expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

lunes, 3 de abril de 2017

Reseña: Róndola, de Sofía Rhei

Hereva es la joven princesa heredera de Tertius, uno de los tres reinos de Róndola. Después de pasar los últimos oncinco años en la Academia Superior de Costura para Damiselas Impecables y durante su ceremonia de graduación, todo su mundo se tambalea cuando dos paladines irrumpen en el castillo para salvarla del supuesto dragón que la tiene presa. A partir de ese momento, ella y sus inseparables amigas iniciarán un viaje lleno de aventuras con el objetivo de encontrar un remedio que libere a sus padres, los reyes de Tertius, de un terrible hechizo. Por el camino se encontrarán con hombres que se convierten en animales, unicornios que atacan a las mujeres que no son vírgenes y caperucitas con muy mala leche. Y Hereva descubrirá el sexo, el amor y alguna cosa más…






Tenía unas expectativas tan altas con este libro que se podía decir que atravesaban la estratosfera. Lo compré en cuanto tuve la oportunidad y lo dejé en la estantería, esperando el momento apropiado para leerlo. Y fue que @Malvael me dio la oportunidad perfecta: una lectura conjunta, la #LCRóndola, cuyos participantes podéis ver aquí abajo.

Creo que la creadora de la imagen es @Luluvonflama, pero no estoy muy segura

Las primeras doscientas páginas son magníficas. El mundo era original, se sostenía y tenía un punto absurdo que me encantaba. Tenía magia por todas partes, razas que nunca había visto y unas reglas muy peculiares que había encontrado en pocas novelas. El sistema de numeración era distinto al que usamos en nuestro mundo, de base once en vez de diez, la protagonista era incapaz de comer nada que no tuviera forma de rosquilla, se pagaba con carrete de hilo... Y la manera de presentarlo era perfecta, en su justa medida, sin el infodumping odiado pero sin dejar que el lector se perdiera. Además, la historia era muy divertida y ocurrente, y los personajes me resultaban adorables. Me parecía una clase magistral de cómo presentar una historia. 
Pero poco a poco esa maravilla se empezó a desmoronar. Al principio no quise creerlo, pero ya se veían signos por ahí. El mapa no cuadraba con el viaje que seguían, a veces los números aparecían en base diez en vez de once, las aventuras de los personajes no parecían llevar a ninguna parte, había errores ortotipográficos de toda clase y en todas partes... Pero seguía siendo entretenido. Además, como lo leía al ritmo de la lectura conjunta, no me resultaba tan terrible. Era como leer un cuento por la noche, una aventurilla. Sí, el objetivo final quedaba lejos. Sí, había fallos. Pero me daba igual, me gustaba de todas formas. A pesar de que cada noche fuera un poquito peor. 
La catástrofe llegó al llegar al último tercio. Los personajes pierden el norte del todo. La trama perdió todo el interés para mí. De repente se descubrían unos líos familiares tan raros que acabé por no saber quién era hija de quién, los personajes daban tumbos sin saber muy bien a donde iban, y encima, se vieron los grandes esfuerzos de la autora por emparejar a todas sus princesas, aunque esto les costara la personalidad. Las últimas cincuenta páginas fueron lo peor de todo. Precipitadas, caóticas y mal escritas. No me podía creer el desastre que acababa de presentar. 

Hay muchos personajes, y con ellos ocurrió igual que con la trama. Empezaron muy bien y terminaron por los suelos. Las princesas de razas extrañas, como Akara, la hecha de fuego, Erbin, un "hada" hecha de luz y Orokosa, la polimorfa, se convirtieron en seres demasiado poderosos que se volvió incapaz de manejar. Otras fueron olvidadas, como la no-muerta y la princesa ortiga.
Y a las humanas no les aguardaba un destino mucho mejor.
Mira, la doncella de Hereva, está obsesionada con acostarse con todos los hombres que pilla y hasta se preocupa si las demás no actuaban igual que ella. Además, ese personaje parece ser el que transmite el mensaje de la obra, con lo que es como si estuviera aleccionando continuamente al lector con el discurso de la autora. No sé si es un personaje pensado para caer bien, pero a mí me pasó justo lo contrario.
Hereva es la típica princesa. Dulce, inocente, temerosa del mundo exterior y una completa ignorante en lo que a temas de alcoba se refiere. Su evolución a lo largo del libro es la esperable en estos casos. Se vuelve más avispada, más independiente (en teoría) y más como su criada, hasta el punto de dejarse guiar por puro deseo en más de una ocasión.
Los paladines me gustaron algo más. Bruni es el típico que está siempre metiéndose en líos y su compañero, De Riteris, es la cabeza pensante. Ambos acaban también emparejados, aunque la pareja del último me gustó mucho más que todas las demás juntas. 
Y del resto, lo siento, pero no me acuerdo.

El tratamiento del sexo, un tema central en la novela, me ha parecido terrible y horroroso. Da la idea de que es algo que todos debemos desear o no estaremos viviendo de verdad. De que es algo que necesitamos por imperativo categórico. Hereva pierde la virginidad casi obligada y no se ve como algo malo. La bruja malvada Tirana utiliza magia de sangre que lo que hace es que los hechizados sientan un deseo irrefrenable con ella. Viola a sus víctimas, y no parece condenarse lo suficiente. 
No sé si pretendía ser feminista o qué, pero parece que la idea del feminismo que tiene es la de mujeres que se acuestan con todo hombre que se les ponga por delante sin tener la posibilidad de decir no. Y es una idea del todo equivocada. 


Conclusión: Con lo bien que había empezado...

Lo mejor: La manera de presentar el mundo.
Lo peor: El tratamiento del sexo y el "feminismo".

Nota:


2 comentarios:

  1. Ufff qué desmorone :( Es una novela que me llamaba mucho por el worldbuilding pero cada reseña o comentario que leo es peor. Qué pena, porque tenía muy buena pinta. Lo de los errores ortotipográficos no me extraña, suele ser sello de Planeta. Aún podría darle una oportunidad si fuera más corta, pero 22€ y 600 páginas no merecen mi tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó exactamente lo mismo, solo que ignoré las reseñas negativas. Al menos me alegra que haya gente que no cometa el mismo error que yo.
      ¡Gracias por comentar!
      ¡Nos leemos!

      Eliminar