expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

domingo, 4 de junio de 2017

Reseña: Historias élficas, de Házael González


 Un magnífico viaje por la Tierra Incontable a través de una de sus razas más antiguas: los elfos.

Seremos testigos del momento en el que el humano Andrio se encuentra con el elfo Rayleth y su familia para descubrir la vida de estos seres y su profunda vinculación con la naturaleza primordial del mundo. Se retoma la historia del Mago humano para narrar su viaje junto con los elfos Anandt y Aneyl en busca del Maestro.

 Descubriremos la mítica Ciudad de los elfos que inspiró la legendaria Arn de los humanos, y las lecciones de una maestra elfa nos hablarán de las costumbres e historias de los elfos que habitan Nayrda, una raza tan fascinante como misteriosa.





Compré el libro en la Feria del Libro de Madrid del año pasado. Tenía la intención de leerlo pronto, pero entre unas cosas y otras estuvo en mi estantería olvidado durante casi un año hasta que le llegó el turno. Al menos puedo decir que fue en el momento oportuno. 

El libro está compuesto de tres relatos y un glosario. Los dos primeros relatos son más o menos cortos pero el tercero es casi una novela corta compuesta de muchos capitulitos. Es un spinoff de la saga Historias de la Tierra Incontable, con lo que yo recomendaría leerlo después de haber leído al menos hasta el tercero (que es cuando los elfos hacen su aparición estelar) para que sus historias aporten algo.

El primer relato, Alorinyönnn, cuenta cómo un humano, Andrio, conoce a un elfo y pasa unos meses en su casa con su familia. Presenta a los elfos como seres perfectos a los que nosotros no podemos siquiera acercarnos: todo lo hacen mejor, más rápido y con mucha más gracia, como siempre. Me ha gustado la historia, aún así, porque los mensajes que tiene son muy bonicos y porque después de unas cuantas lecturas sangrientas y crueles viene bien encontrarse con una historia de gente siendo feliz y resolviendo sus problemas hablando. Aún así, tiene algunos comentarios que me han chirriado bastante. No son muy numerosos ni se hace demasiado hincapié en ellos, pero siguen estando ahí.

-Si no me pongo guapa para mi esposo, ¿para quién voy a hacerlo entonces?


El segundo, Alorynnindyon Anïïl podría considerarse una continuación del primero, aunque no comparte protagonista. Ahora en quienes recae el foco de atención es en Anandt y Aneyl, los hijos del elfo de la historia anterior, y en un mago que nos encontramos en otros libros de la saga. Cuenta un viaje que realizan en busca de un Maestro, en el que se aprovecha para mostrar la forma que tienen los elfos de acercarse al sexo y a las relaciones en general. El mensaje está bien (que el sexo no es algo malo y tal), pero casi parece que en lo que en realidad dice es que es algo natural y necesario, y no me gustan demasiado esos mensajes.
También revela que los elfos no fueron siempre perfectos, y que su modo de vida es tan respetuoso con las cosas vivas porque en un momento de su historia metieron la pata hasta el fondo y ahora sienten que nada de lo que hagan podrá remediar ese mal. No es lo más original, pero al menos da una explicación de su perfección actual.

-Pregúntaselo a ellos. Pregúntales a los Primeros Árboles qué es un elfo, y te contestarán que es una criatura peligrosa y sanguinaria, capaz de matar a sus hermanos sin mostrar ninguna piedad. Te dirán que los elfos son asesinos y que su única obsesión es matar a todo lo que está vivo. Te dirán que son criaturas que causan dolor, que cortan con armas afiladas y que queman con grandísimos fuegos.
Esto es de la historia siguiente, pero me sirve igual para ilustrarlo

El tercero, Auddinaënayl, es casi una novela. Está constituida de un montón de capíulos cortos y cuenta cómo una maestra de la Casa de la Enseñanza toma como pupilo a un huérfano sin nombre y le va enseñando partes de la ciudad para que encuentre lo que quiere hacer en su vida. Lo que es el planteamiento no está mal, pero el autor aprovecha esta historia para contar (que no mostrar) elementos de la cultura de los elfos. Si estás muy muy interesado en ellos, bien. Si no, se hace bastante largo. Yo me llegué a atascar porque no veía que la historia fuera a ninguna parte. Al final parece avanzar la historia de Anandt, uno de los protagonistas del relato anterior, y lo deja en cliffhanger, supongo, para continuar esa historia en las demás entregas de la saga.

Y luego están los fragmentos de la enciclopedia, que funcionan a modo de glosario. No tienen una historia ni nada parecido, con lo que no hay nada reseñable ni destacable en ellos.

Algo a destacar en todos los relatos en general son las distintas orientaciones sexuales de los personajes, y cómo estas están tratadas con total naturalidad. Eso ya viene siendo normal en obras del autor, y es algo que me parece muy, muy positivo, pues no es algo que ocurra solo con los elfos, sino con todas las criaturas del autor. Además, los personajes no dan por sentada la heterosexualidad de los demás, lo que es maravilloso.


Conclusión: Gente bonica siendo feliz

Lo mejor: Es un libro muy mono.
Lo peor: Cuenta mucho, muestra poco, algún comentario que otro.

Nota:

No hay comentarios:

Publicar un comentario