expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

miércoles, 2 de agosto de 2017

Reseña: Cumbres borrascosas, de Emily Brontë


La poderosa y hosca figura de Heathcliff domina Cumbres Borrascosas, novela apasionada y tempestuosa cuya sensibilidad se adelanto a su tiempo. Los brumosos y sombríos paramos de Yorkshire son el singular escenario donde se desarrolla con fuerza arrebatadora esta historia de venganza y odio, de pasiones desatadas y amores desesperados que van mas allá de la muerte y que hacen de ella una de las obras mas singulares y atractivas de todos los tiempos.











Llevaba mucho tiempo con este libro pendiente. Primero había oído que era terrible, muy pesado y que la gente por lo general no lo soportaba. Después, oí otro tipo de cosas. Que su protagonista era malvado, que se mostraba una de las relaciones más tóxicas de la literatura. Y me empezó a llamar un poco. Lo terminé de poner en mi pila tras leer El cuento número trece, de Diane Setterfield, cuando me empezó a entrar curiosidad por la obra de las Brontë. 

Lo que más destaca del libro es el ambiente opresivo que no parece irse nunca y que según avanza la trama se hace más palpable. No sé qué clase de brujería ha hecho, pero llega a conseguir que el lector lo sienta en sus carnes. Al menos, yo me olvidaba de respirar cada vez que empezaba a leer. Llegaba a sentir el frescor de la lluvia, el frío del invierno, hasta la hierba y el tacto de las piedras. Y eso para leerlo en verano viene muy bien.

Está narrado de una forma que no es lo más habitual, pero tampoco es lo más raro que encontramos. Comenzamos siguiendo los pasos de Mr. Lockwood, que va a alquilar la Granja de los Tordos, una propiedad cercana a la casa Cumbres Borrascosas, con la que comparte dueño: Heathcliff. Tras tratar con él, Lockwood descubre que es un hombre arisco y para nada amigable, pero que parece guardar muchos secretos. Al volver a la Granja de los Tordos, es Ellen, el ama de llaves, quien le cuenta la historia del pasado de Heathcliff y de todos los habitantes de ambas propiedades, con lo que toda la historia la vemos a través de sus ojos. Y es algo que se nota, pues ella siempre se presenta a sí misma como la única persona buena de ambas propiedades. Todos los demás son malvados y egoístas pero ella siempre es amable y buena. ¿Conviene, entonces, fiarse de ella?

La construcción de personajes es impresionante. Parecen vivos, parecen personas de verdad. Aunque, eso sí, unas personas horribles. Son caprichosos, violentos, egoístas... Ni siquiera los niños o el ama de llaves, que se suponen más inocentes, escapan a esto. Se aprovechan de los demás como quieren. Aunque, eso sí, el protagonista, Heathcliff, supera a todos en este aspecto. Muchos parecen ángeles comparados con él. Y es que he visto a pocos personajes literarios con ese nivel de maldad.

Cómo no, había que hablar de la relación que hay entre los dos protagonistas, Catherine y Heathcliff. Es de lo más tóxico que he leído. Ambos personajes se quieren y se necesitan, pero también se maltratan mutuamente de las formas más horribles. Se gritan, a veces se quieren, a veces se odian, se separan durante años... Pero siempre, siempre se vuelven a juntar. Porque dependen el uno del otro, y ninguno de los dos conciben la vida separados. Todo el mundo conoce la famosa frase:

Whatever souls are made of, his and mine are the same.

Pero hay otras que pondrían los pelos de punta. Desde luego, esta no es una relación deseable, por muy más allá de la muerte que vaya, y creo que en el libro queda bastante explícito.


"If al else perished, and he remained, I should still continue to be; and if all else remained, and he were anihilated, the universe would turn to a mighty stranger. I should not seem a part of it. My love for Linton is like the folliage in the woods: time will change it, I'm well aware, as winter changes the trees. My love for Heathcliff resembles the eternal rocks beneath: a source of little visible delight, but necessary. Nelly, I am Heathcliff! He's always, always in my mind: not as a pleasure anymore than I am always a pleasure to myself, but as my own being. So don't talk about separation again: it is impracticable."
Eso no es amor, es una OBSESIÓÓÓÓÓN

Mas no son esos los únicos personajes que aparecen en el libro. La historia transcurre entre Cumbres Borrascosas y la Granja de los Tordos, con lo que empezamos con dos familias, los Earnshaw y los Linton, cuyas vivencias se entrelazan. Vemos crecer a los hijos de cada familia y vemos morir a los mayores. Vemos cómo los personajes se aprovechan unos de otros, como intentan huir sin éxito, como se aprovechan de los pocos personajes buenos. Vemos sus relaciones amorosas, cada cual más tóxica, y vemos su paso de niños inocentes a adultos despiadados. Y aún así hay algo que impulsa a seguir leyendo. Porque queremos saber dónde acaban estas personas horribles, porque no podemos abandonarlos sin terminar su historia. 
Y a pesar de todo, el final aún da un rayito de esperanza de que hay algo de bien en el mundo, de que las cosas pueden cambiar. Me ha encantado. 

Conclusión: Qué viaje más intenso

Lo mejor: Los sentimientos que transmite la escritura
Lo peor: Cuidado, que puede provocar mal humor



2 comentarios:

  1. Holaaa
    Lo leí y vi la película, y ambos los analicé para la universidad, aunque debo decir que no me gustó tanto como a ti pero tampoco me disgustó
    Me alegra que lo hayas disfrutado tantisimo
    un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Analizarlo tiene que haber sido algo interesante, aunque se nota si se lee el libro por deber, ya no se disfruta tanto.
      ¡Gracias! ¡Nos leemos!

      Eliminar