misógino, reconocer la misoginia y que a pesar de eso pueda apreciar la historia y la construcción de personajes. Yo no puedo, una vez me pongo las gafas moradas y veo machismo soy incapaz de ignorarlo.
      Espero tener más suerte eligiendo la próxima vez ^^^
      ¡Nos leemos!

      Eliminar